Inicio Cómics Impresiones de un traidor: se nos va el orgullo y se nos...

Impresiones de un traidor: se nos va el orgullo y se nos va la satisfacción

873

Muchas perlas y aventuras en su reinado, incluyendo polémicas, lamidas de culo, tejemanejes varios y su “orgullo y satisfacción”.

Hay que aceptarlo. Vivimos en un país que es rancio y anacrónico en muchos aspectos. No es para llenarse de orgullo y satisfacción. No hay más que darse un paseo por dos o tres bares de nuestra zona para darnos cuenta de ello. Una de las muestras más claras de esto fue el rey Juan Carlos I y su campechanía que tanta gracia hacía al ciudadano.

Carne de humor, sátira en estado puro. No es de extrañar que un grupo de profesionales las escogiera como nombre a la hora de fundar una revista.

Una revista que hace no mucho anunció su cierre y, aunque sin duda más de uno se ha alegrado, personalmente, creo que es motivo de tristeza.

El jueves

Si alguno anda perdido va un poco de historia rápida. Hace tiempo RBA decidió censurar una portada de El Jueves y pasó lo que lógicamente iba a pasar: se viralizó. Corrió igual que la pólvora y fue vista por todos, compradores o no de la cabecera satírica. Esta acción, la imposición, tuvo consecuencias, en concreto la marcha de varios autores de la publicación, heridos por el toque dictatorial y temiendo (con lógica) que en el futuro la cosa pudiera ir a peor.

Así que igual que Bender fuera del módulo lunar se montaron su propia revista de humor que se llamó, precisamente, Orgullo y Satisfacción.

¿Para competir con El Jueves? Puede ser.

¿Para tener libertad? Sin duda alguna.

¿Para lograr ser conocidos? Ya lo eran.

¿Para protestar por la censura de RBA? RBA ya se cubrió de mierda ella solita.

El jueves

Pero todo llega a su fin y también el de esta historia que, según han dicho sus fundadores, será a final del presente 2017, para respetar así a todos los suscriptores que tenían hasta el momento.

Un acto que les honra y que también deja claro uno de los motivos principales por los que fundaron la revista: para luchar por sus ideas, para mantener su ética y no bajar la cabeza ante nadie.

Algunos dirán que ha sido para nada, que cierran y eso es que han fracasado. En fin, en su primer número lograron 40 000 ventas. A día de hoy tienen varios miles de suscriptores y han conseguido ser uno de los nombres habituales en este mundillo nuestro (la revista, digo. Ellos ya lo eran).

El telón se cierra, es el momento de darles un merecido aplauso.