Inicio Cine Crítica de Kubo y las dos cuerdas mágicas. Una película de animación...

Crítica de Kubo y las dos cuerdas mágicas. Una película de animación que desborda creatividad

7071

Kubo y las dos cuerdas mágicas

Kubo y las dos cuerdas mágicas es una película de acción y aventuras, con un Japón mágico de telón de fondo, producida por LAIKA, el aclamado estudio de animación. El inteligente y bondadoso Kubo se gana la vida como puede contando historias tan maravillosas como fantásticas a los habitantes de un pueblecito costero Pero su tranquila existencia cambia de golpe cuando, accidentalmente, llama a un espíritu mítico que regresa de los cielos decidido a llevar a cabo una venganza milenaria.

Laika nos trae una nueva obra maestra de la animación después de sus últimas creaciones de stop-motion, ‘Los mundos de Coraline’, ‘ParaNorman’ y ‘The Boxtrolls’.

Kubo y las dos cuerdas mágicas

Kubo y las dos cuerdas mágicas se desarrolla en el mundo medieval de Japón, en el que las tradiciones  marciales de la época de los samuráis, se entremezclan con la  magia y la fantasía. Cada personaje es único como Kubo, el escarabajo samurái, o la mona, moviéndose en unos escenarios deslumbrantes que desbordan creatividad.

En la versión en inglés podemos disfrutar de las voces de Art Parkinson, de la serie “Juego de tronos”, Charlize Theron, y Matthew McConaughey, por lo que verla en la versión original tiene un extra añadido.

La película se aleja de los modelos convencionales de animación,  destinados a entretener de manera rápida siguiendo los mismos esquemas. En cambio nos sumerge en un mundo original en el que tenemos la sensación de ver algo nuevo, repleto de creatividad, con personajes de costumbres exóticas para espectadores occidentales, en una fusión de ritos samuráis con mitos orientales, en el que la magia inunda la realidad.

Un punto negativo es que a veces puede resultar un poco lenta, con momentos demasiado solemnes, pero en general es una película para disfrutar por todo tipo de público.