Inicio Star Wars Explicación del final de ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’

Explicación del final de ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’

Compartir

Una vez visto el Episodio VIII, os explicamos el final de ‘Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars 8)’. ¡CONTIENE SPOILERS EN EL POST!

Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars 8)‘ es una de las películas -para bien o para mal- más impactantes de la franquicia. Y esto se ve amplificado por un final que termina todo lo que George Lucas comenzó en 1977. Aquí no tenemos un giro al estilo “Yo soy tu padre“. Lo más parecido es la revelación de los padres de Rey, que no son nadie, y que es una subversión esencial del enfoque familiar de la saga Skywalker. Pero hay muchas cosas impactantes en el tramo final de la película que se han ido desarrollando durante los últimos 40 años y que exponen gradualmente el futuro de la franquicia.

Luke Skywalker se sacrifica para salvar a la Resistencia y se convierte en uno con la Fuerza en ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’.

El final del Episodio VIII nos trae la batalla de la Resistencia contra la Primera Orden en Crait. Con los speeders destruidos y toda esperanza perdida, Luke Skywalker regresa -aparentemente de la nada- para tener una dolorosísima conversación con Leia en la que hablan sobre la muerte de Han Solo. Luke le dice que no está en Crait para salvar a Kylo Ren y sale para enfrentarse a su sobrino, que trata de destruirlo con el fuego de los espectaculares caminantes de la Primera Orden. Pero falla. Una y otra vez. Ambos se enzarzan entonces en un combate de sables de luz que termina con Luke diciéndole a Kylo que no está allí para acabar con él, sino para dar tiempo a la Resistencia y que esta última escape. Kylo ejecuta a Luke Skywalker pero, para su sorpresa, se revela que su tío nunca estuvo allí. Solo era una proyección de Luke a través de la galaxia, desde Ahch-To hasta Crait.

Luke Skywalker en Star Wars: Los Últimos Jedi

Una vez en su acantilado, desde el Primer Templo Jedi, Luke levita en la roca de meditación y desciende lentamente, a medida que su proyección se desvanece. Agotado por el esfuerzo y consumido por la Fuerza, se derrumba sobre la piedra. La puesta de sol de Ahch-To nos muestra dos soles gemelos, como los de aquel granjero de Tatooine que soñaba con un lugar más allá del polvo de ese planeta. Y termina desvaneciéndose, convirtiéndose así en uno con la Fuerza.

La muerte de Luke es, como la Obi-Wan Kenobi y Yoda, menos una pérdida que una trascendencia hacia la Fuerza. Rey le dice a Leia: “No fue tristeza o dolor, sino paz y propósito“. Tras años negándola, Luke Skywalker permite que la Fuerza vuelva a entrar en él y se da cuenta de cómo puede ayudar a la Resistencia. Una discusión con el fantasma de Yoda mediante, termina por aceptar la verdad. “Somos lo que son ellos. Esa es la verdadera carga de todos los maestros“, sentencia el maestro Yoda.

Rey y Luke Skywalker en Star Wars: Los Últimos Jedi

 

En términos de la saga, Luke es más poderoso que nunca. Aceptar que Kylo Ren está más allá de toda redención es, independientemente de lo que suceda en el Episodio IX, una actitud que ni siquiera Darth Vader tuvo en la trilogía original. La puesta de los dos soles gemelos no solo es un recuerdo de aquella primera película, la de 1977. Sino también el deseo de Luke de irse, de terminar, de volver al punto de partida. Luke, ahora, es libre de regresar a casa. Cierra así el círculo de su vida y plantea preguntas muy interesantes acerca del destino de los Jedi.

La nueva generación de Jedi está ahí fuera en ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’.

Hay una escena, justo al final de ‘Star Wars: Los Últimos Jedi‘, que bien podría significar una escena post-créditos si es que Star Wars tuviera esa tradición. En esa escena volvemos a Canto Bight y recuperamos a esos niños que ayudaron a Finn y a Rose Tico a liberar a los Falthiers en el casino. Están parados, sin nada que hacer. Y aprovechan para contar historias sobre Luke Skywalker y la batalla final en Crait. Pero, de repente, uno de sus jefes les dice que se pongan a trabajar. Uno de esos niños tiene el anillo de la Resistencia que Rose Tico le regala. Usa la Fuerza para agarrar una escoba y, mientras está barriendo, mira al cielo. Está sosteniendo la escoba como si fuera un sable de luz. Soñando con un lugar más allá de las estrellas.

Rey en Star Wars: Los Últimos Jedi

Evidentemente, Rian Johnson trataba de decirnos que hay una nueva generación de Jedi ahí, lista para ser encontrada y entrenada por Rey. La padawan de Luke Skywalker posee los textos antiguos de la Orden Jedi. Pero no solo significa esto. Esta escena refleja ese sino inherente a la saga de Star Wars. El cielo es el paso del tiempo, el movimiento de generaciones y la belleza de ese destino inevitable. Como Luke Skywalker observando los dos soles desde Tatooine. Héroes que, como Rey, provienen de entornos hostiles, poco especiales e incluso olvidados. Regiones perdidas en el tiempo y en la historia.