Inicio Cine ‘INSENSIBLES’ gana el premio Méliès de plata en el festival de...

‘INSENSIBLES’ gana el premio Méliès de plata en el festival de cine de Estrasburgo

607

A pocos días de su premiere española en el Festival de Sitges, INSENSIBLES, el primer largometraje de Juan Carlos Medina, con guión de Luiso Berdejo (“[Rec]”) recibió el pasado fin de semana, el prestigioso premio Méliès de Plata a la Mejor Película Fantástica Europea en el Festival de Cine de Estrasburgo.

El Premio Méliès de Plata, sitúa a INSENSIBLES como una de las mejores películas fantásticas europeas del año y le permitirá optar al Premio Méliès de Oro (compitiendo entre otras contra “Mientras duermes” de Jaume Balagueró), que se entregará en la próxima edición del Festival de Sitges, donde además la cinta competirá en la Sección Oficial a competición.

El reparto de INSENSIBLES está encabezado por  Àlex Brendemühl (“Héroes”, “Las 2 vidas de Andrés Rabadán”), Juan Diego (“Lope”, “Vete de mi”), Tómas Lemarquis (“Noi Albínói”),Derek de Lint (“La insoportable levedad del ser”, “El libro negro”), Ramon Fontserè (“Soldados de Salamina”, “El 7º día”), Silvia Bel (“Año Mariano”, ”Torapia”), Félix Gómez (“Trece Rosas”, “Agnosia”), Bea Segura (“Hierro”, “Salvador Puig Antich”), Lluís Soler (“Cámara oscura”, “Bienvenido a Farewell-Gutmann”) e Irene Montalà (“La mujer del anarquista”, “Las muñecas rusas”). 

Esta coproducción hispano-franco-portuguesa participada por Roxbury Pictures, A Contracorriente Films, Les Films d’Antoine, Tobina Film y Fado Filmes, en colaboración con Televisió de Catalunya y con la participación de Televisión Española, se rodó durante 7 semanas en localizaciones de Catalunya y Huesca.

Sinopsis: David, un brillante neurocirujano necesitado de un trasplante de médula que, para sobrevivir, se lanza a la búsqueda de sus padres biológicos. Aunque las respuestas sobre su origen parecen ocultarse tras un velo de silencio y misterio, en su búsqueda descubrirá que, en los Pirineos durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de niños sufría un extraño y desconocido mal: eran insensibles al dolor físico.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.