Inicio Cine Épica e historia a través de diez películas imprescindibles

Épica e historia a través de diez películas imprescindibles

Compartir

Cinemascomics quiere aprovechar el estreno de ‘Exodus’, para recordar algunas películas imprescindibles con componentes bélicos y en algunos casos bíblicos

El género de cine histórico es muy amplio porque tan histórica es una película que relata las aventuras de Alejandro Magno como la persecución de Bin Laden. Sin embargo, Cinemascomics quiere aprovechar el estreno de ‘Exodus’, de Ridley Scott, que narra la historia de Moisés, para recordar algunas películas históricas con componentes bélicos y en algunos casos bíblicos y que son recreaciones de tiempos pasados que van desde la Guerra de las Termópilas, la crucifixión de Jesús hasta la batalla por la recuperación de Jerusalén en la Edad Media. Épica e historia se dan la mano en estas diez producciones que proponemos.

Comenzamos con nuestra lista de películas imprescindibles

1. ‘Braveheart’ (1995), de Mel Gibson

Cartel de 'Braveheart'Pensar en ‘Braveheart’ es hacerlo sobre el cine épico en mayúsculas y en ese grito ensordecedor de William Wallace a la libertad. Obra épica que marcó tendencia sin ir más lejos en todos los discursos previos a una batalla. Imposible no inmutarse escuchando a Wallace exclamando: “Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán la libertad“. ‘Braveheart’ es una película sobre soñadores, de personas que querían liberarse de la tiranía de un terrorífico rey y la figura que ejemplificó ese sueño fue William Wallace, un héroe nacional escocés que libró varias batallas contra el rey Eduardo I de Inglaterra. Gibson es el director, productor y protagonista de esta magistral película que marcó un antes y un después.

2. ‘Espartaco’ (1960), de Stanley Kubrick

Cartel de 'Espartaco'

Entre ‘Senderos de gloria’ (1957) y ‘Lolita’ (1962), Stanley Kubrick estrenó en 1960 ‘Espartaco’ con Kirk Douglas en la piel de ese histórico esclavo tracio que fue vendido como gladiador y que en Italia fue el líder de una rebelión de esclavos (73-71 a. C.) contra la república romana. En un tiempo en el que las historias épicas y sobre todo bíblicas eran habituales (un año antes se hizo ‘Ben-Hur’), ‘Espartaco’ fue un éxito por el clamor a favor de la libertad que planteaba, un argumento más complejo y profundo que otras películas. ‘Espartaco’ también sirvió para consolidar, si es que ya no lo estaba, a su director, que dejaría para la historia grandes e imprescindibles títulos.

 

3. ‘Gladiator’ (2000), de Ridley Scott

Cartel de 'Gladiator'Ridley Scott no tenía que demostrar nada al mundo del cine tras haber dirigido joyas como ‘Alien’ o ‘Blade runner’. Sin embargo, unos 20 años después de estas dos películas llevó a la gran pantalla otro sus grandes éxitos: ‘Gladiator’, protagonizada por unos espléndidos Russell Crowe y Joaquin Phoenix. Scott relanzó el cine épico romano y tuvo muchas predecesoras que no llegaron ni por asomo a su nivel. ‘Gladiator’ tiene grandes dosis de épica, de lucha motivada por la venganza, de traiciones, de política, de violencia y de esperanza por un futuro mejor. Muy alabada fue la recreación del coliseo romano. El protagonista es el hispano Máximo Décimo Meridio, fiel al César, que es traicionado por Cómodo, el hijo del emperador, quien mata a su familia. Máximo es hecho esclavo y convertido en gladiador. Su objetivo no será tanto hallar la libertad como conseguir su venganza.

4. ‘300’ (2007), de Zack Snyder

Cartel de '300'

‘300’ es la épica pura. La película fue una auténtica sorpresa por su espectacular puesta en escena. A diferencia del cine histórico de los 50 o 60 en el que en las escenas de batallas aparecían miles de extras, en el filme de Zack Snyder se muestra hasta dónde puede llegar la tecnología audiovisual con un fondo verde, lo que se llama superposición de croma. El filme se basa en el premiado cómic de Frank Miller que relata la Batalla de las Termópilas de 300 espartanos contra un infinito ejército de persas liderados por Xerxes. Es la lucha contra lo imposible. Uno de los principales atractivos es la actuación de Gerard Butler en el papel de Leónidas, rey de los espartanos. Es una historia muy violenta, visceral y visualmente sobrecogedora e innovadora. De nuevo, épica pura. Una lástima la segunda parte ‘300. El origen de un imperio’.

5. ‘Ben-Hur’ (1959), de William Wyler

Cartel de Ben-Hur

Aventuras, trepidantes carreras de caballos, la venganza, la traición, el levantarse tras haber caído y la redención… Todo ello está en la historia de ‘Ben-Hur’, uno de los grandes éxitos cinematográficos de todos los tiempos dirigido por William Wyler y protagonizado por el actor Charlton Heston, quien da vida a un mercader judío que posteriormente es convertido en esclavo y quien vuelve triunfante tras muchas aventuras. Lo impactante de la película fue su grandilocuente puesta en escena con multitud de medios y grandes dosis épicas y de moralidad. La escena de las cuadrigas, histórica.

6. ‘La pasión de Cristo’ (2004), de Mel Gibson

Cartel de 'La pasión de Cristo'

En todas las películas de mediados del siglo pasado se nos presentaba un Jesús de Nazaret impoluto que incluso ante el dolor de la tortura aparece casi peinado y sin muchos rasguños. Bien distinta y más llevada al realismo -aunque sea con algo de exceso-, Mel Gibson estrenó en 2004 la sangrienta ‘La pasión de Cristo’ con un sufrido James Caviezel en el papel de Jesús. El filme, que generó una gran polémica, causó un auténtico impacto sobre todo por la crudeza y violencia de sus imágenes, que muestran la tortura física que sufrió Jesús antes de su muerte, y también porque fue rodada en latín, hebreo y arameo. Místicas son las escenas en las que el diablo tienta a Jesús.

7. ‘Los 10 mandamientos’ (1956), de Cecil B. DeMille

Cartel de 'Los diez mandamientos'

Con una gran y espectacular puesta en escena y en la línea de las películas bíblicas de la época, ‘Los 10 mandamientos’, de Cecil B. DeMille, se ha convertido en uno de los filmes más míticos de la historia del cine.

Casi 60 años después no es difícil imaginarse lo sorprendente que tuvieron que ser en esa época los efectos del filme protagonizado por Charlton Heston, por ejemplo la escena en la que se divide el mar o cuando la vara de Moisés se convierte en una serpiente. El actor se pone en la piel de Moisés, el elegido para librar al pueblo hebreo de los faraones. De nuevo, como se ha visto en otras películas, el tema es el mismo: un personaje con un gran reconocimiento es reducido a lo más bajo para renacer de sus cenizas. Casi 60 años después llega la revisión de Ridley Scott del personaje de Moisés.

8. ‘El reino de los cielos’ (2005), de Ridley Scott

Cartel de 'El reino de los cielos'

Otra vez Ridley Scott, quien cinco años después de ‘Gladiator’ estrenó ‘El reino de los cielos’ con Orlando Bloom en el papel de Balian, el hijo bastardo de Godofredo de Ibelin (Liam Neeson), caballero respetado por el rey de Jerusalén. Ambientada en las Cruzadas en el siglo XII, Balian estará llamado a proteger Jerusalén ante los ataques de los musulmanes que quieren tomar la ciudad. La épica de la película es inmensa y destaca sobre todo por las recreaciones de Jerusalén, la intensidad de sus personajes con sus creencias y las fantásticas interpretaciones de Jeremy Irons y de Liam Neeson, aunque su papel sea muy corto.

9. ‘Julio César’ (1953), de Joseph L. Mankiewicz

Cartel de 'Julio César'

‘Julio Cesar’ es una adaptación de la obra homónima de William Shakespeare con Marlon Brando en el papel de Marco Antonio como principal reclamo junto a su mítico discurso final. Un filme que gira alrededor de los regímenes totalitarios y que narra la traición de Casio y Bruto contra el gran dictador Julio César y cuando planearon su asesinato. Diecisiete años después vio la luz la película ‘La muerte de Julio César’ con Charlton Heston en el papel de Marco Antonio también basada en el texto de Shakespeare. La épica de la historia no está en las grandes batallas, sino en las palabras y en los discursos de sus protagonistas.

10. ‘Noé’ (2014), de DarrenAronofsky

Cartel de 'Noé'

La mayoría esperaba más de la última película de Darren Aronofsky: ‘Noé’, basada en la historia del Arca de Noé del Antiguo Testamento. De hecho, el director había impactado con las complejas y paranoicas ‘Pi: fe en el caos’ y ‘Réquiem por un sueño’. Más allá de las notables interpretaciones de Russell Crowe y de Jennifer Connelly, el filme destaca por mostrar una nueva manera de enfocar el cine bíblico casi más cercana a ‘El Señor de los Anillos’ o al mundo de los superhéroes al incluir montañas parlantes y mucho misticismo. Aronofsky, a diferencia de otras películas presentadas en la lista, hace mucho hincapié en la actitud, la personalidad y el drama interno de sus personajes, sobre todo de Noé, quien se debatirá sobre su destino. 


Compartir
Pere Francesch Rom

Pere Francesch Rom. Nació en 1981. Viene de la comarca conocida como Baix Camp en Tarragona y es licenciado en Periodismo. Ha pasado por diferentes medios de comunicación como ‘El Correo’ (Bilbao), ‘Diario de Noticias’ de Álava y el ‘Diari’ de Tarragona. Actualmente trabaja en la sección de cultura de la Agència Catalana de Notícies (ACN). Colabora, además, en la revista ‘on line’ Muzikalia y en la de cine pantalla.cat.

Creció muy enganchado a ‘Bola de Drac’ (‘Dragon Ball’), ‘Las Tortugas Ninja’, Astérix y a los cómics de Spiderman y Batman. Soñó con que algún día podría pilotar a Mazinger Z acompañado por unos locos Gremlins y luchando con los Cazafantasmas. Contrario a los prejuicios que aún hay sobre las novelas gráficas, tres cómics le marcarían profundamente: ‘Superman Hijo Rojo’, ‘V de Vendetta’ y ‘Watchmen’. En cine, a grandes rasgos, ‘El Padrino’, toda la filmografía de Tarantino y Hitchcock, ‘El Señor de los Anillos’, todo aquello con aroma a Festival de Sitges o las historias de cómics y superhéroes llevadas al cine destacando sobre todo ‘300’, el Batman de Nolan o ‘Capitán América: Soldado de Invierno’. Es adicto a las series, sus preferidas: ‘Lost’, ‘Los Soprano’, ‘Breaking Bad’, ‘Juego de tronos’, ‘True Detective’ o ‘American Horror Story’. Amante de estas dos artes, cine y cómic, porque ambas tienen esa capacidad de llevarte a aquel lugar imaginativo y soñador del que difícilmente se puede volver.