Cómics

La Tumba de Drácula Tomo 7. ¡La ira de Drácula! De tal palo, tal astilla

Biblioteca Drácula. La Tumba de Drácula 8 de 10

Nueva entrega de Drácula la serie de terror más popular de la historia de Marvel, y en esta ocasión, ¡la lucha es padre contra hijo!

Entramos en las últimas entregas de la legendaria serie de Wolfman y Colan, y la historia llega a cotas increíbles de poder y de arte. La tumba de Drácula no conoce los límites y los poderes sobrenaturales, lo oculto y lo fantástico se entremezclan en una lucha sin fin. El príncipe de los vampiros tiene que enfrentarse a Janus, un ser inmortal, que también es su hijo.

Wolfman no dejaba que la Tumba de Drácula se relajara, cuando los grandes enfrentamientos con los perseguidores del no muerto original empezaban a ser recurrentes, el guionista ideando nuevas tramas que complicaba la historia de un villano inmortal con poderes increíbles. Y cada una era más poderosa y retorcida que la anterior. En esta ocasión la inmortalidad de un ser que nace una y otra vez, y esta vez, nacerá en el cuerpo del hijo de Drácula. Si, el señor de los vampiros tiene un hijo, su secta satánica le entrego una mujer, que ha acabado siendo su amada, y la madre de su descendencia. La vida del villano tenía cada vez más complicaciones y aliados inesperados, el mismo Satán, pero no menos enemigos.

La historia del escritor se complicaba con nuevas temáticas, si la inclusión de la secta llevó a la nueva mujer de Drácula, está llevo a su hijo, y su hijo al descubrimiento de un nuevo villano, que siempre había existido, pero que amenazaba al vampiro a través de lo más querido por él, su sangre. Y por si la trama principal no fuera suficiente, volvía a experimentar con la narrativa y el origen literario del personaje, retornando a un relato surgido de la mente de un escritor. Wolfman no tenía límites, todo se unía y cada giro o sorpresa enganchaba a los lectores, nadie sabía que podía ocurrir en cada ejemplar, teníamos una idea del enfrentamiento, pero el resultado, era siempre una incógnita, y cada número era una espera interminable.

La colección alcanzaba cotas muy altas de terror gracias a los lápices de Colan y las tintas de Tom Palmer. El autor se dejaba llevar llenando las viñetas de oscuridad, de sombras fluidas e imágenes poderosas, con un Drácula que ganaba a cada número una posición enorme como el mejor villano de Marvel, y de paso, el único que podía mantener una serie por sí mismo. Y eso era gracias  a que Gene Colan era capaz de convertir las palabras de Wolfman en páginas y páginas de misterio y horror, una batalla era una amalgama de poderes que se solapan, y dentro de ese caos, hay una belleza que no se supera, un orden que Palmer se encargaba de resaltar y completar. Eran tres autores en su momento más álgido.

La Tumba de Drácula está finalizando. Es una noticia triste el saber que se acaba semejante maravilla, pero su época era otra, y su mundo mandaba, pero aun así nos quedan dos entregas más con extras y añadidos. Y recordad, que a pesar de que durante años desapareció de las viñetas, al final regresó, y seguimos disfrutando de este inmortal personaje, aunque sea diferente de este terrorífico dandi con capa y mirada oscura. Tomo disponible en Panini cómics.