Inicio Cómics La Patrulla-X en un mundo sin humanos

La Patrulla-X en un mundo sin humanos

943

X-men no más humanosEn sus obras, Mike Carey hace preguntas difíciles y responde con más preguntas que al final tienen que resolver los lectores. Es sorprendente que dentro del cómic heroico no se planteen tramas muy mascadas. La premisa de ‘No más humanos’ es clara: si un día no hubiera humanos en el mundo, ¿qué harían los mutantes? ¿Cómo entenderían un mundo en el que no son odiados y temidos? ¿Qué haría Magneto si no existe su “guerra genética”? Si la situación es reversible, ¿la cambiarían?

La colección de la Patrulla-X, o los X-Men para los más puristas, siempre ha mantenido el discurso de segregación sobre los mutantes desde que Lee y Kirby los crearan allá en los 60. Claremont explotó este factor durante su larga etapa añadiendo más leña y aquellos que le siguieron siempre se basaron en ese punto. La saga ‘Dinastía de M’ y su consecuencia ‘Diezmados’ llegaron para hacer aún más extrema la idea de una minoría odiada y segregada. Y Mike Carey mantuvo en su etapa en las franquicias mutantes esta premisa.

Se dejó en el tintero, o en el teclado para no resultar tan anacrónico, una duda que plantea en ‘No más humanos’: ¿y si solo hubiera mutantes? ¿Y si de golpe y porrazo no son odiados? Pueden parecer fáciles de contestar, pero derriban cinco décadas de historia del cómic de un solo golpe.

Carey plantea la situación con los elementos que conoce más y le resultan cómodos. Elige e involucra a los personajes de la Patrulla-X que le gustan (la mayoría ya los conoce de su etapa en la serie madre). Asuelo, el hijo de Lobezno y Mística en una línea temporal alternativa, es el gran villano de la función. La historia tiene una lectura gozosa y plantea dudas sobre un mundo solo de mutantes, pero el peso de la desaparición de los humanos y las causas de la misma hace que la conclusión de la historia sea previsible. Esto le resta fuerza pero no lo aligera del peso de cuestiones y situaciones que los mutantes no han visto nunca y que jamás han tenido que plantearse resolver. Preguntas que tampoco el lector ha visto anteriormente. A pesar de todas las premisas e interrogantes, ‘No más humanos’ es un puro cómic Marvel y de la Patrulla-X: las peleas y la acción no faltan en ningún momento, la historia avanza junto con los golpes y la gran pelea final es una autentica macedonia de personajes para todos los gustos.

Las ilustraciones corren a cargo del valenciano Salvador Larroca en un trabajo en el que se ha tomado más tiempo que otras obras (el formato ayuda, ya que las fechas no son tan exigentes). Hablamos de uno de los mejores dibujantes del actual mercado heroico, y aquí su trabajo es notable sin ser el mejor de su carrera. Su capacidad de narrar se impone en ‘No más humanos’, lo que da fuerza como historia conjunta y cerrada. Pero como en toda serie de la familia X, en ‘No más humanos’ hay acción, y no poca. Salvador se luce en ella como pocos. Incluye grandes ilustraciones, con algunos retoques que se tuvieron que añadir según avanzaba la obra, ya que los uniformes de los protagonistas cambian tanto que este tipo de correcciones son algo comprensible. Se nota el amor del dibujante por algunos personajes, su Lobezno es increíble, y eso que es un personaje que no había tenido mucha oportunidad de ilustrar el veterano autor ché.

Tres décadas sin novelas gráficas de la Patrulla-X

‘No más humanos’ es una novela gráfica en términos USA (en España se utiliza el término novela gráfica hasta para hablar de los garabatos del niño de la vecina del tercero si va en tapa dura), lo que significa que es una historia autoconclusiva dentro de la línea temporal de las series regulares sin influir en las mismas, es un paquete único. El dato destacable es que hacía ya 30 años que la Patrulla-X no protagonizaba una novela gráfica. Esta fue la celebrada ‘Dios ama, el hombre mata’. Aquella fue una idea de Claremont para demostrar que los superhéroes de cómic podían ser leídos por adultos y no solo por jóvenes adolescentes (los objetivos de mercado de la época).

‘La Patrulla-X: No más humanos’ es la última aportación de Carey a la familia X y termina con un órdago que plantea mucho y que deja la mayoría de detalles en el aire para que el lector piense. No sé si el británico volverá a las franquicias mutantes, pero si no es así ha dejado un cierre de calidad para que lo recuerden con añoranza. Del dibujo solo puedo concluir con una cosa: es Salvador Larroca, nada más que añadir. Es recomendable si quieres tener una historia interesante sin entrar en el mundo mutante. Si eres fan de los ‘patrullosos’, hazle un hueco en la estantería.