Inicio Cómics Frank Miller, el maestro del cómic

Frank Miller, el maestro del cómic

1883

Repasamos la vida y obra del genial escritor y guionista Mr. Frank Miller

Nació el 27 de enero de 1957 en Olney, Maryland, EE. UU. Su primer trabajo para la editorial Marvel Cómics, fue un ‘crossover’ de Daredevil para la colección Spectacular Spiderman en el año 1979, aunque realmente se dio a conocer en su trabajo en Daredevil entre finales de los 70 y principios de los 80. Poco después, para la editorial DC Cómics, dibuja Ronin, un clásico entre los clásicos (este mismo mes de marzo, ECC ha publicado una reedición de esta magnífica obra).

En 1986, de vuelta a Marvel y a Daredevil, se encarga de guionizar la saga Born Again apoyado por los excelentes dibujos de David Mazzucchelli. En esta saga, Miller utiliza la iconografía religiosa como metáfora para contar la caída y renacimiento del personaje. De nuevo en DC Cómics publica su obra más afamada: Batman: The Dark Knight Returns. En esta obra nos muestra a un Batman viejo, encanecido y retirado en un futuro ultraviolento y dominado por los ‘mass media’. Más tarde, de nuevo junto a Mazzucchelli, recrearía el primer año de Batman en la saga de cuatro números Batman: Año Uno. También colaboró junto al dibujante Bill Sienkiewicz en las obras Daredevil: Love and War y la estupenda y esperadísima (en nuestro país tuvimos que esperar unos cuantos años para disfrutarla) Elektra Assassin, contando el pasado de la asesina ninja, inspirado en su homónimo mitológico, el Síndrome de Elektra.

En los años 90, tras abandonar de nuevo DC Cómics, realiza para la editorial Epic Cómics la última obra sobre su creación de Elektra llamada Elektra Lives Again, en la que quiso dar su particular despedida al mundo de Daredevil. A pesar de ello, en 1993 volvió a escribir una historia sobre el personaje invidente, con dibujos de John Romita Jr., llamada Daredevil: Man Without Fear. Después, en la editorial independiente Dark Horse, Miller se encontró con total libertad creativa. Escribe Hard Boiled, una polémica y muy violenta historia junto al dibujante Dave Gibbons, famoso por participar con Alan Moore en la obra Watchmen, y crea la serie limitada Martha Washington: Give Me Liberty y sus posteriores secuelas.

Sin cityEn esa época llega otra de sus grandes obras: Sin City. Concebida para que solo tuviera un número, al final estuvo entregado a ella casi diez años, de 1991 al 2000. En 1998 realiza la obra gráfica 300, en la que narra la batalla de las Termópilas desde el punto de vista espartano. Fue publicada originalmente como serie limitada de cinco números (mayo-septiembre de ese mismo año). El cómic llamó la atención por la decisión de Miller de editarlo en formato apaisado. Cada página fue originalmente ilustrada en un formato de página doble, así que cuando la serie fue publicada en formato de tapa dura, se mantuvo el formato, de manera que cada página era dos veces más ancha que un cómic normal. No faltaron las críticas al bueno de Miller. Fue acusado, por parte de otro colega de profesión (Alan Moore), de cuestionable rigor histórico; también fue acusado de retratar a los persas como unos auténticos salvajes y además fue criticado por imprimir a la obra un fuerte componente xenófobo.

En noviembre de 2001 vuelve a DC Cómics para realizar una segunda parte de la exitosa Dark Knight Returns. Fue una miniserie de tres números llamada The Dark Knight Strikes Again. Con esta obra hubo un gran distanciamiento con parte de sus fans. A unos les pareció que Miller había perdido su toque creativo y a otros les pareció una estupenda historia. Recientemente ha seguido con Batman en la serie All Star: Batman and Robin The Boy Wonder con Jim Lee en los lápices.

En 1987 recibió dos Premios Haxter: mejor guión y mejor historia larga (Dark Knight Returns) en el Salón Internacional del Cómic del Principado de Asturias. En 2011 se anunció a bombo y platillo una nueva novela gráfica de Miller llamada Jerjes (o Xerxes), que retomaría las historias de los famosos espartanos. Supuestamente, este nuevo material de Miller sería la base de la nueva película 300: El origen de un imperio. A comienzos de ese año, Miller entregó los dos primeros números a la editorial Dark Horse Cómics y querían que la publicación de la novela gráfica coincidiera con el estreno de la película para así maximizar las ganancias aprovechando todo el ruido promocional que habría durante el estreno del filme. Pero, parece ser que Jerjes no ha avanzado nada desde hace más de dos años. No se sabe la razón exacta, aunque las malas lenguas dicen que Miller no ha sido especialmente prolífico este tiempo atrás. Además se suma el hecho de que ha estado trabajando junto a Robert Rodriguez, en lo que será la segunda película de Sin City (Sin City: A dame to kill for). Tendremos que aguardar, hasta no sabemos cuándo, para disfrutar de Jerjes. Confiemos en que la espera merezca la pena.

Nací en Zaragoza hace ya muchas lunas. Ávido lector de libros y cómics. Con estos últimos viví los mejores años de mi niñez y preadolescencia. Peleé en las Secret Wars, en las Crisis en tierras Infinitas y fui parte de las Legends; acompañé a Los Vengadores en mil y una misiones, cabalgué junto a Wonder Woman; peleé junto a Logan, Ororo, Scott y compañía; contemplé con tristeza La Masacre de los Mutantes; sentí las llamas del Inferno; mi corazón se quebró como el de Kitty Pride cuando Peter Rasputin se lo rompió en mil añicos; asistí a la aparición de La Liga de la Justicia Europea; luché junto a Batman en The Cult y reí en La Broma Asesina; me vengué junto al hombre de la mascara de Guy Fawkes en 'V de Vendetta'; observé como Surtur intentaba destruir La Tierra y Thor se lo impedía; odié con todas mis fuerzas a Bill Sienkiewicz por su trabajo en Los Nuevos Mutantes, aunque al final le cogí un poquito de cariño; me emborraché junto a Tony Stark y volé junto a él; asistí a las perrerías que le hacía Kingpin al pobre Daredevil; combatí al Doctor Muerte junto a Los Cuatro Fantásticos y sitúe Latveria en mi mapa imaginario; también patrullé con Mahoney, Tackleberry, Hightower y compañía; me aburrí soporíferamente con Darryl, Howard y Rocketeer; fuí un Goonie más; viví las Aventuras en la gran ciudad; viajé junto a Dennis Quaid en 'El Chip Prodigioso' y, por supuesto, en el Halcón Milenario; luché contra los temibles Gremlins y los mortíferos Critters; quise vengar al padre de Íñigo de Montoya; viví, codo con codo, con Christian Slater al filo del abismo; combatí a los vampiros de 'Jóvenes Ocultos', con el histriónico Kiefer Sutherland a la cabeza.... Pasado un tiempo, descubrí el rock, los bares y el calimocho. Me pasé al lado oscuro y dejé de lado todas esas cosas. Nunca del todo, también es cierto. Siempre tuve tiempo para ver una buena película y leer algún cómic que me trasladara a aquellos felices tiempos. Tiempos en los que las únicas preocupaciones que tenía era en qué habría para cenar, en aprobar el examen de mates y en conseguir el cromo que me faltaba para completar mi álbum de 'El Retorno del Jedi'. Hace dos años y pico que creé un blog en el que escribo mis relatos y mis ralladas. Aquí os dejo su dirección: subte76.over-blog.es. Últimamente he colaborado con un relato en un nuevo fanzine nacido en Zaragoza llamado 'Los Diletantes'. Me llaman friki, luego existo.....