Inicio Cómics Los mundos de Valken: Océanos en llamas, Space Opera española

Los mundos de Valken: Océanos en llamas, Space Opera española

1325

Repaso al cómic Valken: Océanos en llamas.

Un universo en expansión, las casas nobles se disputan el poder mientras los navegantes median para evitar la violencia. Ecos de una vieja guerra resurgen. La civilización mas antigua conocida sólo son misterios en un puñado de ruinas sin sentido que unos pocos conocen. Y el orden social grita por una revolución. Nacho Fernández nos retrotrae a la space opera clásica en un universo de su propia factura. Atentos al viaje, hay muchos baches.

A Nacho Fernández se le conoce mas por su Dragon Fall o sus colaboraciones con Cels Piñol en Fanhunter que por sus obras mas “serias”. Pero la realidad es que ha visitado temáticas tan diferentes como el terror, la ciencia ficción e incluso las artes marciales: ‘Dark Breed’, ‘Templarios’ y ‘Kung Fu Mousse’ . Lo que significa que es un tipo inquieto y sobre todo creativo. Hay que aceptar que los resultados varían, pero arriesgarse a cocinar varios platos no significa que todos sean buenos, a veces no lo son para todos los gustos.

Dragon Fall

La historia de ‘Los mundos de Valken’ beben de muchas fuentes, desde ‘Dune’ o ‘Star Wars’ a ‘Battleship Yamato’ y su versión submarina, incluso hay cierto aire en algunas armas y enemigos al juego de miniaturas ‘Warhammer 40.000’. Todas esas influencias se unen para crear un universo de ciencia ficción más cercano al cómic europeo que al americano o el manga que se presupone la mayor influencia del autor. No es casualidad. Fernández presentó la historia fuera de España para poder publicarla, pero no pudo ser, Europa es un campo de batalla duro. Pero lo que no hemos podido disfrutar en albunes carisimos, lo podemos disfrutar en la primera entrega de esta space opera llena de acción, y de humor muy español.

La historia nos arrastra con la tripulación de la Nimrod. En busca de la madre, adoptiva y natural en cada caso, de nuestras protagonistas. El final de la búsqueda es una colonia rica en recursos que se encuentra en una situación cercana a la guerra civil. Y la aparición de los Volg, los más peligrosos enemigos de la humanidad no lo pone fácil. Secretos de hace eras y conspiraciones se desentrelazan poco a poco para mostrarnos ambición, codicia y un régimen que se desmorona, el Imperio es una ilusión. Andrea, nuestra protagonista, no puede evitar acabar en medio de esta guerra que no es suya, un conflicto que afecta a los civiles, en el que tampoco puede evitar ayudar a los indefensos.

Los mundos de Valken: Océanos en llamas

Estamos ante una trama lineal al más puro estilo del relato de aventuras, donde la batallas y las peleas se multiplican según avanzamos. Al igual que los secretos y las conspiraciones. Los humanos son amos y señores, y por eso crearon una raza de servidores y esclavos que son químicamente atados a sus amos, y también pelearon por los terrenos que otras razas poseían. Pero una vez acabada la guerra los hijos del hombre encontraron que la vida tenía mas sentidos. Una lucha por la libertad.

Fernández expone poco a poco la amplitud de su universo, contando los detalles según avanza en la trama. Resulta una forma común en el cómic europeo hacerlo así, pero suelen añadir mas información con explicaciones casi técnicas por medio de archivos, o simplemente anotaciones que aparecen en conversaciones. En eso el español revela su gusto por el cómic americano y lo expone de una forma mas vaga, consiguiendo que la falta de información por momentos resulte confusa. Si bien con el avance de la trama los huecos se van rellenando, resultan mas vagos de lo deseable. La acción y la historia principal tapan esa debilidad en muchos momentos, pero una exposición mas detallada, aunque ralentizara algún momento encuentro que sería de agradecer. Aún con ello resulta siempre divertido cuando añade su humor a situaciones extremas o relajadas para arrancar una sonrisa cómplice.

El aspecto gráfico es donde el autor es mas conocido, un animanga propio que mezcla el manga con aspectos de animación y rasgos más occidentales, con trazos de caricatura. Nacho Fernández es gustoso de las explosiones, las naves y los misiles, las armaduras y las armas enormes, y todo eso aparece en ‘Los mundos de Valken’. Es su cómic y dibuja lo que le gusta y como le gusta. Eso lleva a muchos diseños cuidados de los elementos tecnológicos, y un buen gusto por usarlos en las batallas. Los personajes siempre han sido uno de sus puntos fuertes, caracterizando cada uno de ellos con rasgos físicos propios y con un atrezo que los define y muestra sus habilidades y caracteres. El único punto que podríamos decir no encaja en todo esto es el gusto por experimentar con la distribución de viñetas, en una historia de corte clásico, hay momentos que esa búsqueda de la espectacularidad lleva mas a la distracción y la perdida del hilo narrativo. Eso diferencia esta obra de una obra de ciencia ficción europea que sigue canónicamente las distribuciones, por lo que es a la vez una buena forma de diferenciar esta obra como propia.

‘Los mundos de Valken’ es una obra que tiene mucho camino andado, sólo ser editada en España es un logro, y Grafito Editorial se arriesga con obras muy diferentes, ya sea con la comentado o con ‘Cazador de sonrisas’ un thirller de asesinos seriales, y eso es de agradecer al encontrar en el mercado mucha mas variedad, y sobre todo por ser de autoría patria. La edición del tomo es cuidada y no escatima, añade mucho material del mismo Nacho y la historia y explicación tanto del universo como de detalles a nivel de diseño, que ayuda a comprender mejor la historia, pero no perdona que la deje tan a la ligera en el cómic propiamente dicho. Un buen ejemplo de lo que se puede hacer en España, que ya tiene un buen número de sellos que publican autores españoles y que buscan atraer al publico con originalidad y calidad.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.