fbpx Reseña MARVEL Imperio. La caída: Los cuatro Fantásticos
Cómics

Reseña MARVEL Imperio. La caída: Los cuatro Fantásticos. La grandeza de los pequeños momento

Imperio - La Caída: Los 4 Fantásticos

Segundo epílogo del evento Imperio, La caída: Los 4 Fantásticos, ayuda a cerrar tramas mientras despeja el camino a la gran sorpresa que cierra este número especial. Panini Comics se enorgullece de publicar un comic que hubiese emocionado presentar al mismísimo Stan Lee.

En Imperio. La caída: Los cuatro Fantásticos. Los ejércitos Cotati liderados por Quoi, el Mesías Celestial, ha sido derrotados. Queda volver a reunir a los héroes que han participado en la victoria para resolver algunas cuestiones de importancia. Es el momento de decir adiós y también de dar bienvenidas, de comprobar que el poder no siempre corrompe si el corazón late con la fuerza del honor y la tradición, de encontrar nuevos hogares, de intentar cerrar heridas, de muestras de respeto entre personajes y de cara a los lectores también.

Bel-Dann y Raksor fueron dos guerreros de diferentes razas enfrentadas que aprendieron a convivir y cooperar después de mucho tiempo de lucha. Ellos nos abrieron las puertas hacia Imperio en el especial ¡Alerta! Y ahora es el momento de despedirlos. Todo un homenaje que a más de uno le traerá recuerdos. ¿Dónde mejor que aquel lugar donde terminaron forjando su amistad tras años de emboscadas y puñetazos, patadas y disparos de sus armas energéticas? Creados ambos durante el desenlace de la saga clásica de Fenix Oscura, en el X-Men # 137 USA, por los “casi desconocidos”  Chris Claremont y John Byrne, encuentran ahora descanso.

Imperio nos ha enseñado que hasta los odios más encarnizados pueden ser combatidos y subsanados con el tiempo, una oda contra el racismo pero no exenta de sus contrapuestos y de un bofetón de realidad, la necesidad de cambiar a un enemigo por otro y repetir los pasos con una raza diferente. También su cierre nos lleva a encontrarnos cerca de cerrar una época que empezó en las páginas de Pecado Original, cuando el  Nicholas Joseph Furia que todos conocíamos pasó a convertirse en El Invisible.

Pero este número da también la oportunidad a Dan Slott, autor de los guiones actuales de la colección de Los Cuatro Fantásticos, de resolver la situación legal de Jo-Venn y N’Kalla, los niños kree y skrull que permanecían en poder de la Especuladora, una primigenio del universo, hasta poco antes de los sucesos de Imperio. Será el emperador Dorrek VIII quien tenga que tomar una decisión que a más de uno le dejará una sonrisa en los labios ante lo que puede llegar a pasar. Y esta es la parte feliz, pero os prometemos que no todo son luces de colores y fanfarrias de celebración, Slott también abre el paso a la oscuridad y la incertidumbre de un regreso que próximamente arrojará consecuencias en la colección principal de los 4F.

El sudafricano Sean Izaakse ya viene siendo un autor a tener en consideración pero su falta de continuidad en alguna de las cabeceras por las que ha pasado le han terminando situando como un colaborador de lujo en momentos puntuales de Los Cuatro fantásticos desde el comienzo de la etapa de Slott. También sabe lo que es estar en contacto con Los Vengadores pues colaboró en las historias de Sin Rendición y Sin camino de vuelta, donde también el toque nostálgico nos llevó a disfrutarlas desde otro prisma. Su calidad está fuera de toda duda, esperemos verle más a menudo.

Y con este especial de Los cuatro fantásticos acabamos con los números dedicados a Imperio aunque, como vemos, sus secuelas todavía tendrán que dar paso a muchas explicaciones. No dejéis de disfrutar de la escena final de este comic, sus consecuencias podremos verlas a partir del número 26 de Panini Comics, con la entrega 25 de la era Slott y con el debut de R.B. Silva en los lápices. Un episodio que promete dar un nuevo giro a la etapa del guionista en la colección.