Inicio Cine 'Hamelín', el cine independiente en España

'Hamelín', el cine independiente en España

704

España es independiente. Nuestro cine experimental y de bajo presupuesto no adquiere el mismo respeto y seriedad con los que se contemplan los filmes europeos  y norteamericanos, pero no cesan los esfuerzos por conseguirlo. Cada vez son más los directores, realizadores, productores españoles que se atreven a cautivar al espectador dejando atrás los guiones burdos y la tan manida Guerra Civil.

Poster Hamelin
Poster Hamelin

Hamelín forma parte de estos intentos de consolidar el género independiente en España. Carlos Rivero y Alonso Valbuena son los creadores del supuestamente intrigante largometraje estrenado este año.

Quince minutos de viejas cintas de vídeo protagonizadas por dos hermanos introducen al espectador (no sé si expectante o ya aburrido) en el filme. La historia gira alrededor de las experiencias paranormales que sufre desde niña la hermana mayor, una agobiante carga que la enloquece.

Son dos partes las que componen el filme. La primera refleja el diálogo que mantienen ambos hermanos mientras visualizan las grabaciones familiares. El momento hogareño perfecto para revelar que ve fantasmas desde los tres años. El diálogo ha sido grabado en forma de plano secuencia. Esta primera parte no transgrede los límites de lo real. Quizás un fantasma no sea el eje del realismo, pero sí una conversación sobre ellos.

La segunda parte tiñe de ficción lo que en un principio se podía comprender sin necesidad de mascar mucho. Se suceden escenas en blanco y negro entendidas como visiones de la hermana. Estas imágenes representan a ambos hermanos perseguidos por una fantasmagórica figura que sujeta un instrumento similar a una flauta.

La película no satisface del todo al espectador. No consigue atraparlo. Es un ritmo demasiado lento incluso para los breves 62 minutos que dura el filme. Sin embargo, rompo una lanza a favor de estos dos guionistas y directores. Es interesante visualizar su obra como una prueba, un intento de cine independiente. Hamelín es un ejemplo del cine experimental que se está cociendo a nuestro alrededor sin necesidad de pasaporte.

Un último apunte acerca de esta película es que forma parte del movimiento #LittleSecretFilm. Este gran proyecto invita a todo cinéfilo emprendedor a coger su cámara y hacer realidad esa idea a la que tanto tiempo lleva dando vueltas. #LittleSecretFilm impone una serie de normas que harán del rodaje una experiencia extrema y seguro que divertida. Aquí os dejo el enlace que os llevará al manifiesto del proyecto, quizás así entendáis las limitaciones a las que los realizadores de Hamelín han tenido que hacer frente.