Juego de Tronos existe gracias a True Blood - Cinemascomics.com
HBO

Juego de Tronos existe gracias a True Blood

Juego de Tronos existe gracias a True Blood

En principio, una serie de fantasía épica como Juego de Tronos y una de vampiros no tiene nada que ver, pero Alan Ball el creador de True Blood cree que su programa fue esencial para que la adaptación de George R.R. Martin existiera.

True Blood se estrenó en 2008 en HBO y duró 7 temporadas. Dirigida por Alan Ball, la serie se basó en The Southern Vampire Mysteries de Charlaine Harris y estuvo protagonizada por Anna Paquin, Stephen Moyer, Alexander Skarsgård y Ryan Kwanten. Si bien el programa no parece innovador hoy en día, en 2008 estaba por delante del resto y marcó el comienzo de una nueva era. Algo que han aprovechado Juego de Tronos o Westworld.

Antes de que True Blood se estrenara, la mayoría de la programación original de HBO estaba segura en el espacio del drama. La cadena tuvo grandes éxitos con las series Sexo en Nueva York, The Wire, Los Sopranos y Deadwood. Si bien Deadwood se sumerge en el género del Western, ninguno de estos espectáculos tenía elemento de fantasía. Todos estaban inmersos en el realismo, donde True Blood y los programas que vinieron después estaban ciertamente más especializados. Ya que buscando otro tipo de audiencia.

Según Alan Ball, HBO se tomó su tiempo para dar luz verde a True Blood, casi seis meses antes de que finalmente fuera aprobada por los superiores. El razonamiento detrás de esto era que, en ese momento, no encajaba en HBO. No se parecía en nada a lo que habían hecho antes. Si bien los vampiros eran populares y lo habían sido durante décadas, la combinación de sexo y violencia, además de un ángulo más fantástico con la inclusión de hombres lobo, hadas y criaturas mitológicas aún más oscuras, era un riesgo.

Allan Ball asegura que HBO “le debe mucho”.

Ahora, True Blood sigue siendo uno de los programas más populares de HBO, tiene una gran cantidad de fans que la consideran una obra de culto. Sin duda, fue un gran éxito, lo que probablemente contribuyó a la voluntad de HBO de considerar otros lanzamientos para espectáculos que no habrían hecho antes. Juego de Tronos se unió a la programación en 2011 y funcionó durante ocho temporadas. Si bien también se basa en una popular serie de libros, Canción de hielo y fuego de George R.R.Martin, la serie se convirtió en uno de los programas más populares y rompió récords de la historia de la televisión. Fue tan popular que HBO no dudó en darles presupuestos masivos para secuencias de batalla, CGI y otras necesidades para que pudieran dar vida al mundo de Poniente, con gigantes, dragones, lobos huargos y otras criaturas.

Aunque Juego de Tronos tiene diferente temática que True Blood, si el drama de vampiros no hubiera tenido éxito, es muy posible que HBO no hubiera explorado otras fórmulas con las que ha destacado tanto. Así que puede que Allan Ball tenga razón.