Inicio Cine Cine de culto Cine de culto: Las otras Guerras Estelares

Cine de culto: Las otras Guerras Estelares

Durante el largo espacio en negro que supuso el fin de ‘Star Wars’ en 1983, con el estreno por aquellos años de EL RETORNO DEL JEDI, y hasta que se comenzó de nuevo a oír hablar del rodaje de nuevas entregas por parte de George Lucas, hacia 1995 (y que culminó en 1999 con el estreno de ‘La amenaza fantasma’, inicio de lo que se llamó Precuelas) era previsible hasta para los más desconocedores, que se abría la veda salvaje y sin control para todo un río desbordado de imitaciones de la llamada Serie B, de películas que aprovechando el tirón de las galaxias, nos estaba a punto de inundar.

Por aquellos años se rodaron muchos filmes de este tipo, pero yo he querido aquí hacer memoria sobre cuatro películas concretas. Las seguramente más celebradas y con un valor realmente más sólido sobre lo que, dicho en un lenguaje misericordioso no vale ya la pena ni entrar en recordar. Estas películas son:

Si bien ya la misma ‘Una nueva esperanza’ (1977) marcó un antes y un después del cine de aventuras espaciales, El Retorno del Jedi dejó una pauta muy reconocible en algunas de estas imitaciones o intentos de clonación, por la naturaleza desbordantemente novedosa que supuso la tercera entrega de Star Wars.

Vamos a hablar un poco de estas cuatro cintas, porque en este momento merece la pena quizá que los cine-adictos las recuerden y los más jóvenes sepan que existen.

El Humanoide (1.979)

La más antigua o una de las que más. Aborda un mundo futuro donde el desierto lo invade todo a nivel planetario. En él existe una estación terrestre poblada por científicos y militares y cierta mañana, una nave aterriza en la base y se produce una escaramuza que recuerda poderosamente escenas de los rebeldes en la base de Yabin, en A New Hope.

La acción la protagonizan un soldado rebelde, Nick (Leonard Mann), una científica (Corine Clery) un niño oriental, Tom-Tom (Marco Yeh) al que durante el film veremos realizar mudras (gestos de poder) con las manos como los que por cierto luego efectuará Luke Skywalker en ‘El Retorno del Jedi‘ (a veces la imitación se da al revés, película de gran presupuesto adopta cosas de cine de Serie B) Golob, el Humanoide, un enorme gigante, interpretado por el recientemente desaparecido Richard Kiel (de la serie de James Bond, donde interpretaba al gigante Tiburón que lucha muchas veces con Roger Moore) quien es un viajero espacial que lleva por acompañante un robot que parece un perrito. Será manipulado mentalmente para tomar otro aspecto y realizar maldades a favor de un Imperio de déspotas, liderados por la actriz Bárbara Bach (La Espía que me amó).

el humanoide

La trama es totalmente un maremagnum sin sentido de viajes, idas y venidas, despegues, aterrizajes y todo ello teniendo por verdadero propósito imitar casi al 100% La Guerra de las Galaxias de 1977, incluidas tropas de asalto clónicas, estas de color negro, un speeder igual que el que usan Luke y Kenobi en A New Hope y hasta un Darth Vader, este de nombre Lord-Graal, interpretado por Ivan Rassimov que lleva un casco de samurai japonés y medio rostro cubierto (se le ven los ojos). Golob se volverá bueno al final ayudando a los héroes y Tom-Tom revelará ser un anciano sabio procedente de otra dimensión, pues en momentos clave es auxiliado por dos encapuchados de blanco que en silencio luchan por él con arcos de flechas láser.

 

Al final del film, se produce un duelo extraño a bordo del destructor enemigo (de sospechoso parecido con los destructores gigantes del Imperio de Star Wars) entre el piloto humano y Lord Graal pero esta vez no hay espadas de luz, sino las manos del malvado, que se encienden con luz láser y disparan rayos letales de los que el rebelde se defenderá usando (a falta de otro arma mejor) una cañería de la nave…

El final de la cinta será casi lo mejor, con unas instalaciones que evidencian alguna factoría química alquilada para el evento, efectos especiales dignos del mayor novato de primer año de carrera de dirección de cine. Uniformes impecablemente blancos, malos que caen como títeres de puesto de tiro al pato en la feria…

Al menos, el final es enigmático y mítico: Tom-Tom revela quién es y embarca en un navío de cristal con sus amigos los monjes blancos encapuchados, poniendo rumbo al sol.

Metalstorm (1.983)

Es sin duda para mí la mejor. Estrenada en España hacia el año 1985, Metalstorm presenta una extraña aventura donde Dogen, un joven Ranger (quien parece haber pertenecido antaño a algún cuerpo militar o policial. Lleva algo que pretende ser graduaciones militares en las hombreras) aparece en la película recorriendo los caminos a bordo de un destartalado y herrumbroso vehículo tipo jeep futurista, en una época post nuclear, buscando algo.

En medio de esa búsqueda, encuentra una explotación minera donde una joven y su padre han sido atacados por el hijo de Jared Sin, un déspota local que pretende unificar varias tribus de guerreros bajo su mandato.

Este Ranger logrará que la chica, cuyo padre ha sido asesinado por Baal, el hijo de Jared Sin, se una en su búsqueda y lo acompañe.

Durante esta correría, llegarán a un asentamiento de comerciantes y mineros donde impera la ley del más fuerte. Las escenas tienen todo el aire de la cantina de Mos Easley en ‘Una nueva esperanza’. Dogen contacta con un viejo seeker llamado Rhodes (Tim Thomerson) que no sin ciertas reticencias, aceptará acompañarlo, tras librarle de dos pistoleros que estaban maltratando a un cíclope.

En las peripecias que siguen, tanto Dogen, el Ranger, como su amigo Rhodes, llegarán a La Ciudad Perdida, donde un viejo ídolo bestial de los cíclopes alberga una joya: una máscara de cristal que puede proporcionar visiones y transportar a su poseedor a acontecimientos distantes.

Metalstorm

En este film, los cristales, más bien con el aspecto de cuarzos, encierran un gran poder y el mismo Jared Sin, posee un cristal rojo que mata a todos a cuantos toca con él.

Hacia la mitad y final del film, se puede asistir a toda una serie de persecuciones de jeeps y vehículos ligeros de los bandidos del páramo, bajo las órdenes del biónico Baal, la mayoría fútiles y penosos. Los mismos, recuerdan bastante a momentos del metraje de la original Mad Max, de Mel Gibson.

Tras apoderarse de la máscara de poder, los cíclopes aprehenden a los dos aventureros y por haber robado el tesoro, deberá enfrentarse con armas blancas a Hurok que es el enorme líder de los cíclopes (Richard Moll, actor de elevada estatura que interpretó en los finales años 80 al ujier de la serie televisiva Juzgado de Guardia, pasada aquí en 1989 por TVE).

Dogen saldrá ganador y le perdonará la vida a Hurok, lo cual le servirá de ayuda más tarde, cuando al final del metraje se enfrente a Jared Sin.

Decir de este film que está envuelto en una atmósfera que desprende olor a gasolina y arena caliente del desierto. Los malos son dos tipos de razas, una que carece del ojo derecho, lo tapan con parte de su casco y otra raza que lleva una máscara que protege sus ojos y un trapo que cubre su boca. Todos ellos tienen un descarado parecido con los piratas de rostro abrasado del Palacio de Jabba en El Retorno del Jedi, más concretamente con los Weequays y los Niktos.

El mismo protagonista, es un híbrido de Mad Max y Han Solo. Rezuma cuero y aires de chulo barato, aunque tiene una pinta de despistado que cuesta creer (salvo porque la acción se atiene un guión escrito) que logre vencer a nadie, salvo si acaso a un resfriado.

MetalStorm fotograma

Krull (1.983)

Con el exitoso actor por aquellos años Ken Marshall, popular por su serie televisiva Marco Polo, Ken interpreta al príncipe Colwyn, hijo de un rey local del mundo lejano de Krull (la acción no transcurre en la Tierra). Krull es un mundo de aspecto medieval pero posen cierta tecnología y para evitar la invasión de un déspota monstruoso con poderes mágicos llamado La Bestia, líder de unos enormes extraterrestres llamados genéricamente invasores (la mayoría vestidos de negro armados con picas de fuerza, aunque hay otros que visten de blanco) se forzará un matrimonio entre Colwyn y Lyssa, hijos de dos monarcas enfrentados desde antaño.

Tras una boda interrumpida por el asalto de varios cuerpos de invasores, Lyssa es secuestrada y llevada a la Fortaleza Negra, como una montaña que vuela por el espacio y cada día se mueve de un lugar a otro del planeta por artes misteriosas, impidiendo así todo plan de asalto.

Para enfrentarse a este horrendo y poderoso ser, Colwyn será conducido y guiado por Ynir El Anciano (Freddie Jones, actor en El Secreto de la Pirámide, Dune y El Hombre Elefante) hasta ciertas montañas donde en una caverna se halla hundida en magma un arma legendaria. Un arma increíble y de renombre en todas las leyendas, La Garra de 5 puntas: que puede ser operada a distancia con la mente como un boomerang, letal en manos de un digno dueño.

krull

Ynir, guia a Colwyn hasta la aventura y será como siempre un eremita, muy parecido al Obi Wan de Star Wars (muerte de este otro sabio incluida).

En la cinta aparece la Vidente de la Tela de Araña, Lyza, una anciana que en otros tiempos fue amante de Ynir (en su caso interpretada por la hermosísima y talentosa actriz británica que fue sex symbol en los 80, Francesca Annis, célebre por films como Dune, 1983) Lyza la vidente, revelará con sus poderes a los aventureros, Colwyn, Ynir, Ergo, un mago atolondrado y poco hábil y un grupo de forajidos de las montañas (entre ellos Keegan, un aun desconocido Liam Neeson, quien ya había aparecido en Excalibur poco antes) la ubicación de la Fortaleza Negra un día después, pero estaba a mil leguas, por lo que deberán apoderarse de un grupo de yeguas de fuego que pueden cabalgar tan aprisa como el viento y recorrer 1000 leguas en un día.

liam neeson Krull 1983

Un gigante, Errel, será su guia. Errel es un cíclope que posee grandes fuerzas y visión del futuro. Errel usa una horca de agricultor como arma personal. Errel odia a los invasores porque su líder engañó a su raza hace años. Estos le pidieron poder conocer el futuro pero el único futuro que les fue concedido ver, fue el dia de su muerte.

Errel los guia en yeguas de fuego hasta la Fortaleza Negra, a donde llegan muy pocos. Muchos encontrarán la muerte en la ciénaga y a los pies de la nave-montaña, alcanzados por armas de los invasores. Errel mismo encontrará su fin, ayudando valerosamente a los aventureros a penetrar en la base maligna.

Colwyn medirá sus fuerzas con La Bestia, haciendo uso no sólo del poder de la garra de 5 puntas, sino del fuego que su prometida le entregó como parte del ritual mágico de matrimonio, interrumpido al comienzo del film en el castillo del padre de Lyza.

Krull es una Star Wars medieval con un extraño aspecto italiano, pero no gozó de mucho impacto y quedó como una de tantas imitaciones que con los años, ahora nos resulta simple y un tanto infantil.

Ice Pirates (1.984)

los piratas del hielo ice pirates

Ice Pirates o Los Piratas del Hielo, de 1984, es una de las películas que mejor imita el fenómeno que fue El Retorno del Jedi, pues incluye naves espaciales, piratas del desierto y una tripulación que casi al milímetro clona a Han Solo y Lando Calrissian.

Robert Urich (actor que debutó en la serie policíaca Los Hombres de Harrelson, serie mítica de fines de los años 70) en una de sus últimas películas de acción, encarna a Jason, pirata capitán de la nave de los héroes. Con un segundo oficial que es Roscoe (Michael D. Roberts) un hombre de color y artillero, una oficial de puente que es una joven Angelica Huston y Mary Crosby como Princesa Carina (un estilo de princesa Leia). Acompañan a los humanos bandoleros un escuadrón de robots, armados con espadas y hachas. Algo torpes y cómicos.

Los malos son un ejército de Templarios del Espacio, ataviados con mallas de combate y cascos al más puro estilo medieval que usan espadas y pistolas láser. Igualmente utilizan unos robots de asalto bastante respetables.

Existe carencia de agua en los planetas y esta es tan valiosa o más que el oro, un tema que ya hace 30 años muchos prospectivos anunciaban llegaría en el futuro de la Tierra, por lo que las guerras en ese sistema estelar son para robar bloques cúbicos de hielo, lo cual motivará parte del metraje.

Al final del film, los piratas buenos deberán escapar de los templarios a través de un agujero negro, lo cual los hará viajar en el tiempo, creando un tiempo paradójico alternativo doble, del cual logran escapar. Peligro este que le será avisado al capitán de la nave heroica por un antiguo compañero de fatigas, Lanky Nibs, que ahora vive en el desierto, con la única compañía de perritos de la pradera y crías de jabalí y que ha envejecido 30 años en 30 minutos, por culpa de una maniobra errónea, viajando en el hiper-espacio…

En este momento del film, asistiremos a un momento absolutamente cómico donde los protagonistas de uno y otro bando, resuelven un abordaje espacial mientras envejecen rápidamente, llegando a crecerles el pelo de manera destornillantemente exorbitada.

ice pirates

Algunas notas de humor y unas breves escenas de sexo, decentemente resueltas eso sí, ilustran una cinta que pasó al olvido muy pocos años tras su estreno, debido seguramente al alto número de imitaciones que sembraron los video-clubs, hasta el cambio de tercio unos años después, con la llegada de otro tipo de cine basado en nuevos actores y nuevos temas. Films como Los Intocables de Eliot Ness en 1987, Ghost en 1992 o actores novedosos como Jean Claude Van Damme con su Cyborg, Doble Impacto así como la segunda parte de Rambo en 1989 o los films de acción de Steven Seagal, La Caza del Octubre Rojo también de 1989 y sus secuelas, basadas en novelas político-militares de Tom Clancy como Juego de Patriotas que luego encarnó Harrison Ford, interpretando al mismo protagonista, el dr. Ryan. Films todos ellos de tinte espionaje y conflicto internacional post guerra fría o artes marciales, sepultaron para años el cine de espacio y naves estelares.

Aun así, hubo algunas producciones que regresaron e insistieron ocasionalmente en el tema. Películas como Enemigo Mio, de 1.985 o Asesinos Cibernéticos de 1.995 y por supuesto las perennes y eternas entregas esporádicas de Star Trek, que como siempre iban y venían a su aire, sin importarles demasiado la tendencia internacional.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!
1

Yo no se en que cabeza cabe poner a Krull como una imitacion de star wars, Krull es un clasico de la fantasia ochentera, podria compararsele tal vez con el señor de los anillos pero una comparacion mas adecuada seria con la historia sin fin o el mago de terramar , Krull es cine de fantasia que no tiene nada que ver con la ciencia ficcion, no tienen ningun parentesco para poder comparar ambos filmes, Krull ademas no es una pelicula ignorada, es una obra clasica en el cine de fantasia junto a la Historia sin fin, Laberinto , Dark Crystal etc. ,