Inicio Cine ‘Lobezno: Cazadores’, cicatrizando heridas propias y haciéndole nuevas a la Mafia

‘Lobezno: Cazadores’, cicatrizando heridas propias y haciéndole nuevas a la Mafia

Compartir

Concluye la recopilación de la etapa de Frank Tieri y Sean Chen al frente de la serie del mutante más popular. ¿Lobezno: Cazadores’ eleva el nivel de acción a lo más alto, y de paso responde a la humillación que Garth Ennis perpetró contra el tan querido Logan.

56191

Panini reúne en los dos tomos de la colección Extra superhéroes las aventuras de principio de siglo del mutante con garras de adamantium que el guionista Frank Tieri ideó y el dibujante Sean Chen puso en imágenes, con algunas historias de Matt Nixon para que el equipo creativo descansara. Si el anterior tomo se centraba en Arma X, su presente, su pasado, y su relación con Lobi, en este se cierra el ciclo con ese pasado lleno de violencia y de recuerdos borrados y perdidos. Tieri nos señala por fin un responsable para atacar, tras enseñarnos los entresijos del proyecto, al que también dedicaría una serie propia ‘Weapon X’, nos da un final digno, lleno de acción, con venganza, con personajes del pasado de Logan que muchos olvidaron y que vuelven a la palestra tras sufrir grandes traumas. Y así cierra ese ciclo que siempre acaba por terminar volviendo, el eterno retorno, la historia es cíclica, y más cuando el principio fue un lugar tan lleno de horror y dolor.

Pero no acaba aquí el escritor, tras cerrar esa etapa decide que Lobezno tiene de sobra cuerpo para meterse en camisa de once varas, y acaba en medio de un problema mafioso. Y lo soluciona a su manera, con honor, pero con seis garras que cortan todo por delante. Honor y violencia en la que la cosa nostra se ve sacudida por un vendaval de metro y medio y mucho pelo.

3417179-181

Si Tieri quería una despedida a lo grande, Sean Chen también. Firma sus mejores páginas en su etapa, ayudado por Tom Palmer en las tintas es su mejor momento. Acción y ambientes noir, mafiosos y cortes estilo Lobezno. Pierde algo de ese estilo “posturitas” que Image había puesto de moda en los noventa, que aún resistía, y deja un ejemplo de contención, buscando más expresividad, su hieratismo en algunas situaciones bajaba puntos a su obra. Era el principio de siglo y aún le quedaba mucho por aportar, pero Chen demostraba en este punto que sabía dibujar superhéroes, y lo hacía realmente bien.

Si olvidamos el revuelo que levanta el formato, polémica que lleva desde que se inició la línea, podemos decir que el material merece la pena, y que se lee a gusto. Es mucho menos denso y más dinámico tanto a nivel grafico como de texto. Que tal número de páginas tenga un precio tan ajustado es su pro, que el tamaño reducido de este formato echa a muchos para atrás, no debería, es probable, pero es también muy posible que este material tarde mucho en ver otra vez la luz en una edición tan atractiva.

3205966-tumblr_lnqfd0zsux1qg8i80o1_500

Frank y Sean se despedían así de su trabajo en Lobezno, dejando un paso por Arma X, una vendetta, y sobre todo un número que se recuerda por ser la respuesta de los autores a Garth Ennis y su ataque a los héroes en su Punisher. El irlandés había tratado, más bien maltratado, a Daredevil como santurrón, a Spiderman como novato torpe, y a Lobi como un bruto estúpido. En esa ‘Conjura de los necios’ ridiculizó a los personajes, y Tieri no contento con el resultado decidió devolver la pelota a Ennis, ¿nunca os habéis pensado porque Frank Castle es tan reacio a las relaciones largas, o es tan ordenado, o porque va al gimnasio tanto?, Tieri le da una patada en el culo al macho alfa de la calavera en el pecho, quizás no de la forma más políticamente correcta, pero donde las dan, las toman.

Un buen cierre para una etapa que en su primer tomo resulto más densa y engorrosa, pero que en este segundo coge un ritmo endiablado para acabar una bonita relación entre un personaje y dos autores, que le cogieron mucho cariño al personaje, y al que despidieron dejándolo donde debía estar, por encima de un chulo con dos pistolas.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.