Inicio Cómics

CÓMICS MARVEL. Los Cuatro Fantásticos nº 7. Heraldo de Muerte

Panini Cómics nos trae una entrega doble de la serie de Los cuatro fantásticos, donde Galactus y el Doctor Muerte cobran un gran protagonismo de forma inesperada.

Tras el regreso de Los cuatro fantásticos a Marvel, Reed, Sue y los niños de sus aventuras por el Multiverso, pudimos ver brevemente como Muerte fue inspirado a volver a tomar el poder en Latveria. Una vez instalado en el trono ha decidido potenciar con poder cósmico a Zora Vukovics, una de sus fieles compatriotas. Convertida en Victoriosa, ha tomado el papel de ser la Heraldo de Muerte, parte del plan que Víctor ha ideado para derrotar al mismísimo Galactus.

Y aquí tenemos a todos de nuevo. Dejando atrás la noche de bodas de Ben Grimm con Alicia Masters, los cuatro fantásticos se presentan en la frontera con Latveria para tratar de poner remedio a las locuras de Muerte. Galactus siempre resulta atraído a la Tierra por su insaciable hambre que le ha llevado a ser conocido como el Devorador de Mundos. Los planes de Muerte siempre suelen ser en su propio beneficio y esta vez no va a ser menos. Aunque se vea a sí mismo como un héroe va a poner la situación al límite, dejando que sus cámaras autónomas retrasmitan al mundo su visión sesgada de los acontecimientos.

Noticia relacionada
Wolverine mata a otro mutante de los X-Men

Dan Slott continua avanzando en su etapa al frente de los Cuatro Fantásticos y lo hace recuperando un poco los clásicos de la época en la que John Byrne estaba al frente de la colección. Ya entonces tuvimos el placer de ver mezclados a todos los personajes principales de esta historia, aunque en aquel momento Muerte no salió muy bien parado, pues hubiese fallecido de no transferir su mente al cuerpo de otro hombre. El guionista ahora deja que Reed, Sue, Ben y Johnny se conviertan en meras piezas de ajedrez en manos de Victor, para que todo el mérito o la culpa caigan en su poder, dependiendo del resultado final del combate.

El dibujo de Aaron Kuder no termina de resultar convincente, no parece adaptarse con facilidad a la faceta cósmica en la que Marvel insiste en situarle desde que realizase los números de la Cuenta Atrás a Infinito. Además su propio nivel de detalle decae en determinadas viñetas respecto a otras donde se puede apreciar una mayor elaboración de los lápices. No hablamos de un mal dibujo ni mucho menos, pero no parece encajar en el tipo de historia que nos están narrando, con unos fondos que no juegan acordes al tamaño de Galactus, pues unas veces se encuentra al otro lado de unas montañas y otras cabe en una ladera.

Noticia relacionada
Los motivos de la cancelación de la película INHUMANOS

No termina esta etapa de los 4F de coger una velocidad adecuada, con saltos de calidad entre unas entregas y otras. Números que han sido de puro relleno, una boda que ha venido a recordar los buenos viejos tiempos y un primer contacto con el Doctor Muerte que no parece satisfacer a propios y extraños.

Portada de Marvel. Los Cuatro Fantásticos nº 7. Heraldo de Muerte
Marvel. Portada de Los Cuatro Fantásticos nº 7. Heraldo de Muerte.

Sinopsis Oficial de Marvel

Con Los Cuatro Fantásticos nº 7. Heraldo de Muerte, partes 1 y 2. En una batalla entre el Doctor Muerte y Galactus, ¿con quién irías, con un hombre que trata de proteger su nación o contra una fuerza imparable de la naturaleza? Parece sencillo, a no ser que seas Mister Fantástico.

Reseña Panorama
Los Cuatro Fantásticos nº 7. Heraldo de Muerte
Artículo anteriorNightwing Primera Temporada: Los terrores del caballero nocturno. Si no te recuerdas, no eres tú
Artículo siguienteMARVEL. Namor de John Byrne. El hijo vengador en su máximo esplendor
Destetado en unos recreativos jugando al Ghost N’ Goblins y criado bajo el prisma del comic nacional de Ibañez, Escobar, Vazquez… y los clásicos Don Miki de Disney, su vida cambió el día que cayó en sus manos el número 45 de Spider-Man de Comics Forum. Desde entonces Marvel entró en su vida para no abandonarla jamás, al igual que lo han hecho los videojuegos. Amante de las etapas míticas de Claremont, Byrne, Miller, Stern o Simonson, confiesa sin pudor que su mujer es una parte culpable de que cumplida la cuarentena siga embebido por unas aficiones que no le abandonarán jamás.