Cinemascomics.com | Cine, cómics y series
Críticas de cine

Espías con disfraz: James Bond para toda la familia

Crítica de Espías con disfraz: James Bond para toda la familia

Blue Sky Studios ha estrenado su última producción animada, Espías con disfraz, una divertida comedia a la altura que cualquier película de la saga James Bond

El próximo año se estrena la nueva película de la saga James Bons, Sin tiempo para morir, pero antes de poder ver por última vez a Daniel Craig interpretando al famoso agente con licencia para matar, Blue Sky ha estrenado está semana Espías con Disfraz una historia que se aleja de otras películas animadas del estudio como las franquicias Ice Age, Rio o Ferdinand, cintas que protagonizan animales para pasar a personajes interpretados por personas, siendo fiel a su característico humor, el estudio homenajea a las películas del famoso agente 007, en el que nos muestran como sería una película de James Bond si su compañero de misión fuera el agente Q (el científico loco encargado de diseñar todos sus cachibaches).

Espías con disfraz: James Bond para toda la familia

Espías con disfraz, es una comedia animada de aventuras con espías ambientada en el mundo del espionaje internacional de altos vuelos. Está dirigida por Troy Quane y Nick Bruno a partir de un guión de Brad Copeland y Lloyd Taylor y una historia adaptada de Cindy Davis inspirada en el cortometraje animado Pigeon Impossible de Lucas Martell. La película cuenta con las voces de Will Smith, Tom Holland, Rashida Jones, Ben Mendelsohn, Reba McEntire, Rachel Brosnahan, Karen Gillan, DJ Khaled y Masi Oka.

(Aviso de spoilers) Espías con disfraz sigue la estructura de cualquier película de la saga James Bond, con una escena inicial que sirve de prologo para pasar después a unos increíbles créditos iniciales que dan pie al inicio de la historia. En este caso en Espías con Disfraz, la historia sigue a un arrogante y confiado agente secreto de una agencia de espionaje americana que adopta para el film la imagen, movimientos, y la voz de Will Smith, Lance Sterling. El mejor espía del mundo, el mejor de los mejores agentes del espionaje internacional y su lema “Yo voy a mi aire”, lo dice todo. Lance es alto, anguloso, viste muy bien y es súper guay. Todo el mundo conoce su nombre, y cuenta con una legión de fans en la agencia. Además como cualquier espía que se precie depende del departamento de I+D para que los genios que lo forman le diseñen sus armas y artilugios para sus misiones.

Uno de esos genios es Walter Beckett, personaje que en su versión original cuenta con la voz de Tom Holland (Spider-man: Lejos de casa). Walter es todo lo opuesto a Lance, además es visto como un bicho raro en la agencia porque diseña dispositivos para no causar daño a la gente, en vez de para destruir y matar. Uno de sus artilugios es una granada que al explotar lanza purpurina y muestra un vídeo con la imagen de un adorable gatito. ¿Por qué? Walter está convencido de que ver a un gatito libera serotonina. De esa forma, quien lo ve se siente feliz, se vuelve menos agresivo y se distrae. Es mucho más seguro que una granada que causa mucha destrucción. Mientras que Lance piensa que hay que combatir el fuego con fuego, Walter cree que esa actitud es sumamente destructiva. Si Walter pudiera salvar al mundo con un abrazo, lo haría.

espías con disfraz fotograma

Esta extraña pareja se verán obligados a trabajar juntos tras la última misión de Lance, en la que este tenía que recuperar un destructivo dispositivo. Lance al entregarlo en la agencia descubre que el maletín que debía contenerlo está vacío y el departamento de asuntos internos tiene pruebas de que Lance lo ha robado y pretenden detenerlo, lo que llevará a Lance a fugarse y pedirle ayuda a Walter para demostrar su inocencia y detener al verdadero culpable. Por lo que deberá pasar más desapercibido que nunca.

La película cuenta con muchas dosis de acción y comedia, pero apta para todos los públicos, en cuanto al diseño de producción hay que destacar el diseño de los personajes principales de Lance al que han sabido plasmar en la animación los movimientos y gestos de Will Smith, así como el del villano, Killian, un personaje digno de cualquier película de la saga James Bond, que en su versión original ha contado con la voz de Ben Mendelsohn, actor al que ya hemos visto como el malo de la película en cintas como Rogue One: Una historia de Star Wars o la reciente El rey de Netflix.

Killian el villano de Espías con disfraz

En cuanto a la historia no solo cuenta con guiños a la saga de James Bond, de hecho también los encontramos a película de espías, Superagente 87 de 2008, esta adaptación de la popular serie creada por Mel Brooks y Buck Henry contaba con un espía muy parecido al perfil que ofrece Espías con disfraz de Lance Sterling, ya que este se parece mucho al personaje que interpretaba Dwayne Johnson de superestrella guaperas de la agencia vitoreado por sus compañeros, que también contaba con un par de desarrolladores de chismes de espía muy frikis algo marginados por sus compañeros al igual que el personaje de Walter. También tienen en común la ubicación de su cuartel general escondido bajo tierra de la Piscina reflectante del monumento a Lincoln en Whashintong DC.

get smart

En definitiva digno homenaje al cine de espías al más puro agente 007, con mucha acción, grandes dosis de humor y moraleja al final del cuento, que combatir el fuego con el fuego sólo trae detrás de sí más destrucción y odio, y que hay que buscar la manera de combatir el mal de otra manera sin necesidad de seguir generando más odio.