Inicio Cómics ‘Mapache Cohete 8 ‘, matando dragones por un amigo

‘Mapache Cohete 8 ‘, matando dragones por un amigo

Compartir

Skottie Young ya no lo dibuja, pero el pequeño Mapache Cohete sigue dando guerra.

Perdido en un planeta helado, rodeado de bestias gigantescas, buscando la cura para que Groot no muera. Mapache está en una situación desesperada, pero por su amigo hará lo que sea necesario. Hasta combatir dragones.

Segunda parte y final de este miniarco argumental,la búsqueda llega a su fin, el tan ansiado huevo que salvará la vida a Groot se acerca y el combate será épico, ¿o no?. Como siempre lo mejor de esta serie es que encuentras justo lo que buscas, y un poco más. En este caso encontramos una historia de pasados, el de una mujer que encorsetada por las reglas de su tribu decide romperlas para buscar un futuro mejor. Y por otro lado la breve historia de como un mapache y un árbol pueden convertirse en amigos de por vida. La decisión de una viene del deseo de un cambio, y la de nuestro protagonista es la de la lealtad al compañero que jamas le ha abandonado, y mira que a un tipo así no es que lo aguanten muchos.

Vuelve Filipe Andrade a dibujar y vuelve a impresionar su capacidad para narrar una historia. Atractivos encuadres y una composición de pagina clásica para contar una historia mas cercana a la fantasía, ya lo avisé en el anterior post, que a la loca space opera típica de Cohete. Un cambio más que Skottie Young aporta a esta serie, el no encasillarse en un estilo ni aceptar las limitaciones de la ci-fi épica. El americano escribe para divertir y para divertirse, y un mapache que jamas se calla y una lacónica extraterrestre atravesando paramos de nieve para salvar a un amigo y a un pueblo no lo parece mucho. Al estilo de una “buddy movie” Young reclama esas escenas en planos generlaes donde lo único que se oye es a Cohete hablando pro hablar, disfrutando de su propia voz mientras ves a los protagonistas adentrarse en solitarios escenarios donde el peligro abunda. Algo de western respiran esas composiciones. Y el arte de Andrade lo plasma a la perfección.

20150219_195159

Esta aventura a través del hielo tiene el recorrido del camino del héroe más clásico, aunque el héroe es la chica, Mapache es un bocazas al que le falta un arma mas gorda para resultar útil, y que el dragón a matar da unos bocados de miedo. Y no puede faltar el cliffhanger brutal. No lo estropearemos, pero que en una pagina te digan que igual hacer lo correcto puede haber producido un lío bestial y no te digan ni el porque ni cómo, ni cuándo, pues te deja con la miel en los labios.

Y como es costumbre acabamos con las variantes que Skottie Young sigue creando para las series Marvel. Esas “baby” versiones, paródicas, sarcásticas y entrañables siempre hacen reír, y no es fácil conseguir una sonrisa con solo una pagina y unas pocas palabras, cuando las hay. Así demuestra el norteamericano su gran vis cómica, y nos deja una sensación agridulce. Porque cuando el dibujaba la serie tenía un punto mas alocado, mas surreal, sus dos continuadores son dignos artistas, pero no son Young. Mapache Cohete era ‘La loca historia de las galaxias’ (Spaceballs’ para los puristas) de Mel Brooks, hecha por los Monty Phyton. Sin el dibujo a trazos salvajes y alocados de Young, falta un poco de esa locura y genialidad que tenía, sigue siendo una gran serie, pero la cosa no es la mismo. A ver si Young empuja a sus nuevos colaboradores un poco y les pide que se suelten la melena, porque calidad tienen, les falta esa sobredosis de cafeína y azúcar con un poco de salsa de tabasco que tenían los primeros números.

Y así otra vez acabamos un corto número de 24 paginas con mas ganas de Cohete y Groot, a la espera de la serie del arbóreo compañero. Young ya no dibuja, pero Cohete sigue siendo una de las series más divertidas del cómic superheroico actual, o debería decir del cómic de space opera, o de humor, o de animales, ¡o yo que se!


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.