Inicio Cómics ‘Mapache cohete’, echando de menos a Skottie

‘Mapache cohete’, echando de menos a Skottie

1026

Sigue Mapache cohete, nuestro simpático héroe/forajido, dando guerra allá por donde pasa. Pero a todo el mundo le toca de vez en cuando un descanso de las grandes y largas aventuras. Y así Mapache cohete disfruta de una acampada y una misión “fácil” para seguir con su colección.

La primera saga de ‘Mapache Cohete’ ha llegado a su fin, y Skottie Young le ha dado a nuestro ursido amigo un descansito. Dos números sin conspiraciones, ni malvados enemigos que pretenden vengarse de él. ¿Eso significa que se acabó la emoción? No, ni por asomo. Dos relatos sobre aventuras cortas de Cohete, son dos relatos de acción y $%$%& a tutiplen.

Young es un narrador simple, no busca grandes quiebros estilísticos, ni revoluciones dramáticas. Un planteamiento, un desarrollo, y un final, eso si, todo lleno de acción, explosiones y personajes histrionicos y originales. Pero para el quinto número de esta serie decidió dar una pequeña vuelta de tuerca. Se han hecho grandes historias sin texto, pero Young decide irse por la tangente, y deja que Groot cuente su aventura . ¿El resultado? Una divertidisima historia en la que guionista y dibujante se unen para contar solo con tres palabras todo lo necesario. “Yo soy Groot”. es el único texto, y digo único, ya que toda palabra o frase que aparece se interpreta al idioma del arbóreo compañero de los Guardianes de la Galaxia. Carteles publicitarios, pintadas, cifras, da igual, todo es “Yo soy Groot”. Y se disfruta esta locura que sólo un tipo especial de joven acaba comprendiendo.

Para la sexta entrega, y continuando su descanso de dibujar la serie, El autor nos trae una bonita trama que habla de libertad, de segundas oportunidades y elecciones, y de robots soldado con muy mala baba. Continua Cohete con sus deudas, y esta vez el trato se lo propone otro de los animales que se relacionan con los Guardianes de la Galaxia, Cosmo. Este perro telepata y astronauta, ayudó a la nueva encarnación del grupo en los primeros números de su serie. Y como curiosidad podéis  buscarlo en la película, es parte de los artículos limitados del Coleccionista.

Tenemos dibujante nuevo

Estas entregas se diferencian de las anteriores en algo muy importante, no los dibuja Skottie Young. Es Jake Parker, colega del autor, el que se encarga de estos números. Y cumple con el cometido, pero no es lo mismo. Skottie Young es mucho más agresivo, con mayor numero de trazos y menos regularidad en las formas, su dibujo tiene vida y velocidad, quizás más maldad también. Parker es sencillo en su trazo, tiene menos desparpajo y más uniformidad, resultando cercano al dibujo clásico de superhéroes americano. No le resta calidad, pero Young transmite mas agresividad a Cohete con su arte. Parker es mas “furry” y Young es mas histrionico en su interpretación. Dos artes cercanos, pero que tienen un espíritu muy diferente.

Y tras estos dos números esperamos el retorno de Young, porque el Cohete de Parker es bueno, pero no tiene esa mala leche o cara de pícaro diablillo que el autor original de la serie transmite al mapache en su arte. Pero aún con estas diferencias, ‘Mapache Cohete’ mantiene su estela, es una de las series mas divertidas que publica Marvel. Es tan fácil abrir sus paginas para reír y disfrutar de las locuras del pequeño %&%#/&cete. Y por si el lector necesita más, hay una gran noticia para él: También Groot va a tener su propia serie. La extraña pareja tendrá cada uno sus paginas exclusivas, y continuarán en lso Guardianes en las paginas de su serie madre. El buen momento de este grupo y de la Marvel Cósmica en general es una gran noticia para los aficionados a la space opera, y a las peleas en general. Así que, ¡vamos a a por ellos, cabeza de astilla!

Artículo anteriorBox Office USA: ‘Chappie’ primera pero con pocas alegrías
Artículo siguientePelayo es la tranquilidad que necesitas en tu vida
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.