Cómics / Hellstorm de Warren Ellis. Cuando Marvel quiso tener Vertigo
Cómics

Hellstorm de Warren Ellis. Cuando Marvel quiso tener Vertigo

Hellstorm, la primera obra de Warren Ellis llevaba las fronteras de lo que permitía Marvel en sus hasta el límite, de hecho, hasta el infierno y de vuelta

Daimon Hellstorm nació durante una época de moda ocultista, y en los 90, con la ola del terror y los monstruos con un aire casi romántico, fue recuperado. La serie no duró demasiado, algunas de sus hermanas espirituales como Ghost Rider tuvieron más oportunidades. Panini reúne la última etapa de la serie del Hijo de Satán, escrita por él en ese momento desconocido Warren Ellis, y ahora una reconocida estrella del cómic, demonios, sangre, terror y misterio se unen en la vida de Daimon Hellstorm.

Durante los noventa la Casa de las Ideas aumentó su producción, añadiendo líneas como la de los Hijos de la Medianoche o 2099, recuperó personajes secundarios y creó nuevos grupos, a veces con nuevos protagonistas y en otras ocasiones con veteranos en sus filas. Con la crisis del fin de siglo la mayoría de estas colecciones fueron cerradas debido a las bajas ventas en un mercado saturado de títulos súper heroicos, y en el que los premios iban casi siempre a la Distinguida Competencia, y a Vertigo, su línea más adulta.

Daimon Hellstorm fue un secundario que nació durante los convulsos 70, una época donde el misticismo, y el satanismo volvieron a coger fuerza. El personaje era el hijo de Satán, si, el de la Biblia, pero combatía a su padre por ayudar al ser humano, y salvar sus almas del infierno. No gozó de gran popularidad, pero llegó a formar parte de los Defensores y formó pareja sentimental con Gata Infernal, un personaje muy querido. Tras un largo olvido, Rafael nieves y Michael Bair retomaron al personaje, tras alguna aparición en títulos de los Hijos de la Medianoche que controlaba Howard Mackie, y lo transformaban físicamente, con un aspecto más infernal, y con una actitud más dura y peligrosa, más de los 90 y sus barbas de una semana y gabardinas sucias.

Al equipo acabó incorporándose Leonardo Manco, un artista de líneas sucias y con una clara tendencia al feísmo y al terror. Tras la salida de Nieves, Marvel decidió emular a sus competidores, y buscar un escritor del otro lado del charco, un joven Warren Ellis. Con él, llegó una ola de salvajismo, brutalidad, crueldad, y un giro sobre el personaje que lo convertía en un puntal dentro de los estamentos de poder dentro del mundo sobrenatural de la Casa de las Ideas. Tanto gustó que se le concedió el permiso para otra serie, Satana, hermana de Hellstorm.

  Teoría de Por qué entregó Doctor Strange la gema del tiempo a Thanos

No cuajó y nunca vio la luz, pero permitió a Ellis contar la historia de un vengador secundario, el Doctor Druida. La miniserie Druida pasó de 8 a 4 números, dejando en agua de borrajas la historia sobre la magia, los poderes que manipulan la realidad, y la mística de la secreta orden britana, pero nuevamente le proporcionó a Ellis otra serie, el Doctor Extraño. El escoces había ganado fama de oscuro, y al final tampoco se mantuvo en la serie, pero seguía colaborando de forma más o menos regular con Marvel, después de confirmarse su gran capacidad, hasta nuestros días.

En el escaso año que pudo dirigir el destino de Daimon, Ellis se encargó de crear un misterio sobre qué era Hellstorm ahora, porque ya no era un superhéroe, ni un medio demonio, era algo más. A base de pequeñas sagas de máximo 3 números, planteó el cambio, y el objetivo del personaje. Añadió secundarios nuevos, un satanista que recuerda al creador del movimiento en el mundo real, una justiciera satanista que sería un interés amoroso, y resolvió algunos cabos que habían quedado colgados de la anterior etapa. Sobre todo, cerró la historia con Gata Infernal, que había quedado destrozada tras bajar al infierno a recuperar el alma de Daimon. Con su estilo aún no muy definido, Ellis era cortante, cruel, directo, con un lenguaje que se movía entre florido y barriobajero, su voz ya era fuerte, pero aún no estaba bien perfilada ni construida.

  China solo estrenará 1 película de Estados Unidos en 2022

La evolución de Leonardo Manco al dibujo desde que aterrizó en el 6 número de la serie, hasta la serie de Druida, es espectacular. El artista, gustoso de las grandes manchas oscuras, de las rayas y de forzar las perspectivas, se acompañó de un color que muchas veces se convertía en monocromático para destilar horror en sus viñetas. Una capacidad que afinó y mejoró con el tiempo, siendo más efectivo y elegante, pero sin perder ese salvajismo inicial.

El tomo que Panini ha editado, recupera los últimos 12 números de la serie, la miniserie Druida, y el primer número sin publicar de Satana. Con unos extras maravillosos, que incluyen las paginas originales de otro número que tampoco vio la luz de Ellis, y las pruebas de color de Ariel Olivetti para la serie de la hermana de Hellstorm.

Hellstorm de Warren Ellis es una obra primeriza, notable en lo relativo a lo que desarrolló dentro de una editorial tan “blanca” como Marvel, pero que todavía no aprovechaba ni contaba con todo el potencial de Ellis. Una obra que ejemplifica lo que fueron los 90, malas actitudes, mucha violencia, y personajes molones, pero también la impaciencia y los recortes a los autores, que muchas veces veían sus obras cerrarse sin que pudieran acabar su trabajo.

  Espectacular nueva colección de figuras de Masters del Universo