Kurosawa. El samurái caído. La vida de un emperador, una historia de cine Kurosawa. El samurái caído. La vida de un emperador, una historia de cine
Cómics

Kurosawa. El samurái caído. La vida de un emperador, una historia de cine

kurosawa: el samurái caído

Víctor Santos se introduce en el terreno del cómic autobiográfico con uno de los más grandes directores de cine de la historia, Akira Kurosawa. Una obra intima, precisa y bella en los detalles

Norma Editorial publica una ambiciosa propuesta, con los cómics biográficos en auge con autores como Reinhard Kleist o el mismo Mike Allred, se atreve con una de las figuras más augustas de la historia del cine. Y de manos de Víctor Santos entrega Kurosawa. El samurái caído una obra sobre una de las figuras más grandes del séptimo arte: Akira Kurosawa.

La vida del director es bien conocida, y ha sido estudiada multitud de veces. Existen ensayos desde diferentes perspectivas, enfocándose en su cine, en su vida personal y en el mundo que vio nacer al “Tenno” (Emperador). Santos decide recorrer la vida del autor a través de sus películas como hilo conductor, para poder expresar las dudas de un gran hombre marcado por su familia, la muerte de su hermano Heigo, sus relaciones, como su amistad con Toshiro Mifune, sus éxitos, como Los 7 Samuráis, y sus pequeñas decepciones, como el despido de Tora Tora Tora, en definitiva, un repaso profundo, detallado, buscando el porqué de una visión única del cine, y del mundo.

El autor valenciano afincado en Bilbao, urde una estructura que le permite repasar la carrera de Kurosawa de forma detallada en El samurái Caído, sin entrar en una crítica de cada película, solo dejando los aspectos principales y la intención del director en cada obra, y poder intercalar los datos vitales más importantes, así como una visión de su propia vida por parte de Kurosawa. Sin dejar de aportar un punto de vista personal, a través de entradas de tono más ligero en las que se personifica el mismo autor para comentar datos importantes, opiniones personales, y sirviendo de alivio en una obra que se antoja casi de la intensidad de las obras del cineasta japonés. Es en las incursiones del mismo Kurosawa que reflexiona sobre lo que se cuenta donde vemos una interpretación más cercana del mito, convirtiéndolo en hombre, con los mismos problemas y dudas que cualquiera, el samurái, cae para que veamos al hombre tras el daisho.

ilustración de víctor Santos kurosawa: El samurái caído

Sin entrar en juicios de valor sobre la obra, sí que aporta una visión personal sobre el autor, demostrando una documentación, y un amor por Kurosawa enorme. Victor Santos es conocido por su capacidad para narrar, ara conducir al lector a través de historias de acción, cine negro, pulp y fantasía. Debido a ese talento para varios terrenos, transforma El Samurái caído en un homenaje y en un portafolio de su arte. Cada película de “Tenno” tiene su interpretación en páginas y splash pages que comunican la fuerza y la intención de lo que quería obtener el nipón con cada una de sus incursiones audiovisuales. Y de paso deja una impresionante demostración de capacidad para la síntesis en el dibujo y del dominio de cuestiones tan difíciles como son el espacio negativo en el blanco y negro y la integración de narrativa en ilustraciones.

Si el guion y el arte son notables, la unión de ambos nos deja un cómic íntimo, dado a la interpretación desde el respeto y la admiración hacia el director. Pero Kurosawa. El samurái Caído, es antes de nada una biografía pulcra y concisa d ella vida de un gran hombre que quiso cambiar el mundo que le rodeaba a través de una visión del cine nueva, que unía lo tradicional con las influencias extranjeras, y que ilumino e impresiono al mundo por igual. Convirtiéndose así en una leyenda del séptimo arte.

Si he destacado esas grandes ilustraciones para cada película, no puedo por menos que señalar que la imagen que ilustra la influencia en el cine contemporáneo es de una gran belleza, y capaz de llevar a lector a esas sensaciones que tuvimos cuando veíamos Star Wars, Ghost Dog o la Trilogía del Dólar por primera vez. En opinión del que suscribe estas palabras, es para enmarcar encima de cualquier cama o escritorio, para que cada día podamos recordar que todo viene de algún lugar, y que Kurosawa encontró ese lugar, y lo monstruo de forma cristalina a todo el mundo.

Añadido al cómic en sí, Norma Editorial añade bocetos y comentarios del autor como extras al tomo, una costumbre que el lector siempre agradece y parece que en otros sellos es un lujo el añadirlas y en Norma un deber para con su público. Como siempre, una edición que vale lo que pagamos, y demuestra que el amor por el cómic empieza en sus creadores, pero aquellos que lo ponen a la venta, también comparten en algunas editoriales. Una obra que Víctor Santos ha cuidado al detalle, por amor y homenaje al que es el más grande director japonés, presentada en un formato que sin ser de lujo, es un lujo para el lector.