Inicio Cine Making of de LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR. Pisando el...

Making of de LA JUNGLA: UN BUEN DÍA PARA MORIR. Pisando el pedal a fondo

Compartir
Bruce Willis vuelve a dar vida a John John McClane
Bruce Willis vuelve a dar vida a John John McClane en La jungla: Un buen día para morir

Bruce Willis repite su emblemático papel del policía detective en La Jungla: Un Buen Día para Morir, cuya acción tiene como telón de fondo la mortífera corrupción y la venganza política en Rusia. McClane llega a Moscú para averiguar el paradero de su hijo, Jack (Jai Courtney), que en su momento se alejó de él, y se queda atónito al descubrir que trabaja clandestinamente para proteger a Komarov, un delator de la corrupción imperante en el gobierno. Los McClane, que se juegan el cuello en la empresa, se ven obligados a superar sus diferencias para poner a Komarov a buen recaudo y frustrar un delito potencialmente desastroso en el lugar más desolado de la Tierra: Chernobyl.

La vuelta de John McClane, cómo no, implica también la vuelta de la acción más alucinante y bestial que ya son seña de identidad de la saga. Podéis comprobarlo en este vídeo con declaraciones de los protagonistas:

McClane es, tal y como él mismo se describe modestamente, el “007 de Plainfield (Nueva Jersey)”. Pero hay mucha distancia entre Plainfield y Moscú, y John y su hijo Jack están a punto de celebrar un reencuentro familiar que jamás olvidarán.

Se cumplen ahora 25 años desde que La Jungla de Cristal hizo explosión en las salas de cine, lanzando a un nuevo héroe cinematográfico, John McClane, y cambiando el paradigma de las películas de acción. McClane es alguien reconocible y con el que es posible identificarse. Un hombre normal y corriente obligado por las circunstancias a emprender una misión extraordinaria. Eso es lo que le separa de los héroes de historieta que vemos en la mayoría de las películas de acción, y lo que ha convertido a McClane en uno de los personajes más populares de la historia del cine.

Estreno 15 de febrero 


Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.