Inicio Cine Las playas de Sitges acogerán dos sesiones de proyección de cortos

Las playas de Sitges acogerán dos sesiones de proyección de cortos

330
Cartel del Festival de Cine fantástico de Sitges 2012
Cartel del Festival de Cine fantástico de Sitges 2012

Los seguidores más impacientes de Sitges 2012 – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya están de enhorabuena. El certamen, en colaboración con la Associació Turística de Serveis de Platges de Sitges, ha organizado dos sesiones de cine al aire libre para los dos primeros fines de semana de agosto, dos meses antes de que se inaugure oficialmente el Festival. La primera será el viernes 3 de agosto en la playa de Terramar, mientras que la segunda está prevista para una semana más tarde –viernes día 10– en el puerto de Aiguadolç.

En ambos pases, los asistentes podrán disfrutar de un mini maratón de cinco cortometrajes de terror, la mayoría con sello catalán o español. Además de calentar motores de cara al inicio del certamen, las sesiones de cine en la playa están pensadas para que el ambiente del Fantástico esté presente en Sitges más allá de los días que se celebra el Festival y, al mismo tiempo, para que haya más actos que se celebren en puntos neurálgicos de la localidad.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.