Cómics / Grendel Tales Volumen 1. Cuando el diablo se entregó a otras manos
Cómics

Grendel Tales Volumen 1. Cuando el diablo se entregó a otras manos

La creación de Matt Wagner pasó a nuevas manos y mutó, cambió, evolucionó, el diablo se transformó en legión en Grendel Tales

La colección que englobó las iteraciones del personaje de Matt Wagner, Grendel, llega de forma completa a España por primera vez. Solo un puñado de series han visto la luz en nuestro país. Y Planeta Cómic repara este gran problema con dos tomos que recopilan todas las Grendel Tales en un formato de lujo para los seguidores del Diablo.

En Grendel, Matt Wagner pudo probar nuevas formas de hacer , cambiando tanto las formas como los contenidos, usando todas las herramientas del arte secuencial y entrando en géneros que no había probado. Tras muchos años, era hora de un nuevo cambio, el definitivo, dejar a otros jugar con sus juguetes.

Wagner dejó que artistas y escritores tanto veteranos como nuevos en el mercado contarán una historia del futuro de su personaje. Algunos son hoy estrellas y otros ya eran conocidos, pero todos dejaron huella en el mundo de Grendel. Con mayor fortuna artística en algunos casos y un poco menos inspirados en otras, terminaron de crear el mundo que Wagner inició.

En este volumen encontramos las primeras series que continuaban directamente la saga War Child, en el futuro, Grendel Khan domina el mundo, y los diablos son muchas cosas, un ejercito, policías, ladrones, bandidos, todo lo que el legado de Hunter Rose podría dar.

En Venerar al diablo la primera historia, y la más corta, nos encontramos con una historia de amor fanático a una idealización, y su choque con la realidad. Steven Seagle y Ho Che Anderson se centran en la historia, en crear un ambiente y unos personajes creíbles, que cuentan la historia de un futuro donde la tiranía se ha escondido tras la máscara de un gobierno benévolo. Con una historia que podría enmarcarse en muchos tiempos y lugares, reclaman el despertar de la conciencia para no dejarse arrastrar por sueños adolescentes, si no por el corazón de cada uno y su capacidad para decidir por qué merece la pena luchar.

Si hay dos nombres que destacan en el tomo son los de los autores de Cuatros Diablos, un infierno: James Robinson y Teddy Kristiansen. El primero ya era un guionista reputado en el mundo superheroico y el segundo acababa de llegar al cómic USA dejando huella con su arte expresionista y casi pictórico. Y en esta serie no se contuvieron lo más mínimo.

La historia de cuatro Grendels y un detective en el sur, en el Infierno. Genero negro puro, pero también con con batallas a espada, vudú, arte, partidas de poker, colmillos y legados reales. Robinson juega con la forma más primordial del relato de detectives, y lo llena de todo lo que puede ser Grendel, honor, amor, decisión, miedo, corrupción, redención, porque la historia es la de un detective que tiene que ir a Nueva Orleans a jugar con demonios, y puede perder su alma y su vida en el proceso.

El martillo del diablo de Rob Walton usa a Grendel y su mundo de una forma tan personal que casi se despega de lo creado totalmente para llenar las páginas de una alegorías sobre la religión, la violencia, y el fanatismo. Un hombre en busca de venganza contra unos diablos que arrasan todo a su paso acaba encontrando a Grendel, y con las herramientas del diablo intenta destruir a l diablo. Dogmas, exorcismos, milagros y mentiras rodean el misterio de lo que ocurrió y porqué ocurrió, el desenlace no estará falto de sangre.

Paul Grist es otro de los nombres conocidos de este volumen 1, gracias a sus incursiones en la novela negro con Kane;, los superhéroes con Jack Staff o Mud Man, el británico goza de popularidad entre su gremio y tiene un fiel grupo de seguidores.

El diablo entre nosotros es una historia de hombres encerrados al más puro estilo Rio Lobo de Hawks, o quizá a LA Cosa de Carpenter. Un grendel acaba llegando a una estación de investigación en medio del polo, mientras algo amenaza la misma, una fuerza misteriosa que produce temblores de tierra cada vez mayores. Poco a poco se desvelan los misterios en el interior del edificio y de sus ocupantes, paralelamente conocemos la historia de este diablo perdido que será el héroe forzoso. Con un buen dominio del ritmo la trama avanza con calma pero sin dejar al lector descansar, siempre ocurre algo. Sin ser de sus mejores obras deja claro que su capacidad de repartir y exponer la información es notable. SI bien el uso de flashbacks no suele ser muy atractivo, es un sello de Grist, y su habilidad para introducirlos para cambiar tiempos y romper ritmos hace que sean un recurso muy potente.

Y por último, lo que fue una miniserie y acabaron siendo dos cierra el tomo. Diablos y decesos establecía el escenario en Europa, en la antigua Yugoslavia, en medio de la desaparición de Grendel Khan. Sin Jupiter Assante el imperio se desmoronaba, y las viejas rencillas y odios volvían a surgir. Darko Macan y Edvin Biukovic vivieron la guerra de la antigua Yugoslavia, y la trasladan a un futuro cercano, donde los clanes, las tribus, actúan de representaciones de los pueblos de los Balcanes. Una obra cruel, descorazonadora y emocionante. Estéticamente bella, y detallada, con un tempo ligero, donde todo fluye, vemos la vida en ese mundo en guerra, sus cabronadas y sus demostraciones de valor y honor. Biukovic falleció unos años después de cáncer, en el momento más álgido de su carrera, y camino de ser una estrella del dibujo, aquí deja una obra más europea que americana, y encaja como un guante con la historia.

A la espera de la publicación del segundo volumen que completara la duología de Makan y Biukovic y continuará con este legado del diablo, tenemos un tomo que contiene historias notables, algunas de acción, pero sobre todo un ejemplo de como Grendel influyó en sus lectores.

Te recomendamos