Inicio Noticias La intensidad de ‘Lo imposible’ emociona en Sitges

La intensidad de ‘Lo imposible’ emociona en Sitges

302

Presentacion en Sitges de lo imposible

Mientras en las colas para acceder a las sesiones aún se hablaba de Elijah Wood y la brutal ‘Maniac’, la cuarta jornada del Festival de Sitges estuvo marcada por la presentación de ‘Lo imposible’, el mediático y ambicioso filme sobre el ‘tsunami’ registrado en 2004 en Tailandia. La película de J. A. Bayona impactó por la intensidad, para lo bueno y lo malo, del drama que padecen los protagonistas. También gustaron ‘The cabin in the woods’, original y estimulante vuelta de tuerca al cine de terror, y ‘Robot & Frank’, una simpática y emotiva historia relativa a la vejez, la memoria y la amistad.

La intensidad de ‘Lo imposible’ sacude al espectador e incluye momentos que erizan el vello. Bayona sabe cómo manejar la narración para mantener en vilo al espectador, aunque en ocasiones el melodrama da paso al exceso. Cabe destacar el trabajo del joven Tom Holland, presente en Sitges en compañía de Bayona y verdadero protagonista de la propuesta, cuya factura técnica es impecable.

‘The cabin in the woods’, que aquí se llamará ‘La cabaña en el bosque’, sorprende por su forma de jugar con las convenciones del terror y por su fidelidad al sentido lúdico y referencial del género. El debut en la dirección de Drew Goddard, con Joss Whedon en el guion y la producción, incluye numerosas sorpresas y lo mejor es que el espectador sepa lo menos posible del mismo antes de entrar a la sala.

También se proyectó ‘El alucinante mundo de Norman’, una entretenida propuesta de animación en ‘stop motion’ con zombis, chicos raros y brujas destinada al público familiar. Por su parte, ‘Robot & Frank’ se apoya en una ingeniosa historia, ambientada en un futuro cercano, y en la interpretación de Frank Langella.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.