Inicio Cómics ‘Izombie Integral’ la vida normal de una chica zombi en un apocalipsis...

‘Izombie Integral’ la vida normal de una chica zombi en un apocalipsis lovecraftiano

Gwen tiene una vida difícil, trabaja de sepulturera, tiene pocos amigos y no tiene contacto con su familia, su dieta alimenticia es horrible y no conoce ningún hombre que merezca la pena. Claro que ser una zombi, comer cerebros para no olvidarse de quién es y vivir en un cementerio tampoco ayuda mucho.

Gwen Dylan despertó un día siendo un zombi, come cerebros para sobrevivir, pero eso no deja que le amargue la vida. LO que si que lo hace es que cada cerebro que come descarga en el suyo un montón de deseos por cumplir, deseos que cumplir y heridas que cerrar. Y si quiere callar a esas voces, le toca hacer todo lo que dejaron incompleto, algo así como una médium involuntaria. Investigadora a tiempo parcial y enterradora el resto del día, no deja de buscar sus momentos de relax con su amiga fantasma y su colega el hombre-terrier. Puede que su vida sea extraña, pero el mundo que la rodea aún lo es más. Hay cazadores de monstruos, fantasmas, vampiros, y hasta un dios Primigenio comedor de mundos acechando, pero eso, es otra historia. La historia de Izombie.

Chris Roberson no tenía demasiada experiencia en el mundo del cómic cuando le llego la oportunidad de crear una serie para Vértigo, su debut le llegaba en el sello adulto insignia de DC Comics, y no quería meter la pata. Y con una idea que se englobaba entre las historias de detectives y el mundo sobrenatural arranco su carrera. Con un estilo que denota su origen novelístico, ha escrito una docena de novelas y aún más relatos, y hace que el comienzo resulte un tanto denso, impone mucho el texto sobre la imagen, pero la experiencia de Mike Allred hace que la fluidez no se vea excesivamente perjudicada. Pero a cada número ganó enteros y finalmente consiguió esa soltura para introducir elementos orgánicamente y crear situaciones que podrían ser confusas o complejas de forma natural.

PULP, TERROR, CIENCIA FICCIÓN y FANTASÍA EN CADA NÚMERO

Hay tantas historias dentro de Izombie, que muchas se quedan sin contar. Como escritor de ciencia ficción y fantasía, su gusto viene del pulp, y usa mucho de él. No esconde su gusto por H. P. Lovecraft o Michael Moorcock, al revés, los homenajea usando sus estilos, y sus ideas, los dioses oscuros y de otros mundos, alienígenas que no entendemos, héroes interdimensionales eternamente condenados, que nunca pueden vencer realmente. Eso también llamo la atención de otro adorador de esas fuentes, y que acabó por contratarlo para su propio mundo. Hablamos de Mike Mignola y su Hellboyverso, en el que Roberson pudo desarrollar su arte en AIDP.

La pareja Allred ya es de sobra conocida en el mundo del cómic. Entre ambos han ganado un buen número de premios Eisner, ella más que él. Y lo son por su estilo personal, animado, lleno de vida, colorido y sobre todo positivo, aún en los peores planteamientos, no dejamos que nos arrastre, porque el mundo es tan poderoso y luminoso, que sabemos que hay esperanza.

Mike es un narrador descompresivo, no gasta en balde las páginas, pero no gusta de llenar de información o textos las viñetas, la agilidad de la historia y que discurra orgánicamente es más importante, por eso sus cómics se leen de un suspiro, y dejan con ganas de más. Si bien su estilo es tan personal que no es del agrado de todos, es muy “pop” para muchos, demasiado figurativo e incorrecto “realísticamente”, pero en esa diferencia también radica su fuerza para los que disfrutan su arte.

HAS VISTO LA SERIE DE TELEVISIÓN, EL CÓMIC ES MEJOR

Izombie es más conocida por la serie que Rob Thomas, el creador de Verónica Mars, desarrollo de la idea inicial de Roberson, pero es un cómic que por si solo tiene fuerza de sobra para dejar de lado las imágenes en movimiento para centrarnos en las viñetas. Adictiva, divertida, emocionante y sobre todo llena de referencias fantásticas y al pulp clásico, es una obra que a pesar de que es simple de leer, está repleta de ideas y ecos complejos.

Reseña Panorama
Izombie Integral
Artículo anterior‘Batman: Grotesk’ cuando el exterior acaba mostrando el interior
Artículo siguienteImpresiones de un traidor: ¿Llegaremos a ver The Batman?
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.