Reseña de La Patrulla Condenada: Desde las cenizas. Reseña de La Patrulla Condenada: Desde las cenizas.
Cómics

La Patrulla Condenada: Desde las cenizas. Morrison recupera lo raro y divertido

La Patrulla Condenada: Desde las cenizas

La Patrulla Condenada: Desde las cenizas portada

¿Qué hay al otro lado de un cuadro? ¿Por qué ese libro se escribe solo? Únicamente los extraños y peculiares pueden responder. Solo la Patrulla Condenada.

La patrulla condenada, serie que encumbró a Grant Morrison es una oda a la locura, a lo diferente, y sobre todo a la imaginación y el arte de crear mundos a través de la escritura y el dibujo. No es una obra fácil, no es del gusto de todos, pero si se deja llevar, el lector descubrirá mundos extraños y caóticos, nuevas formas de pensar y de ver el mundo, y sobre todo amor, amor por lo raro, lo único, lo condenado.

CREADOS PARA SER DIFERENTES

Cuando Arnold Drake creó a la Patrulla Condenada pretendía mostrar que lo diferente puede ser tan bello, o mas, que lo cotidiano, o lo extraordinario. Muchas veces comparada con los X Men, serie en la que Drake también tuvo su estancia, esta colección brillaba como un pequeño diamante en medio de una playa llena de arena de superhéroes en pijamas de colores llamativos.

No tenía un Superman o Spiderman, brújulas morales, ejemplos de esfuerzo y valores, tenía a un hombre robot que se odiaba a si mismo, no había un Capitán América que liderara con bravura y grandes ideales, había un científico que había manipulado a sus miembros para crear un grupo que respondiera a sus necesidades egoístas, no veíamos una familia de superhéroes donde cada uno vive y muere por el resto, veíamos una familia disfuncional donde el hijo adoptivo era verde, y el padre era un psíquico abusador y maltratador. Eran tan diferentes al resto, que nunca llegaron a ser un grupo de superhéroes, sino una familia disfuncional en busca de una vida normal.

EL TIEMPO LES SENTÓ PEOR QUE A OTROS

El tiempo llevó a la cabecera a sufrir cambios, casi todos para encaminarla a la clásica historia de héroes, con uniformes, superpoderes y grandes desafíos épicos. Pero nunca terminó de cuajar. El esfuerzo de Paul Kupperberg en los 80 por recuperar la idea de la Patrulla original fue irregular, apreciable como hija de su tiempo, y contó con artistas como Steve Lighttle o un bisoño Erik Larsen que dejaron su granito de arena, pero no fue hasta la llegada del escocés más alienígena del planeta, que la serie retomó su primera idea, ser lo más normal dentro de un mundo raro, y lo más raro en el mundo normal.

Grant Morrison desarrolló una época que será repasada durante años por su capacidad de volver a las raíces originales de una serie, y transformarla en una obra atemporal, en la que lo importante muchas veces no es lo que está contando, si no lo que está sugiriendo. La normalidad como un valor sobrevalorado, lo diferente como fuente de felicidad. Y sobre todo, que no somos raros ni diferentes, cada uno de nosotros, somos únicos, y si no le gusta al mundo, ¡qué se vaya al infierno!

Y LLEGÓ GRANT MORRISON

Cuando el escritor aterrizó en la colección, estaba en horas bajas, y se le dio carta blanca para poder hacer lo que quisiera, y decidió que lo primero, era ordenar un poco, poner su guinda con nuevas creaciones, y plantear en un par de números lo que pretendía, disfrutar, hacer disfrutar, y dejar poso en el lector.

Con varios personajes clásicos como Robot Man o el profesor Niles Caulder, y tomando a la última hornada que la serie había tenido, empezó a trabajar. Introdujo a Crazy Jane, una mujer que no puede vivir consigo mismo, bueno, con sus múltiples personalidades, fusionó a dos personajes para crear un nuevo concepto, y retorno al grupo a su idea inicial, investigar lo extraño y esperpéntico. Y que mejor que empezar con Dios, que también podría ser Jack el Destripador, o con un libro en el que sus creadores indujeron el poder de cambiar la realidad, o ya que estamos, ¿porque no dejamos que el grupo de supervillanos más bizarro, la Hermandad Dada y su líder el Señor Nadie , use un cuadro que se come el mundo para pasar el rato?

LO RARO MANDA, Y LO HACE BIEN

Con premisas así era difícil no sentirse atraído por la obra. Rebelde, salvaje, llena de recursos, y de ideas, que es lo más importante en Morrison, su capacidad de plantear muchas ideas en la cabeza del lector a través de argumentos alocados y símiles extraños que aluden muchas veces al inconsciente humano mas que a su lado lógico. Porque si después de leer la Patrulla Condenada aún no piensas en cambiar la realidad que te rodea escribiendo, no buscas a seres bidimensionales en las esquinas, probablemente tengas dentro de la cabeza la idea de que lo que escribimos cambia al mundo, y que en realidad la percepción de la realidad es un fantasma de nuestra mente, y deberíamos buscar siempre los ojos de otros para comprender el mundo, es que formas parte de los hombres de N.A.D.I.E. y sus agentes de la normalidad, y eres el enemigo a batir.

INFORMACIÓN PROPORCIONADA POR LA EDITORIAL

La Patrulla Condenada de Grant Morrison Libro 01: Desde las cenizas

La ficción penetra en la realidad obligando al mundo a afrontar amenazas cada vez más extrañas y enloquecidas. Para hacer frente a semejante catálogo de atrocidades, el profesor Niles Caulder reúne al equipo de héroes más singular que jamás haya existido… ¡La nueva encarnación de la Patrulla Condenada!

Entre 1989 y 1993, el guionista Grant Morrison (Los Invisibles) y el dibujante Richard Case (Sandman) se unieron para demoler los cimientos del género de superhéroes con una serie surrealista, brillante y enfebrecida que marcó una época y que ECC recupera ahora a través de cuatro volúmenes imprescindibles.

EDICIÓN ORIGINAL: Doom Patrol núms. 19 a 29 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Octubre de 2016 || GUIÓN: Grant Morrison || DIBUJO: Doug Braithwaite, Richard Case || FORMATO: Cartoné, 304 págs. A color. || ISBN: 978-84-16901-07-4