Cómics / Joker. Deber: Silencio, la clase del príncipe payaso va a empezar
Cómics

Joker. Deber: Silencio, la clase del príncipe payaso va a empezar

joker deber portada

ECC recupera dos aventuras clásicas de Trevor Von Eeden de Batman, donde el Joker es el centro.

Batman no está en Gotham, y el Joker comienza otra serie de crímenes con su firma de locura reconocible e incomprensible. Solo Gordon, Bullock y la policía puede detener los planes del príncipe payaso del crimen, sin batcueva, sin batordenador, sin traje, sin gadgets, solo el viejo sentido del olfato de sabueso y las suelas desgastadas de pisar las calles día tras día les llevaran a una solución.

Trevor Von Eeden no es un autor que se haya prodigado demasiado, y en nuestro país el material que ha llegado es escaso, pero siempre se ha visto marcado por su estilo agresivo y su poderoso uso de los negros sólidos. Aún sin entintarse a sí mismo, posee un estilo marcado, en el que la alteración de las anatomías y la exageración gestual destacan mucho. En cada obra busca evolución, y poco a poco se ha ido enfocando en el contraste y el espacio negativo de las ilustraciones.

En este tomo nos encontramos con una historia de Batman que se inició en la extinta serie Legends of the Bat y se continuó para un giro final en un especial posterior.

El guionista C.J. Henderson ideó una historia donde lo importante era la investigación, y cómo resolverla sin Batman. Mientras, podía hacer locuras con las secuencias del Joker, dejando una obra llena de contraste, que el dibujo de Von Eeden acentúa. Entre los detalles a destacar, la llegada de Bullock al grupo de agentes de Gordon desde el trabajo de calle hasta la mesa de inspector.

Pero para el cierre, ni Henderson ni Von Eeden querían repetir la jugada, así que vuelven a recurrir a dejar a un lado a uno de los antagonistas principales, en este caso, al Joker. El payaso decide ayudar a un criminal que parece un diamante en bruto, para acabar con la reputación del detective, y de paso con el mismísimo Batman si se puede. Pero como siempre, detrás de las intenciones del Joker, hay algo más, algo desquiciado, que remite a la extraña relación que el caballero oscuro y el bufón de crimen mantienen desde hace años.

Joker. Deber es una obra diferente

se gestó en una época en la que Batman estaba siendo remodelado, y tiene grandes virtudes, pero también grandes defectos. Que apareciera en una colección que añadía detalles al mundo del hombre murciélago permitía libertades, que muchas veces se veían reescritas, u olvidadas a posteriori. SU continuación, tan poco esperada por los lectores, es inferior, pero nos permite ver la visión de Trevor Von Eeden de Batman, algo que es muy interesante, ya que fue el elegido por Frank Miller para dibujar Año Uno inicialmente, al ser trabajador de plantilla de DC, pero el autor rechazó el encargo, cayendo en las manos de David Mazzuchelli finalmente.

Una obra que todo fan de Batman apreciará por los detalles, que los gustosos del arte de Von Eeden celebraran, ya que hay poco del autor en España, pero que el público en general acogerá un poco con recelo, por lo extraño de la premisa, y el tiempo que ha pasado desde su publicación. Pero, superado eso, se encontrarán una obra siempre interesante de Batman y el Joker.