Inicio Cómics Impresiones de un traidor: LGBT y superhéroes

Impresiones de un traidor: LGBT y superhéroes

1094

Ayer fue el día del orgullo LGBT. Orgullo de ser persona. Orgullo de que todos somos iguales, que debemos vivir en respeto y amistad. Orgullo de algo de lo que estar orgulloso, sencillamente eso.

Y me puse a pensar en lo que ha costado que en los cómics veamos al colectivo LGBT reflejado en sus personajes. Digo de verdad, no un ardid para demostrar lo modernos que son en las editoriales. En las de superhéroes quiero decir, en las capas y mallas, en las que parecen que hay poco espacio para la realidad aunque siempre esté presente, o al menos lo esté pero solo de cierta forma.

LGBT

Me viene a la cabeza Estrella del Norte, el que por muchos años ha sido el chico gay de Marvel Comics. Sí, sí, es lo que ha sido. Vivía sus aventuras y esas cosas, pero servía para eso y poco más. La empresa demostraba así lo moderna y genial que era, siempre en la vanguardia social y cultural.

Pero no, realmente no. En una industria que durante mucho tiempo ha estado llena de tópicos masculinos,con pocos personajes femeninos de interés (o más bien que no estaban bien desarrollados) y un sinfín de obviedades, bueno, no puedo decirse que realmente se estuviera en la delantera de nada.

LGBT

Mucho tiempo ha tenido que pasar para que esto comenzara a cambiar. En gran medida hay que dar las gracias a la mini serie Los jóvenes vengadores, una delicia del mundo del cómic que sí o sí hay que leerse (y su segunda parte La cruzada de los niños). Fue aquí cuando se presentaron dos nuevos nombres, miembros de ese también nuevo grupo, que eran homosexuales o más bien eran solo dos chicos que se querían y estaban juntos.

No había nada más. No era un intento de demostrar nada, no se pretendía marcar un antes y un después o que estas aventuras tuvieran más repercusión mediática que otras. Solo era parte de la historia, de la construcción de los personajes y de cómo sus autores entendían el mundo, el real, ese en el que vivimos y que deben reflejar las viñetas a través de su prisma de fantasía.

De pronto algo cambió. Que no se intentará meter de forma forzada algo hizo que se lograra y se lograra bien. Habían llegado para quedarse e irían a más.

LGBT

Más interesante que ellos es Batwoman de DC’ Comics, una justiciera de Gotham City que sigue los pasos de Batman en su cruzada contra el crimen, y que se convirtió rápidamente en todo un icono con su propia legión de seguidores. Algo muy comprensible ya que desde el principio se hizo de ella un personaje fuerte y bien construido que se alejaba de lugares comunes y también de la propia sombra del murciélago teniendo su propia personalidad.

¿Y ahora? Bueno, los cómics siguen su evolución presentando a otros personajes o dando un giro a viejos (como el Hombre de Hielo en su versión adolescente), la cosa no para y no diré que está todo hecho en lo que a normalización se refiere, ni de lejos, pero por suerte también estamos muy lejos de lo que fue.