Fast and Furious quebrantó la ley rodando una de sus películas Fast and Furious quebrantó la ley rodando una de sus películas
Cine

Fast and Furious quebrantó la ley rodando una de sus películas

Fast and Furious quebrantó la ley rodando una de sus películas

Para hacer algunas de las escenas más trepidantes, el director Justin Lin y el equipo de Fast and Furious tuvieron que violar la ley, pero el estudio estuvo preparado.

Los personajes que aparecen en la franquicia Fast and Furious no rehuyen quebrantar la ley, y lo mismo se puede decir sobre el equipo que se encargó del rodaje de la tercera entrega Tokyo Race de 2006. La película, dirigida por Justin Lin, en lugar de centrarse en Dominic Toretto (Vin Diesel) o Brian O’Conner (Paul Walker), estaba protagonizada por Sean Boswell (Lucas Black) que fue enviado a vivir con su padre en Japón para evitar un castigo grave.

Mientras estaba en su nuevo entorno, Sean se vio inmerso en el mundo de las carreras donde conoció a Han Lue (Sung Kang), personaje que hemos visto en varias películas de Fast and Furious. Su nuevo amigo sirvió como mentor, pero también estuvo involucrado con Takashi (Brian Tee), el famoso “Drift King” y un hombre con conexiones con el Yakuza. Takashi se convirtió rápidamente en el enemigo de Sean, lo que motivó a este último a demostrar su valía en la nueva ciudad a la que llamó hogar.

Cuando Tokyo Race todavía estaba en desarrollo, el director quería filmar en la capital japonesa para obtener el aspecto y la sensación auténticos de la ciudad.

Más específicamente, el director tenía la vista puesta en Shibuya, uno de los lugares más concurridos de Tokio. La idea era tener una secuencia con un grupo de corredores a la deriva a través de la famosa sección transversal. Obtener un permiso de película es difícil en Tokio, especialmente cuando se trata de extranjeros. Justin Lin había sido franco sobre este hecho, pero se arriesgó. Así que continuó con la filmación de la película de la saga Fast and Furious sin el permiso apropiado. La decisión resultó en un arresto, pero el estudio, Universal Pictures, estaba preparado para la situación.

El estudio era muy consciente de la dificultad de adquirir permisos de cine en Japón. De hecho, la mayoría de las películas ambientadas en la ciudad se graban en otros lugares y se reproducen para parecerse a Tokio. Desde la película de James Bond 1967, Sólo se vive dos veces, las leyes y regulaciones se han vuelto más estrictas.

El proceso es costoso y frustrante, por lo que las películas ambientadas en Tokio rara vez son auténticas.

Algunos directores hicieron todo lo posible para filmar en el lugar. Como el caso de Sofia Coppola negociando fuertemente para rodar Lost in Translation de 2003. Lin, sin embargo, todavía era un recién llegado en ese momento, por lo que se arriesgó. Universal luego contrató a un “señuelo” que permaneció en el set si surgían problemas. Poco después de rodar en Shibuya, la policía expulsó al equipo de Fast and Furious del área. Cuando la policía intentó arrestar al director, el “señuelo” afirmó que era Lin y pasó una noche en la cárcel.

Lin logró obtener algunas imágenes, pero la mayoría de la secuencia de Shibuya se creó a través de efectos especiales. En cuanto al resto de Tokyo Race, la mayoría de la película se filmó en California, específicamente en Los Ángeles. Lin no tuvo problemas y tuvo una experiencia lo suficientemente buena como para regresar por tres secuelas más de Fast and Furious. El cineasta también está al frente de las próximas dos entregas, es decir, la novena y la décima, que deberían cerrar la saga.