Series de televisión / La identidad de Ralph Bohner en Wandavision no iba a ser esa
Series de televisión

La identidad de Ralph Bohner en Wandavision no iba a ser esa

La identidad de Ralph Bohner en Wandavision no iba a ser esa

La gran decepción del final de Wandavision casi cobra otro sentido. La actriz Teyonah Parris reveló más detalles al respecto.

Una de las mayores frustraciones de los espectadores de Wandavision fue que el personaje de Evan Peters no fuera Quicksilver (Pietro Maximoff). Por alguna extraña razón, los creadores de la serie tuvieron en sus manos la oportunidad de incluir el universo X-Men de Fox al UCM y no lo hicieron. En su lugar, cerca del final de la serie, se descubre la verdad.

Tras haber llegado a Westview de forma misteriosa y reencontrarse con Wanda, su hermana, Pietro busca la manera de congraciar con sus «sobrinos». El misterio era ¿Cómo apareció en el pueblo? Sin embargo, la primera opción de los fans era que se trataba de otra manipulación de la realidad hecha por la Bruja Escarlata.

Lo anterior explicaría porqué su aspecto cambió y no lucía más como Aaron Taylor-Johnson, pues se trataría de la versión de otro universo del mutante. Si esto hubiese sido así, Marvel hubiese introducido con una base sólida a todos los seres de los X-Men en su Universo Cinematográfico y el futuro habría sido promisorio. El multiverso comenzaría.

No obstante, la variante fue cancelada cuando Monica Rambeu (Teyonah Parris) descubre que no se trataba del velocista. La verdadera identidad del mismo era la de un morador de la pequeña ciudad llamado Ralph Bohner. Él estaba siendo manipulado por Agatha Harkness para burlar los planes de la protagonista.

Lo impactante es que la producción no siempre pensó ponerle este nombre, casi tiene otra realidad. Parris reveló a Collider más detalles al respecto.

El nombre «cambió un par de veces». “Incluso ese día había otra opción. Podría haberlo dicho por la cámara. Son como, ‘Solo arroja esto, por si acaso’, pero no puedo recordar qué era».

Además agregó que “ninguno superó a Bohner, te lo diré. Eso fue muy como ¡Está bien! ¡Vamos por el Bohner». Esto último indica que el personaje nunca fue alguien relevante y que literalmente daba lo mismo el nombre que llevara, la decepción habría sido igual.