Inicio Noticias La historia satánica de Rob Zombie decepciona en Sitges

La historia satánica de Rob Zombie decepciona en Sitges

937

La expectación ante la última película de Rob Zombie se ha transformado en decepción, hasta ahora la más sonada del Festival de Sitges. ‘The lords of Salem’ ha sido recibida con frialdad e incluso en el pase de la mañana ha recibido algunos abucheos. El debate ha llegado a las redes sociales, donde los comentarios se mueven entre aquellos que señalan que la fuerza visual de Zombie no camufla las limitaciones de la historia (postura que comparte Cinemascomics) y los que, contracorriente, alaban la propuesta, un relato de terror sobre brujería y satanismo. El estreno europeo del filme contó con la presencia de dos de las actrices del reparto, Dee Wallace y Meg Foster, rostros reconocibles del género.

El principal problema de ‘The lords of Salem’, protagonizada por Sheri Moon Zombi (la mujer del director), reside en la lentitud con la que se desarrolla la historia, por otro lado previsible y que puede llegar a aburrir en determinados momentos. La mayoría de secundarios son prescindibles y sus subtramas (como la del investigador) suenan a pretexto para alargar metraje. Lo mejor del filme reside en su atmósfera malsana y en algunas imágenes poderosas, que sin embargo solo consiguen que el conjunto alcance el aprobado, valoración por debajo de lo que se espera de Zombie. Al menos se agradece la personalidad de su autor, quien en esta ocasión se toma demasiado en serio.

Ayer también fue el turno de Ben Wheatley y su comedia macaba ‘Sightseers’ y de ‘Safety not guaranteed’, una agradable comedia ‘indie’ que parte de una curiosa premisa ‘sci-fi’: un enigmático anuncio de un hombre que busca a un compañero para viajar al pasado.

Artículo anteriorANGRY BIRDS: STAR WARS será lanzado para iOS, Android y PC el 8 de noviembre
Artículo siguienteGanadores del concurso RESIDENT EVIL: VENGANZA
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.