Inicio Noticias Cine Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix Oscura

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix Oscura

Después de ver el primer tráiler de ‘X-Men: Fénix Oscura’, ¿cuál es el problema que tiene esta película? ¿Por qué no convence a los fans?

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix OscuraNo es la primera vez que hablo sobre X-Men en estos escritos. Hace tiempo lo hice en la columna titulada “No more mutants… Please” y algo después en “More mutants…”, dos artículos que trataban sobre un mismo tema pero que planteaban situaciones muy distintas.

El primero de ellos se centraba más en el cansancio y gasto de una franquicia que parecía no dar más de sí, tras casi veinte años en marcha lo que parecía ser la gallina mutante de los huevos de oro de Fox empezaba a hacer aguas. En cambio el segundo, que se publicó no mucho después era más bien para decir que quizá había en la recámara más balas de las que parecía, algo que venía dado por las aplaudidas Deadpool y Logan, de las que también comenté cosas en su momento.

Ahora, por fin, se ha lanzado el trailer de X-Men: Fénix Oscura y creo que hay un problema. No es que haya habido rodaje extra, algo que hacen muchas películas y no siempre es noticia, tampoco lo es el retraso sufrido en su estreno, que parezca que otra vez (y van…) vaya a ir la cosa sobre el enfrentamiento metafórico y literal entre Xavier y Magnus, o que de nuevo se apueste por esta historia como ya se hizo hace más de una década en X-Men: La decisión final con la Jean Grey de Famke Janssen (ahora será la de Sophie Turner).

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix OscuraPuede que para algunos esto último suponga una falta de ideas o de interés en renovarse, pero no es la primera vez que una misma trama se presenta en dos filmes distintos logrado resultados totalmente diferentes. Como ejemplos os puedo dar Uno de los nuestros y Mi querido mafioso, o La cuadrilla de los once y la saga que comenzó con su remake, Ocean´s Eleven.

Y no, que nadie sepa a ciencia cierta qué va a pasar con Los Nuevos Mutantes (prevista cuando escribo para estrenarse en 2019) tampoco es un problema. Bueno, no lo es para X-Men: Fénix Oscura, para Los Nuevos Mutantes sí es un problema no saber qué va a pasar.

No, el problema es precisamente los dos títulos ya mentados y que lograron revitalizar la sangre mutante de Fox: Deadpool (y su secuela) y Logan (os recomiendo ver la versión noir). Dos películas que lograron saciar al público y la crítica, que recaudaron un montón y dejaron el listón muy alto cuando se había bajado tras la aburrida y muy irregular X-Men: Apocalipsis.

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix OscuraLograr que X-Men: Fénix Oscura gustara tras esta no iba a ser un gran problema, los ánimos no estaban muy altos y a poco bien que fuera la cosa iba a recibir aplausos. Siendo sinceros parte del porqué a todos nos gustó (y con razón) Wonder Woman fue que el universo DC de cine estaba haciendo fallidos proyectos como Batman v Superman: El amanecer de la justicia o Liga de la Justicia (lo de Escuadrón Suicida no tiene ni nombre), y en este caso sucedía algo similar.

Pero ahora…

Quizá el fallo fue haber dejado a Bryan Singer intentar ser más Bryan Singer que él mismo. Nadie puede decir que tras un visionado de X-Men: Apocalipsis huele un poco a “¡Soy todavía mejor!” todo el rato. Lo que no hacía falta alguna, ya que es la persona que logró que los mutantes entraran al cine en el año 2000 con una gran aceptación y taquilla, rodó X-Men 2 que es la mejor entrega de todas y pudo conseguir que X-Men: Días del futuro pasado arreglara incoherencias, encajara las continuidades, funcionara y fuera muy disfrutable.

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix OscuraAhora es el turno de Simon Kinberg, un viejo conocido de la franquicia que ya estuvo en las producciones de Logan y X-Men: Primera clase (entre otras), pero también firmó la historia en la anterior entrega de este equipo y fue guionista en la terrible Fantastic Four lo que hace que sea imposible no sentir cierto temor. Que esto no quiere decir nada, James Mangold también fue director de Lobezno: Inmortal (reconozco que a mí me entretuvo) y luego dejó a todos sin palabras con Logan.

Según lo veo yo a través de mis rayadas gafas pueden pasar dos cosas.

La primera es que el producto no esté a la altura de lo que le hace falta a la ya larga saga (no olvidemos que es la cuarta entrega de la realidad de X-Men: Primera clase) para seguir adelante, con lo que estaríamos ante el obligado cierre y posterior ostracismo de la franquicia.

O, y es un o importante.

Puede que, y es la segunda opción, realmente vayamos a ver a un ave fénix resurgir de sus cenizas.

Todo podría ser.

Impresiones de un traidor: El problema de X-Men: Fénix Oscura

Podéis leer más noticias de ‘X-Men: Fénix Oscuraen el siguiente enlace que estamos compartiendo con vosotros sobre estas líneas.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!