Inicio Cómics ETERNAL WARRIOR, siempre habrá una guerra para él

ETERNAL WARRIOR, siempre habrá una guerra para él

893

‘Eternal Warrior’  es una nueva colección de Valiant en España, y como va siendo la tónica de esta línea, la calidad gráfica y de la historia la coloca como una de las opciones más interesantes a la hora de adquirir cómics de superhéroes.

Image, Valiant, en general la mayoría de los mejores productos que últimamente se publican, pertenecen las llamadas editoriales independientes, o sellos menores, y ‘Eternal Warrior’ es un buen ejemplo.

Valiant aumenta su catalogo de la mano de Aleta en nuestro país, y lo hace trayendo una de las dos series que más se esperaban, la otra es ‘Quantum & Woody’ y ya está en camino. La historia del avatar de la guerra en el planeta Tierra, del hermano de Aram (más conocido como Armstrong), comienza como no puede hacerlo, con sangre, fuego, batallas y una nueva misión que cumplir.

Greg Park y Fred Van Lente, compañero en Valiant y escritor de ‘Archer & Armstrong’ serie muy relacionada con ésta, fueron los perpetradores de una época de Hulk que muchos recuerdan. Su exilio espacial (enésima relación o salida del tipo verde mas allá de la Tierra, en los 70 parecía más cósmico que el Capitán Marvel), y su posterior regreso con ‘World War Hulk’ (o ‘Hulk y sus amigos contra el mundo’, según se mirará). En ese camino se encargaron del relanzamiento de un secundario clásico como Hércules, y también revitalizaron al dios de la guerra Marvelita Ares. Quizás este último sea el personaje que más parecido guarda con el protagonista de la serie que nos ocupa.

eternal-warrior
Portada ‘Eternal Warrior’ #1

Gilad Anni Padda es el elegido para defender a la diosa Tierra y sus designios en el planeta, es su Puño y su Acero. Desde los albores de la historia humana ha luchado sus batallas, perdido y ganado sus guerras. Pero solo en una ocasión se permitió tener familia. Y como en la tragedia griega, eso le llevo a la perdición, la muerte y la traición rodearon a este guerrero eterno. Y en su inmortalidad residía su fuerza, hasta que decidió que ya no quería más guerras, se retiró y esperó un final. Pero la guerra nunca acaba y la lucha vuelve a llamar a su puerta.

Una imagen de su pasado, un dolor y una traición incurables, y algunos descubrimientos sobre su naturaleza, sacan a Gilad de su descanso. La última batalla le espera, pero esta vez elige sus propios combates y su propia misión. El guerrero eterno vuelve al campo de batalla a matar a todo el mundo, incluso a los dioses.

Greg Park es un guionista curtido en el campo heroico, y  el guerrero eterno es una figura trágica, y se aprovecha de ello para que el personaje no sea solo un guerrero mortal y decidido, es mucho mas que eso. A medio camino entre el viejo soldado que vuelve a la lucha obligado por las circunstancias y el héroe clásico que sabe que todo acabará mal, Gilad camina sin dudas hacia lo que tiene que ser el final. Y Park lo conduce por un camino directo, sin concesiones. Acción desmedida, cultos armados hasta los dientes y descubrimientos sorprendentes.

La historia no concede tregua y el presente del guerrero se mezcla con el pasado, que nos es explicado mediante flashbacks que nos muestran el porqué de su existencia y de su retiro. Un método simple, intercala la trama principal con estos capítulos de historia antigua, y abre en cada número la comprensión sobre la personalidad de su protagonista. Pero si bien lo hace con una narrativa simple, eso no significa que no le falten detalles a toda la historia. El norteamericano cuida los detalles y los personajes, muchos estoy seguro que tendrán relevancia en el futuro, preparando cada secuencia de diálogos para contar mucho en poco tiempo, quién, cuándo, cómo, dónde, porqué, todo es importante en su relato.

El arte es de Trevor Hairsine un autor conocido por su relación con la Marvel y su línea mutante, en ‘Eternal Warrior’ pasa de la ambientación bárbara y primitiva a la actual sin despeinarse, simple y sin buscar excesivo detallismo salva los escollos con soltura y busca mas la acción. En eso ayudan Clayton Crain y Diego Bernard, que se encargan de ilustrar los flashbacks de este tomo.

En el caso de Clayton Crain sólo puedo decir que su arte es simplemente impactante y que es lo mejor de este libro. Bernard cumple con lo esperado sin grandes aspavientos. El dibujo de Hairsine no destaca dentro del panorama actual USA, que en temática superheroica busca la espectacularidad (casi a toda costa), pero cumple de sobra con su trabajo, es rápido y contundente cuando hay acción, y los diálogos fluyen sin apelotonarse, ni dispersarse en las viñetas. Como ya he comentado lo mejor del británico es su capacidad de cambiar de entornos y ambientaciones sin perder fuerza, es más, gana enteros cuando en poco espacio muestra su versatilidad.

No es el cómic del año, no es una obra sesuda, es entretenimiento en estado puro, no busca grandes mentes para compartir o crear grandes pensamientos. ‘Eternal Warrior’ es una buena película de acción que no se pierde en rellenos o en razones vacías. Es el señor de la guerra, y la guerra es su vida, que no esperen los lectores que este cómic emocione, hay que dejar que haga subir la adrenalina y pise el acelerador, y en este primer tomo aun no ha metido mas allá de la tercera marcha.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.