Lo único que Star Wars debería copiar de las películas de Marvel Lo único que Star Wars debería copiar de las películas de Marvel
Star Wars

Lo único que Star Wars debería copiar de las películas de Marvel

Lo único que Star Wars debería copiar de las películas de Marvel

El Universo Star Wars es tan rico y extenso que no debería fijarse en cómo hacen las películas de Marvel, exceptuando en un aspecto clave.

Las películas de Marvel y de Star Wars pertenecen a Disney y después del resultado final que ha dado esta nueva trilogía de la saga espacial, los directivos del estudio de cine podría llegar a pensar que deben copiar la fórmula del UCM (Universo Cinematográfico de Marvel). Pero eso podría ser un error, exceptuando algunos procesos en la producción.

Ya que Star Wars y Marvel no necesariamente tiene que parecerse. De hecho pueden seguir historias y tonos muy diferentes y dejar contentos a todos los espectadores. Hay que recordar que Star Wars creo una base de fans hace mucho tiempo que hay que respetar y agradar, al margen de las nuevas generaciones. Mientras que el Universo Cinematográfico de Marvel es mucho más reciente y ya hay tantas películas que están abarcando a todo tipo de espectadores.

Hay un aspecto que sí que tienen que copiar.

Kevin Feige explicó uno de los grandes procesos al hacer las películas de Marvel, se trata de los visionados previos con público. Para todas las entregas de la franquicia muestran montajes iniciales o escenas concretas y estudian las reacciones de los espectadores. A este proceso lo ha descrito como brutal y descorazonador, pero les sirve para cambiar cosas y hacer re-grabaciones. Ya que les permite ver cosas que en el proceso de guión o rodaje han pasado por alto.

Lo único que Star Wars debería copiar de las películas de Marvel

Algo que Star Wars con la nueva trilogía no han querido hacer. El director J.J. Abrams es un obseso de guardar los secretos de sus películas hasta el extremo, por tanto muy poca gente había visto el montaje final de El despertar de la Fuerza (2015) antes de que llegara al cine. No hicieron pases para descubrir que gustaba más o menos y así poder cambiar cosas. Obviamente con Los últimos Jedi (2017) de Rian Johnson tampoco lo hicieron, en ese momento quizás hubieran cambiados suficientes cosas para que no resultara tan polémica. Podríamos habernos ahorrado ver a Luke Skywalker, una leyenda de la saga, beber leche verde de un león marino espacial.

Esperemos que después del estreno de Star Wars: El ascenso de Skywalker y de la serie de El Mandaloriano en LucasFilm hayan aprendido una buena lección y sepan cómo tratar la saga y que las próximas películas gusten a todos. Aunque sabemos que eso es muy complicado. Pero Baby Yoda lo ha conseguido.