Inicio Cine La leyenda de Los Minions

La leyenda de Los Minions

Compartir

Hoy llega a los cines de toda España la película ‘Los Minions’, el esperadísimo spin-off de ‘Gru. Mi villano favorito’ que hará las delicias de niños y adultos. ¡Descubre aquí todo lo referente al universo de Los Minions!

Nadie en Universal Pictures pudo imaginar cuando lanzó al mercado cinematográfico ‘Gru. Mi villano favorito‘ (2010). La primera parte de esta película de animación, tomando como punto de partida la perspectiva de un villano en lugar del bien triunfando sobre el mal, ya era una apuesta arriesgada. Pero desde el primer segundo que aparecen Los Minions en pantalla es evidente el desplazamiento que sufren los personajes principales gracias a unos secundarios que se han ganado el spin-off sin decir una sola palabra comprensible -¡a excepción de “Banana”!- y a base de brillantes gags visuales.

¿Qué son en realidad los Minions?

A la espera de que nos cuenten en ‘Los Minions‘ el nacimiento de estos curiosos monstruitos amarillos, la información con la que contamos en este momento es que Los Minions fueron creados por el misterioso y torpe Dr. Nefario, una especie de profesor Bacterio versión hollywoodiense, que mezcló ADN de mutantes con ácidos grados y dos tazas y media de plátanos triturados con el propósito de obtener “al trabajador perfecto”. Como trabajadores, son irreprochables; como perfectos, hay más de uno que podría decir lo contrario. Pero amorosos y divertidos son un rato largo.

De complexión variable, pero pequeña, Los Minions tienen la piel amarilla y van equipados con guantes, zapatos, un mono de trabajo con el símbolo “G” (en honor a su queridísimo Gru) a modo de cinturón y unas goggles que ya se han convertido en una de las partes más icónicas para su amplia legión de fans. Los Minions son serviciales, se entregan a su trabajo con la misma -o casi- pasión que a los plátanos. Su vida es muy simple: servir al villano más malo de los villanos más malos del universo. Y en ello andan.

Una comunicación de locos: la base de su éxito humorístico.

La incapacidad comunicativa en nuestros oídos puede resultar extremadamente graciosa, pero según los expertos Los Minions tienen su propio idioma con el que socializan entre ellos e intentan hacerlo también con los humanos (craso error, experimento fallido).

Los más eruditos en la materia amarilla aseguran que este idioma se conoce como Minion Gibberish, cuya traducción al español vendría a significar: “Discurso sin sentido de Los Minions”. Sin embargo, lo realmente curioso es que el lenguaje de Los Minions está compuesto por palabras sueltas de idiomas como el italiano, el español, el francés o el indio.

Visión de conjunto: la multitudinaria familia amarilla de Gru.

A continuación, os contamos quién es quién en la manada de Los Minions y cuál ha sido -hasta ahora- su gran momento en la saga de ‘Gru. Mi villano favorito‘:

Bob:

Compartiendo cierto parecido con Phil, Bob tuvo la desgracia (o la suerte) de formar parte de un experimento del Doctor Nefario que acabaría con el pequeño monstruito amarillo flotando en el espacio: tomar un suero anti-gravitacional que, sorprendentemente, funcionó.

Bob, el Minion.

Carl:

¿Recuerdas al Minion que en la segunda parte de ‘Gru. Mi villano favorito’ iba con las luces de un camión de bomberos pegadas a la cabeza y gritando “Bido, bido, bido”? ¡Ese es Carl!

Carl, el Minion.

Dave:

Lo podrás distinguir por la habilidad que tiene a la hora de disparar bazookas cuando Gru pretende enardecer a la masa uniforme de Los Minions en el laboratorio. ¿Cuál será su papel en la película ‘Los Minions’?

Dave, el Minion.

George:

El único Minion gordito, con el pelo peinado como si hubiera metido los deditos amarillos en el enchufe. Le gusta hacerse el malote de la manada de Minions, como pudo verse en la primera película cuando en el laboratorio de Gru se dedicaba en sus ratos libres a hacerse fotocopias de su trasero.

George, el Minion.

Jerry:

Rebelde sin causa y eterno juguetón. Reconocerás a Jerry cuando en la primera película de ‘Gru. Mi villano favorito’ es relegado al papel de baby-sitter. Encargado de cuidar a las niñas adoptadas por el protagonista, ¿recuerdas cuál es el momento estelar de aquella escena? Tiene algo que ver con el papel higiénico.

Jerry, el Minion.

Jon:

Casi desconocido, Jon tiene uno de los gags más graciosos de la saga. Casualmente, ese gag apareció en los créditos después de la primera película y en él Jon colocaba las manos de tal forma que imitaba con la sombra la figura de Gru, aprovechando entonces para hacer una imitación de su jefe diciendo: “¡A trabajar!”.

Jon, el Minion.

Mark:

Algunos han sugerido que es el hermano gemelo de Dave por su razonable parecido físico. El gran momento de la saga de Mark ocurrió en la juguetería: vestido de mujer, con un atuendo rosa estampado de flores y cantando “Copacabana” a pleno pulmón.

Mark, el Minion.

Phil:

Sin lugar a dudas, Phil es el Minion que más sensación causó, causa y causará en el público que compone la legión de fans de Los Minions. ¿Razón? Vestirse de bebé con un unicornio improvisado y estrábico mientras clamaba: “Pupete”. ¡Para comérselo!

Phil, el Minion.

Stuart:

Por el momento, Stuart ha tenido dos momentos verdaderamente relevantes en las tramas de Gru. El primero, cuando es agitado por Jerry para iluminar el camino que les permita escapar sanos y salvos de la casa de Vector; la segunda, Stuart y Dave se convierten en una especie de mancuerna. Stuart se caracteriza por ser un Minion tímido e inocente, aunque gusta de romper los platos de vez en cuando.

Stuart, el Minion.

Tim:

¿Recuerdas al Minion que acompaña a Agnes a la juguetería para comprarle un muñequito a la pequeña? Sí, ese se puso una camisa blanca con el cuello por dentro del mono de trabajo, una corbata morada y una barba de erudito literario. ¡Ese es Tim! Considerado como el más alto de Los Minions (1.20 m.), es el subalterno de Gru con la personalidad más gruñona de todos.

Tim, el Minion.

En apenas unas horas, llega a las carteleras de nuestro país ‘Los Minions‘, la película sobre estos pequeños y adorables monstruitos amarillos. ¿Te la vas a perder?