Noticias / Cine / Críticas de cine / Héroe de Barrio. Grandes dosis de comedia, optimismo, y amistad
Críticas de cine

Héroe de Barrio. Grandes dosis de comedia, optimismo, y amistad

En Héroe de barrio, Paula es una niña que juega en un equipo de fútbol infantil femenino y pide a su padre, Luis, que le traiga a final de temporada al jugador del Betis Joaquín, de quién éste finge ser un buen amigo. Luis se apoya en su padre, un ex boxeador, y en su amigo Lito para intentar recuperar el amor de su mujer, que ahora vive con una nueva pareja, y cumplir la promesa a su hija. Todos ellos, personajes característicos de un barrio popular sevillano, vivirán divertidas peripecias para conseguir hacer realidad el deseo de la más pequeña.

La directora Ángeles Reiné firma, además, el guion de esta comedia junto con Antonio Prieto. Está protagonizada por Antonio Pagudo, Luna Fulgencio, y Lisi Linder.

Crítica de Héroe de Barrio:

Podemos disfrutar de una comedia en la que se intenta mostrar lo mejor de las personas, que pueden convivir en cualquier barrio de nuestras ciudades, y que luchan cada día por salir adelante.  En este caso la historia se centra en un barrio humilde de Sevilla, en el que Luis que regenta  un bar, y su exmujer, intentar ofrecer un futuro a su hija Paula, que sueña con ser futbolista y llegar algún día en jugar en la selección española femenina de futbol.

Luis tras fingir que es amigo del jugador del Betis,  Joaquín, se va enredando cada vez más en su propia mentira, cuando promete traer a Joaquín a la inauguración de la temporada de futbol, de las niñas del barrio.  Comienza así una serie de situaciones divertidas en la que Luis intenta ponerse en contacto con Joaquín.

Con grandes dosis de comedia y optimismo, y una pequeñísima  pizca de drama, transcurre está divertida historia, que nos muestra que lo más importante no es el dinero o la fama que se tenga, sino los buenos amigos que te rodean.

A modo de ídolo inalcanzable aparece a ráfagas el jugador Joaquín, que todos conocemos lo simpático, bromista, y excelente jugador que es, que se presta a aparecer en varias ocasiones, y como no, dejar unos chistecitos de su cosecha en los créditos finales de la película.

Sin grandes presupuestos o efectos especiales, y sin ningún drama que nos entristezca, podemos disfrutar de esta divertida comedia  llena de optimismo, y de lucha por un futuro mejor para nuestros hijos.

Te recomendamos