Inicio Cine ‘Iron Man: La teoría del Big Bang’, siempre pasa, reinicias el PC...

‘Iron Man: La teoría del Big Bang’, siempre pasa, reinicias el PC y falla el sistema

Compartir

Panini recupera los números de Iron Man inéditos en nuestro país

En este tomo Frank Tieri busca un reinicio del personaje, pero ‘Iron Man: La teoría del Big Bang’ se queda corta en sus intenciones

Iron Man: La teoría del Big BangEra el fin de siglo y el vengador dorado y rojo había pasado por las manos de Kurt Busiek, arquitecto de los cambios en Los Vengadores y Los Defensores también, y que supuso un retorno a la época más brillante de los héroes, tras el fallido experimento de ‘Heroes Reborn’. Y en Iron Man estaba acompañado por Roger Stern a los textos y Sean Chen a los lapices, tras los que llego Joe Quesada en labores de guión para intentar redefinir al héroe de hierro. Si bien, no todo fue bueno, dejaron buenas ideas y recuperaron conceptos básicos del personaje, y crearon algunos nuevos.

Frank Tieri tenía la misión de mantener el nivel, y de crear una visión del personaje renovada. Y así empezó ‘La Teoría del Big Bang’. Tony Stark llegaba tras una mala racha de campeonato, había perdido su compañía y ahora ejercía de consultor, algo que le permitía más libertad a la hora de sus “trabajos” con el traje metálico, pero Tiberius Stone consiguió romper el alma de Stark con su realidad virtual.

Para más inri la muerte accidental de Latigazo deja a Iron Man como un incompetente y un héroe peligroso y extremista. No podía ser peor el momento. Así que para acabar con todo, Stark decide desaparecer, donar su dinero y hacerse pasar por un “currito” más, para centrarse en Iron Man y en aquello que creía que era más necesario. El resultado era predecible, las obligaciones pesan, y no puedes dejar algo creado con tus manos en otras. Stark veía como todo se desmontaba de nuevo, y le tocaba volver a pelear por levantarse.

Iron Man: La teoría del Big BangAunque la idea no deja de ser interesante, un Stark de “obrero”, un Iron Man a total dedicación, la duración de la saga no permitió ahondar mucho en toda esa temática. Acabo siendo una aventura más para reafirmar al personaje, y de paso culpar a una influencia subconsciente plantada por Stone de todo el lío de cabeza del personaje. Curiosa, pero la verdad que se queda corta y finalmente se deja a tras como otros tantos intentos de modificar al personaje de Stark.

La segunda parte, ‘El Síndrome de Frankenstein’ retoma un tema que fue creado en una etapa anterior, los Hijos e Yin Sen, y la armadura que adquirió personalidad. La verdad que la solución para unir ambas sagas y dejarlas atrás, resueltas y olvidadas, resulta tan poco original como manida. De paso acaba también con otras dudas que existían aún, trabajado, pero poco más que una saga para cerrar tramas inacabadas, o que podrían volver a morder el culo del personaje en otro momento.

Destaca el Annual que incluye el tomo, escrito por Chris Claremont, el patriarca mutante  abandonaba a sus queridos hombres x para contar la historia de un hombre sin poderes. Porque la idea principal era demostrar que Anthony Stark es un héroe con o sin armadura, que sus recursos son los que crearon la armadura, y no es la armadura la que crea sus recursos como superhéroe. Interesante.

El dibujo de la mayoría del tomo corre a cargo de Keron Grant, autor muy influenciado por la época Image, con el amerimanga y el estilo exagerado nipón. Cumple dentro de sus capacidades, cuenta de forma simple la historia, aporta la espectacularidad a las batallas, inventa una tecnología imposible y novedosa, pero falla en lo principal, no hay casi vida en sus personajes. Tienen gestos, poses, pero no transmiten esas sensaciones y sentimientos, vale que con la armadura no se puede hacer, pero los diálogos son simples y son los detalles que él podría haber aportado lo que hubiera dado más fuerza, habría mostrado más y así completado la trama. Pero dentro de sus limitaciones el autor completa las tramas profesionalmente sin perder el hilo ni hacerse confuso, o barroco.

Que Panini recupere estos números “perdidos” en la caótica publicación anterior, es un detalle que todo aficionado a Iron Man agradecerá, para completar su colección, pero no dejan de ser los pasos intermedios hasta la llegada de las grandes revoluciones que otros autores dieron al personaje como Knauf, Ellis, Fraction, etc.. pero tampoco le quitemos su importancia, que Tieri fue el que llevo Iron Man al camino para ser director de SHIELD.

a la venta en milcomics


Reseña Panorama
Crítica de cómics de 'Iron Man: La Teoría del Big Bang'
Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.