Inicio Cómics ‘Grayson, Volumen 3’, el espía que me engañó, el espía que abandonó

‘Grayson, Volumen 3’, el espía que me engañó, el espía que abandonó

Compartir

El nuevo espía empieza a dudar de muchas cosas. De su mentor que no responde, de la necesidad de Spyral, y de sus compañeros. Grayson llega a su volumen 3 con un nuevo giro inesperado, cuanto menos.

Grayson vol 3

Si su moral no ha cambiado y su código al final encaja con su nuevo trabajo, Dick empieza a ver que su trabajo no es lo que se esperaba. Su líder y sus compañeros tienen agendas ocultas y el tiempo empieza a hacerse pesado, no hay señales del murciélago y el antiguo Nightwing necesita instrucciones. Tendrá que hacer lo que mejor se le da, un salto, una acrobacia, y caer de pie.

Finalmente Spyral ha conseguido un buen número de los tan codiciados órganos. Tienen un gran poder guardado y sellado, siguen siendo los que ocultan los grandes secretos que podrían cambiar el mundo al público, pero, ¿y si alguien decidiese qué esos secretos deben ser revelados? A Dick le cae el muerto de detenerlo. Pero ahí no acaba el lío, le toca entregar algo muy, muy peligroso a un hombre muy, pero que muy peligroso, el hombre que lo mató.

Grayson-Mikel-Janin2

Tom King y Tim Seeley siguen haciendo de las pelis de James Bond un juego de niños, de las poses chulescas de nuestro acróbata favorito un estilo a copiar, y lo hacen en medio de un montón de peleas, tiroteos, secretos, mentiras, y juegos dobles y triples de espionaje y asesinato. Grayson sigue en buena forma y continúa con sus sorpresas, con sus cambios inesperados, ahora toca un giro total, y funciona. Vuelven a lanzarse a investigar la psicología de Dick, esta vez en relación con su “muerte”, con su idea de justicia y del bien, porque a veces hacer el bien no es justo.

A los lápices tenemos al español Mikel Janín, que sigue demostrando que es una apuesta segura, con su capacidad para acción bien demostrada encaja como un guante en una historia que avanza a golpes y carreras. De líneas definidas y con personajes detallados y expresivos, Janín plantea las páginas como una película de acción. Grandes planos para las peleas y una composición de viñetas continúa para los diálogos y momentos más informativos.

Cuando Nightwing “fallecía” en Maldad Eterna, muchos no dábamos demasiado por el personaje. Creíamos que fuera de la batfamilia estaría fuera de lugar, que sin traje sólo sería un tipo guapete y gracioso, y gracias a Seeley y King, nos equivocábamos. Su serie aúna la diversión y la acción con un buen repaso de la personalidad de Dick, podemos ver hasta dónde llegará por hacer lo justo, por ese sentimiento que le inculcó su padre adoptivo, pero limpio de esa psicopática actitud contra el crimen que profesa Batman, un sentido puro de la justicia desarrollado dentro de la distinción del bien, el mal, lo correcto y lo necesario.

Grayson-Mikel-Janin2

Y no sólo en Grayson nos quedamos, la nueva Helena Bertinelli, los nuevos secundarios y la inclusión de otros personajes como Midnighter dan aún más empaque a la serie y su desarrollo, personajes como el miembro que viste de cuero de Stormwatch ayudan a fortalecer la idea de que Grayson no ha dejado de ser Nightwing, es un héroe, y que su compañera no ceje en su intento de cumplir su misión sea cual sea el coste, hace que veamos a Grayson, ese hombre que no cree en romper huevos, el fin no justifica los medios. Ese crecimiento del personaje y el establecimiento de los nuevos dota a la serie de gran potencia, y es lo que hace que muchos celebremos la “muerte” de Nightwing, ya que ha traído consigo el nacimiento de ‘Grayson’.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.