Inicio Noticias Especial zombies (y IV): Crítica de ‘Bienvenidos a Zombieland’

Especial zombies (y IV): Crítica de ‘Bienvenidos a Zombieland’

1321
Cartel español de 'Bienvenidos a Zombieland'
Cartel español de ‘Bienvenidos a Zombieland’

Tras repasar ‘Zombies Party’, ‘Amanecer de los muertos’ y ‘Planet Terror’, cerramos el ‘Especial zombies’ con el análisis de ‘Bienvenidos a Zombieland’. Si hace unos días hablábamos de ‘Amanecer de los muertos’, Zack de Snyder, no era por casualidad. En este especial sobre zombies y comedia, esta era la que más se salía de los parámetros a seguir, pero para terminar nuestro análisis con ‘Bienvenidos a Zombieland’ era primordial conocer algunos detalles del ‘remake’ que abrió la veda de nuevo al género.

Y es que si algo también les une es que era la primera película de su director, en este caso un tal Ruben Fleischer, que hasta el momento solo era conocido en la industria por un par de cortometrajes anteriores, así como la participación en alguna serie y en trabajos publicitarios (al menos hasta donde yo sé). Al contrario que Zack Snyder, Fleischer apostó por el humor en lugar del terror, demostrando que también se podía triunfar. De hecho, superó a ‘Amanecer de los muertos’ en recaudación, la cual tenía el honor de ser la más taquillera hasta el momento en el género zombie.

Entrando ya en la película como tal, también al igual que ocurría con la de Snyder, tiene un prólogo que engancha al espectador a las primeras de cambio y que decanta la balanza por una sensación de “me va a gustar”. En este caso, con una serie de reglas que se deben seguir si quieres salir airoso de un ataque global (tengo la sensación que sacadas de un libro muy recomendable llamado ‘Zombi. Guía de supervivencia’, de Max Brooks, editado un año antes). Otro de los grandes aciertos para un servidor es el de su protagonista, un Jesse Eisenberg al que le bastan dos minutos para que nos meta a todos en su bolsillo, creando un personaje lleno de defectos y limitaciones con el que nos sentimos identificados plenamente.

Pero no todo es bueno para mí, y aquí surgirán las diferencias, pues otros espectadores no estarán de acuerdo con mi percepción, cosa por otro lado totalmente comprensible. Si el personaje de Columbus (Jesse Eisenberg) es muy completo y real, el de Tallahasse (Woody Harrelson) está un poco pasado de rosca, sobre todo en la primera parte de la película, cuando esta quiere ser en gran parte una ‘buddie movie’, ya que no deja de ser un contrapunto algo extremo. Veo al actor algo excesivo en su papel, y eso en el humor termina por notarse. Su ‘flashback’ no deja de ser una parodia y cuando por segunda vez, le dotan de mayor profundidad, es el personaje el que lo convierte rápidamente en parodia de nuevo, restándole credibilidad. Es una lástima pero lo que podía haber sido una creación francamente carismática se convierte tan solo en el contrapunto simpático del protagonista, y es que esa obsesión por los pastelitos es, por ejemplo, algo a lo que yo no le encuentro ningún sentido, y que los guionistas no se preocupan tampoco en otorgárselo.

Si seguimos hablando de cosas que cojean, diré que la balanza (que supongo que querían que estuviese nivelada) está descompensada y hay mayor presencia del humor que de los zombies, siendo este en ocasiones demasiado repetitivo y sobre todo con la sensación perenne durante todo el metraje de querer ser la película más ‘cool’ del momento, y eso es algo que a veces se consigue y otras, no.

La entonces poco conocida Emma Stone fue una de las protagonistas de 'Bienvenidos a Zombieland'
La entonces poco conocida Emma Stone fue una de las protagonistas de ‘Bienvenidos a Zombieland’

Si hablamos de sus virtudes, también estas son muchas, pues para empezar la película te introduce rápidamente en la acción, saltándose esos primeros síntomas que parece tienen que salir en cualquier película de este subgénero. Se agradece que tampoco se recurra al típico grupo protagonista que tiene como objetivo refugiarse en algún lugar en concreto o acercarse al mar, sino que cada uno tiene su propio objetivo. En este caso, es más una ‘road movie’ donde lo importante son las relaciones humanas y donde poco a poco se van convirtiendo en una pequeña familia a pesar de sus diferencias iniciales, prefiriendo con el paso de los minutos el objetivo común al individual, la unión frente al egoísmo: “La familia unida jamás será vencida” parece ser su lema final, la moraleja que Fleischer nos quiere inculcar como última regla a seguir ante la adversidad.

Cada vez que la veo tengo la sensación de que tiene poco de original, o menos de lo que nos dice tener, ya que volviendo a los paralelismos con ‘Amanecer de los muertos’, aquí los zombies también corren, en esta versión 2.0 que parece se puso de moda para el siglo XXI, ya que eso intensifica el terror y el agobio de los protagonistas. Pero es que además ‘Bienvenidos a Zombieland’ incluye en su coctelera parte del humor del que también nos hicimos ya eco con ‘Zombies Party’, otra de nuestras elegidas para este especial, y un final muy similar al que tiene una película italiana titulada ‘La invasión de los zombies atómicos’, de Umberto Lenzi, mala de solemnidad pero que sí pudo servir de inspiración.

Por último, decir que el último acto es muy entretenido y cuando la historia de amor se hace presente, esta cobra más fuerza, pues al habernos puesto de parte del protagonista desde el principio, deseamos que todo acabe bien para él.

Como valoración final, decir que es una película divertida para disfrutar sin mayores pretensiones, con altibajos pero que deja buenas sensaciones, al igual que las atracciones del final. El público la adoró en su día y tanto es así que este año volveremos a revisar las reglas básicas para adentrarnos de nuevo por ‘Zombieland’.

A los 11 años salí del cine lanzando flechas imaginarias gracias a Kevin Costner en "Robin Hood, príncipe de los ladrones". A los 12 escribí mi primer guión "serio" (que posteriormente rodaría en un corto titulado "La muñeca") y a los 16 o 17 años ya lo tenía claro: no había nada que pudiera superar al cine y la pasión que sentía por él (que me perdone el mundo). He rodado varios cortos (Aquí podéis ver el último, que no os gustará porque es puro drama: http://leonquentin.wix.com/eraseunavezelamor). He escrito guiones, tanto propios como para otros. Actualmente junto a Borja Monclús, escribo un par de proyectos para series de televisión. En cuanto al cómic, he de reconocer que no soy mucho de superhéroes a la vieja usanza, sino que me dejo arrastrar más por el toque realista. Adoro la locura de Alan Moore en general y su obra magna "Watchmen" en particular. Adoro "Predicador", de otro loco de la pluma, Garth Ennis o "Batman, el regreso del caballero oscuro" del reconocido Frank Miller que me parece una vuelta de tuerca ejemplar. Tengo mis gustos al igual que tú tienes los tuyos. Lo que sí que tengo claro es que si estás leyendo esto es que tú también eres uno de los nuestros.