Inicio Cine Los “malos” del cine español hacen terapia en ¡ROMPE RALPH!

Los “malos” del cine español hacen terapia en ¡ROMPE RALPH!

Compartir

Divertida promoción de ¡ROMPE RALPH!.

¡ROMPE RALPH! será una de las películas de animación del año. Ya que juntará a los amantes de los videojuegos tanto de los clásicos como los más modernos.

“…Soy malo, y eso es bueno. Jamás seré bueno, y eso no es malo, no me cambiaría por nadie…” con este particular credo comienza la terapia de malos de la película ¡ROMPE RALPH! donde los villanos de cada videojuego se reúnen tras años encasillados en el mismo rol. Esta secuencia resume el germen de la película ya que su protagonista Ralph está harto de ser la sombra de Repara-Felix Jr, el perfecto “chico bueno” de su videojuego. Tras 10 años haciendo lo mismo y viendo cómo Felix se lleva todo el mérito, Ralph decide dejar atrás el papel de malo. Se pone manos a la obra y emprende un viaje por todas las generaciones de videojuegos. Quiere demostrar que tiene madera de héroe.

¡ROMPE RALPH!

Para el doblaje de esta secuencia, Disney ha contado con los que habitualmente desempeñan el papel de “los malos de la película” en el panorama cinematográfico español. José Coronado, Karra Elejalde, Alex de la Iglesia, Fernando Guillén Cuervo y Carlos Bardem ponen sus voces en esta particular terapia de grupo.


Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.