Inicio Noticias Cine

James Cameron critica la película de Aquaman y sus efectos especiales

James Cameron tenía el temor que Aquaman tuviera mejor efectos especiales que sus secuelas de Avatar, pero al ver el resultado ha podido respirar tranquilo.

El director James Cameron ha creado una tecnología nueva para las escenas acuáticas de las secuelas de Avatar. Cuando supo que harían Aquaman se interesó mucho por el proyecto para saber como habían resulto los miles de problemas que le está dando rodar bajo el agua. Pero al ver le resultado, se ha dado cuenta de que han intentado más hacer algo efectivo y que quede bien en pantalla, que no intentar que sea lo más realista posible, que es por lo que él está luchado y por lo que le ha costado tanto sacar adelante las 4 películas que quiere estrenar.

“Creo que es muy divertido”, dijo antes de comentar que él jamás haría así una película porque no es lo suficientemente realista.

Leer
Las próximas películas de DC Comics de 2019 a 2022

“Nunca podría haber hecho esa película, porque requiere este tipo de desconexión total como un sueño de cualquier sentido de la física o la realidad”, dijo Cameron. “La gente simplemente se mueve alrededor del agua, porque se impulsan mentalmente, supongo, no lo sé. ¡Pero está bien! Lo compras en sus propios términos”.

“He pasado miles de horas bajo el agua”, continuó el director y prolífico buceador de aguas profundas. “Si bien puedo disfrutar de esa película, tengo muy claro que no parece real”.

James Cameron critica la película de Aquaman y sus efectos especiales

James Cameron tiene que revolucionar el cine una vez más.

Avatar de 2009 es la película más taquillera de la historia. Los cines tuvieron que adaptar sus salas para proyectarla, pero desde entonces, el efecto del 3D se ha ido difuminado un poco. Aun hay mucha gente que le gusta este formato, pero son pocas las películas que verdaderamente te dan un disfrute más inmersivo si decides ir a la sesión con las gafas 3D.

Leer
Christopher Nolan rescató la película Donnie Darko

Así que si quiere que vuelva a pasar como en 2009, la película de Avatar 2 deberá romper una vez más con lo establecido. Sus escenas acuáticas tiene que ser algo que jamás hemos visto antes en cines y por lo que merezca pagar el suplemento. Sino jamás tendrá un éxito taquillero tan exagerado como la película original.