Imperio 0B Los Cuatro Fantásticos. ¿La eterna Guerra Kree/Skrull? Imperio 0B Los Cuatro Fantásticos. ¿La eterna Guerra Kree/Skrull?
Cómics

Imperio 0B Los Cuatro Fantásticos. ¿La eterna Guerra Kree/Skrull?

Imperio 0B Los Cuatro Fantásticos. ¿La eterna Guerra Kree/Skrull?

Imperio se acerca pero antes Los Cuatro Fantásticos van a contar con su propio prólogo que les llevará a un casino intergaláctico con su propia arena de combate donde apostar. Panini Cómics relata una hilarante aventura entre ruletas y apuestas descabelladas.

Los cuatro fantásticos, la primera familia Marvel, los imaginautas que tienen en el espacio profundo un más que segundo hogar. Tantas nebulosas han cruzado, tantos planetas han visitado, que al final lo más normal es terminar teniendo una avería que les deje tirados. Y no es la primera vez que les sucede un percance y han tenido que volver a la Tierra en una nave que ni siquiera era suya, como les sucediera en Fantastic Four #383, durante la época de Tom De Falco y Paul Ryan como equipo creativo. Entonces se apoderaron del Halcón Sigiloso, una nave que les acompañaría posteriormente durante mucho tiempo.

Esta excusa sirve para que Los Cuatro Fantásticos terminen poniéndose al día de ciertos acontecimientos que desconocían. Por una parte el final del conflicto entre Kree y Skrulls, que ahora forman una alianza, y por otra que eso supone una quiebra económica en buena parte del Universo, por el cese de las hostilidades que mantenían desde tiempos inmemoriales. Si le añadimos terminar remolcados hasta el Casino Cósmico, que antes regentaba el Gran Maestro, tenemos un escenario perfecto para que nuestros protagonistas desaten todo su potencial, incluidos unos muy traviesos Franklin y Valeria.

De este modo tan poco convencional y en unas páginas que despliegan humor y acción a partes iguales, revisitamos acontecimientos relevantes para los cuatro fantásticos a lo largo de su relación con ambas razas alienígenas. Los especiales previos a Imperio se están caracterizando por jugar con la nostalgia de los lectores veteranos y al mismo tiempo nos muestran la riqueza de la historia que hay detrás de tantos años de comics. Recordar la boda de los inhumanos Rayo Negro y Medusa, la relación entre Raksor y Bel-Dann (el skrull y el kree enviados a la resolución de la saga de Fenix Oscura) en su conflicto casi interminable que ha visto su fin en las páginas de ¡Alerta!, e incluso que La Cosa pasó un tiempo en el planeta de las Secret Wars originales, son parte de una herencia narrativa que dota de profundidad a lo que está por venir.

Dan Slott conoce la importancia de esa característica intrínseca de dar coherencia al universo de ficción que ayuda a enriquecer  con sus guiones. Pero tampoco es ajeno a la necesidad de evolucionar y crecer, de ofrecer nuevas vueltas de tuerca sobre conceptos ya conocidos. Nos presenta a la Especuladora, hermana del Gran Maestro y primigenia. Ella es la nueva regente de una institución de dudoso calado moral pero con un objetivo, mantener el flujo de créditos de esa economía a punto del colapso, muy cerca de volver al trueque como medio de intercambio.

Visualmente nos encontramos con uno de los artífices del resurgir mutante de Jonathan Hickman por su labor en las páginas de Potencias de X, el brasileño R.B. Silva, que junto a Sean Izaakse llevan a cabo, a partes iguales, un ejercicio de puro espectáculo y luces brillantes que no podría entenderse de igual forma sin los colores de Marte Gracia, cuya paleta lleva ya bastante tiempo iluminando algunos de los mejores comics de La Casa de las Ideas. A pesar de apreciarse diferencias entre la primera parte del comic y la segunda, todo raya a un nivel propio de la saga que está a punto de comenzar.

Y esto no es todo, el comic en cuestión tiene un añadido especial que ya veremos qué consecuencias trae para Los Cuatro Fantásticos, pues tiene lugar la presentación de dos personajes nuevos que acompañarán en el futuro a la familia. Se trata de los niños kree y skrull Jo-Venn y N’Kalla, chico y chica que hasta ahora han vivido una infancia de rivalidad imbuida por la esclavitud a la que estaban sometidos en el Casino Cósmico. Un buen prólogo para que los 4F se adentren de lleno en Imperio.