Inicio Cine Críticas de cine FALCON, una serie de calidad

FALCON, una serie de calidad

404

Falcon

La pasada semana tuvimos ocasión de asistir al preestreno de la serie de canal + “Falcon”, al que ha asistido nuestro corresponsal en Madrid Gustavo Martín.

Falcon surge de la coproducción internacional de Sky Atlantic HD y ZDF que CANAL+1 estrenará el próximo 11 de diciembre del 2012. La serie del genero policiaco, ha sido dirigida por Pete Travis (Dredd, y En el punto de mira) y Gabriel Range (Death of a President) y protagonizada por Marton Csokas (La deuda), Hayley Hatwell (Capitán América), Natalia Tena (Juego de Tronos) y Bernard Hill (El señor de los anillos). La historia está basada en las novelas de Robert Wilson, ‘El ciego de Sevilla’ y ‘Condenados al silencio’. La serie consta de 4 episodios de los cuales los 2 primeros corresponden al primer libro y los 2 siguientes al segundo libro.

Falcon es un inspector de policía de Sevilla que investiga un brutal asesinato. Su personalidad es algo oscura y misteriosa, aunque esto no le impide ser una genial investigador. Su radio de acción es la Sevilla profunda, donde existe un mundo oculto que se mueve al margen de la ley. Falcón es el hijo de un pintor muy famoso en Sevilla que ha fallecido en el pasado en extrañas circunstancias. Al sumergirse en la investigación descubre que existen conexiones entre el fallecido y su propia familia, por lo que la trama se vuelve más compleja.

Para el escritor de las novelas Robert Wilson: “En lo que se refiere al personaje, es alguien que sufre un trauma importante a lo largo de la película. Creo que Marton Csokas, consigue transmitir esto de una forma muy convincente. Es difícil mostrar cómo te tambaleas cuando tus raíces se tambalean. Necesitas un actor que pueda conseguirlo. No se trata de tener una crisis nerviosa continuamente, pero tienes que creerle cuando ves a este personaje ante la cámara, que detrás hay una persona que sufre y siente dolor”.

La serie mantiene un halo permanente de misterio, y está ambientada en el cine negro. En lugar de ir aclarándonos fácilmente que es lo que está sucediendo, nos hace plantearnos más preguntas a medida que transcurre la historia. Se muestra a la ciudad de Sevilla desde una perspectiva distinta a la que estamos acostumbrados a ver, de una manera más oscura y siniestra.

Según Robert Wilson: “Que Sevilla fácilmente pudiera convertirse en la Praga del sur era a un tiempo una pesadilla y mi inspiración para esta novela. Recuerdo con horror un viaje a Praga que realicé en 2002 al encontrarme con una ciudad tan antigua y bonita controlada de forma tan palmaria por la mafia, con casinos por doquier, dueños de bares forzados a pagar una cuota para su protección, y prostitutas rondando a los hombres durante la noche”.

Nos encontramos ante la posibilidad de disfrutar de una miniserie de 4 episodios que puede saber a poco por su corta duración, pero de gran calidad, en la que se han cuidado mucho los detalles, y con una historia interesante. Podríamos decir que la serie tiene características cinematográficas aunque se haya creado para la televisión. Es muy recomendable para los que buscan ver algo de calidad.

Le damos de nota un 8 sobre 10.

Artículo anteriorEL ORIGEN DE LOS GUARDIANES: Entrevista a Guillermo del Toro
Artículo siguienteCrítica de Amanecer parte 2: Solo para adolescentes.
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.