Inicio Cine Cine de culto ‘A field in England’: alucine en la campiña inglesa

‘A field in England’: alucine en la campiña inglesa

Compartir
Cartel de 'A field in England'
Cartel de ‘A field in England’

Un mes después del éxtasis de Sitges, seguimos con resaca festivalera. Es el momento exacto para repasar con calma las obras que nos dejaron estupefactos. Si volvemos a echar un vistazo al programa del popular certamen, veremos que hay gran cantidad de películas que han pasado por tierras catalanas sin pena ni gloria. Un ejemplo de estas producciones injustamente perdidas es A field in England.

Esta singular obra inglesa creada por Ben Wheatley (más conocido por sus videos virales que por sus películas, entre las que figuran ‘Turistas’ o ‘Kill List’) ha motivado críticas de todo tipo entre los asistentes al festival. Mientras algunos la consideran única en su género (el cual todavía soy incapaz de definir con exactitud), otros la anuncian como un proyecto experimental fallido. Es interesante observar que la mayor parte de estos críticos justifican su postura a favor o en contra dependiendo de su simpatía al director y no a la película en sí misma.

A field in England es una película experimental basada en la historia de un grupo de desertores de la guerra civil inglesa que buscan desesperadamente un tesoro. Un alquimista, tres excombatientes bastante lerdos y un traidor malévolo dan vida a una obra en la que nada es lo que parece.

Nada más empezar la película, el director nos advierte que en el caso de padecer epilepsia o simplemente querer conservar nuestra integridad mental, no veamos la película. Apenas hemos terminado de leer el aviso y ya suenan los tambores que nos acompañarán a lo largo de toda la película. No hay marcha atrás.

Fotograma de 'A field in England'
Fotograma de ‘A field in England’

El largometraje está rodado en blanco y negro, un aspecto que potencia el efecto estroboscópico al que estaremos sometidos en varias ocasiones. Como señala el título, toda la acción se ha desarrollado en un pequeño campo inglés muy próximo a la zona de combate. A pesar del esfuerzo de Wheatley para introducirnos en la Inglaterra del siglo XVII, el escenario es tan poco creíble que podría ser perfectamente el parque de al lado de tu casa. Es cierto que la caracterización de los actores está muy lograda pero, si el espectador permanece atento, descubrirá que hay algo en el ambiente que no cuadra.

He sido crítica con el escenario porque, en este caso, el espacio es fundamental a la hora de entender el significado de la película. Es muy importante advertir que los personajes nunca van a salir de él, al margen de encontrar o no el supuesto tesoro, parece haber algo que no les permite salir de esa zona. Inconscientemente, llegamos a considerar este espacio como un limbo, un mundo entre los vivos y los muertos en el que los personajes han quedado atrapados. En diversas ocasiones escucharemos a los protagonistas hablar de “el otro lado” del campo, de sentirse “solo sombras”, incluso de cuestionarse si en el otro mundo ya han sido “olvidados”. Si estamos atentos, observaremos que se dirigen a ellos mismos en pasado.

La espiritualidad es muy importante en la película. El aspecto de la alquimia (en la cual se basan para encontrar el tesoro) camufla profundas teorías acerca del alma y de Dios o un ente superior. Encontraremos varios símbolos a lo largo del filme. Uno de ellos es el llamado “espejo mágico” con el cual uno es capaz de ver el pasado, presente e incluso el futuro. La ruptura del espejo mágico explicará el bucle temporal que experimentan en el campo. Otro símbolo reside en una especie de runas o piedras que uno de los personajes vomita cuando se le envenena y que simulan ser el alma del mismo. Y tantos otros…

Esta película merecería un análisis más profundo, pero eso ya es tarea vuestra. Espero que os haya servido esta interpretación de la obra como base para que investiguéis sobre sus distintos significados. No paséis por alto nada de lo que contiene la película, ningún objeto o personaje aparece en vano.


Compartir
Patricia Torres

Humilde cinéfila amante de los filmes más polémicos y enrevesados. Os ayudaré a descodificar aquellas películas que nos traen de cabeza, aquellas que abandonamos en la carpeta de ‘petardos horribles’ y a las cuales siempre otorgamos un cómodo final abierto.

Si buscáis un cine de palomitas, el cual no critico en absoluto, esta no es la mejor sección. Comentaremos películas de culto, películas censuradas, películas dirigidas a una minoría tan reducida que solo el director y su mujer las entienden.

Como no estoy en posesión de la verdad absoluta, me encantaría que comentarais y debatierais conmigo las mayores extravagancias que el cine ha engendrado.