fbpx La debilidad más grande de Iron Man / Tony Stark - Cinemascomics.com
Cómics

La debilidad más grande de Iron Man / Tony Stark

La debilidad más grande de Iron Man / Tony Stark

A lo largo de la extensa historia de Marvel, se sabe que Tony Stark / Iron Man, es un personaje complicado con una debilidad verdaderamente definitoria.

La mayor debilidad de Iron Man es posiblemente él mismo, y más específicamente, su obligación autoimpuesta de proteger y salvar a todos, cueste lo que cueste. De hecho, los límites a los que Tony Stark llega para proteger el mundo son muy extremos.

Un rasgo notable de Tony Stark en los cómics y que pasó inadvertido en las películas de Iron Man es su adicción al alcohol. En el pasado, este obstáculo personal le causaba bastantes problemas. El consumo excesivo de alcohol durante varios meses en respuesta a sus problemas personales y comerciales resultó en la congelación de su fortuna, la destrucción de casi todos sus trajes de Iron Man y Stark International le fue completamente arrebatado.

Aunque se las arregló para recuperarse a la manera típica de héroe de Marvel, los problemas con el alcohol fueron solo un precursor de las formas aún más destructivas en que pronto se manifestarían sus adicciones.

En Civil War, el desacuerdo entre Iron Man y el Capitán América surge de la Ley de Registro de Superhumanos, con Stark y su equipo respaldando la nueva ley y Steve Rogers y su equipo rebelándose. Como futurista, Stark toma una decisión sabia al respaldar la ley, con la esperanza de trabajar dentro del gobierno para difundir un resultado inevitable. No es hasta que Stark y su equipo comienzan a trabajar con criminales peligrosos, sin mencionar la creación de un clon cyborg de Thor que funciona mal y mata a Goliat en el fragor de la batalla, que sus ambiciones lo superan.

Aunque se puede razonar que tanto Rogers como Stark se pierden en esta guerra, es finalmente Capitán América quien reconoce los límites que se han cruzado en ambos lados y se rinde. Mientras tanto, Iron Man asume el rol de Director de S.H.I.E.L.D., persiguiendo aún más la expiación y el control sobre el caos que ayudó a crear.

Y gestionando S.H.I.E.L.D. no es el primer rol de supervisión de Stark, ya que es responsable de reunir inicialmente a los Illuminati, un supergrupo secreto formado por los superhumanos más prominentes e inteligentes de la Tierra. Los Illuminati enfrentan su desafío más abrumador durante el colapso del multiverso cuando Tierras alternativas de dimensiones separadas comienzan a chocar entre sí. Stark y los Illuminati se ven obligados a tomar la decisión más difícil de sus vidas. Cometer un genocidio y destruir una Tierra alternativa para salvar la suya.

Peor aún, el sacrificio es inútil ya que otra Tierra alternativa llega a la suya en algún momento más tarde, chocando y aniquilándose por completo entre sí.

Justo antes del final, Capitán América se enfrenta a Iron Man, insistiendo en que admite que los sacrificios que él y los Illuminati hicieron en secreto no valían los límites morales que cruzaron. Mientras el mundo termina en destrucción a su alrededor, Stark le dice a Rogers que no se arrepiente de nada.

Por tanto Tony Stark / Iron Man demuestra muchas veces que se cree que está por encima de los demás y se impone a sí mismo como el gran salvador. Aunque muchas veces esto crea caos y destrucción a su alrededor, algo que a Iron Man no parece importarle, ya que sigue haciendo lo mismo una vez tras otra.