Inicio Cine Juego de armas, El negocio de la guerra en clave de humor

Juego de armas, El negocio de la guerra en clave de humor

5765

Del director Todd Phillips (la trilogía Resacón en Las Vegas) llega la comedia de acción War Dogs, protagonizada por el nominado al Oscar, Jonah Hill (El lobo de Wall Street, Moneyball: Rompiendo las reglas) y Miles Teller (Whiplash, la trilogía Divergente)

Juego de armasBasada en una historia real, War Dogs trata sobre dos amigos de veinte años (Hill y Teller) que viven en Miami durante la primera Guerra de Irak y que se aprovechan de una iniciativa gubernamental poco conocida que permite a pequeñas empresas obtener licitaciones sobre contratos del Ejército de EE.UU. Empezando poco a poco, comienzan a embolsarse bastante dinero y viven por todo lo alto. Pero a este par de veinteañeros se les va de las manos cuando dan con un acuerdo de 300 millones de dólares para proporcionar armas al Ejército Afgano; Un trato que les lleva a hacer negocios con personas nada recomendables, algunas de las cuales resultan ser del gobierno estadounidense.

CRITICA: Todd Phillips ha logrado transformar una historia seria, de traficantes de armas, en una pseudocomedia, que nos deja perplejos al saber que está basada en hechos reales. Y es que cualquiera puede pujar a contratos del gobierno americano para suministrarles armamento, lo cual aprovechan los protagonistas para llenarse los bolsillos de la noche a la mañana. Para ello se tienen que exponer a peligros extremos, a los que solo es capaz de enfrentarse un profesional, o en este caso, dos jóvenes inconscientes que no saben medir el riesgo. Aquí es donde Todd Phillips imprime su sello, adquirido en comedias como en ‘Resacón en las vegas’, colocando a los personajes en situaciones al límite, con un tipo de humor duro y sorpresivo.

Jonah Hill da el toque perfecto de humor absurdo al que nos tiene acostumbrado en todas sus películas, mientras que Miles Teller mantiene la seriedad y credibilidad que requieren unos hechos reales. Ambos se complementan perfectamente para contarnos esta increíble historia con grandes toques de humor, pero también con momentos dramaticos.

No podemos aburrirnos en ningún momento, ya que se van cambiando continuamente los escenarios por donde se mueven los personajes. Desde los barrios bajos, o lo más lujoso de EEUU, pasando por el desierto de Irak, o la tenebrosa Albania. A su vez se muestra una evolución similar en los personajes, a medida que se van profesionalizando en sus tareas como traficantes de armas, y como hombres de negocios que manejan grandes cantidades de dinero.

Con un argumento, del estilo ‘El poder del dinero’, donde se muestran los grandes negocios que se hacen con las guerras, poca gente se habría atrevido a hacer una película de comedia, ya que sería muy arriesgado, pero aquí se ha logrado a la perfección. Tenemos una película que nos abre otros puntos de vista que quizás desconocíamos sobre el negocio de la guerra, y nos hace pasar un rato de humor.