Inicio Cine Entrevista a Matt Reeves, director de ‘Déjame entrar’

Entrevista a Matt Reeves, director de ‘Déjame entrar’

876

El director nos habla de la película y los mayores desafíos a los que se enfrentó

‘Déjame entrar’ es la adaptación de la novela de John Ajvide Lindqvist)

Matt Reeves presentando Déjame entrarTanto material que hemos traído del pasado Festival de Cine Fantástico de Sitges 2010, que cuesta ponerse al día. Si la semana pasada os traíamos una entrevista con los protagonistas de “Let me in”, Chloë Moretz (más conocida por Hit-girl en Kick-Ass) y a su compañero de reparto Kodi Smit Mcphee, esta semana os dejamos una entrevista con su director Matt Reeves, responsable de la película “Cloverfield (Monstruoso)“.

MATT REEVES (guionista y director) se dio a conocer en el mundo del cine en 2008 como director del alabado éxito de ciencia ficción y terror Monstruoso (Cloverfield). Esta producción de presupuesto modesto batió el récord en la taquilla norteamericana para un estreno en el mes de enero y acabó recaudando más de 175 millones de dólares en todo el mundo.

Antes de esta película, este guionista, director y productor era más conocido por ser uno de los creadores de la popular serie de televisión “Felicity”, protagonizada por la ganadora del premio Globo de Oro® Keri Russell. Reeves ejerció de productor ejecutivo con su socio y cocreador J. J. Abrams. Dirigió numerosos capítulos de la serie a lo largo de sus cuatro temporadas de duración, incluido el piloto de 1998 para la cadena WB.

Reeves debutó en la dirección cinematográfica con la comedia de humor negro de 1996 Mi desconocido amigo, protagonizada por Gwyneth Paltrow, David Schwimmer y Barbara Hershey, cuyo guión elaboró junto a su coguionista Jason Katims a través del Instituto Sundance de Robert Redford. En 1999, Reeves coprodujo y coescribió la alabada película de James Gray La otra cara del crimen, protagonizada por Mark Wahlberg, Joaquin Phoenix y Charlize Theron.

Reeves empezó a llamar la atención en la industria del cine gracias a su galardonado corto “Mr. Petrified Forrest”, tras licenciarse por la prestigiosa escuela de cine de la universidad USC. Logró su primera oportunidad en Hollywood cuando Warner Bros. adquirió en 1995 un guión que había escrito en la universidad con su compañero de clase Richard Hatem, que acabaría convertido en la película de Steven Seagal ‘Alerta máxima 2’.

En la pequeña pantalla, Reeves ha dirigido los pilotos de “Gideon’s Crossing” y “Fenómenos” para la cadena ABC, “NY: Distrito judicial” para la NBC y varios capítulos de “Homicidio”, de la NBC, y “Relativity”, de la ABC.

Sus próximos proyectos incluyen escribir, dirigir y producir el ‘thriller’ dramático independiente ‘The Invisible Woman’, para la productora neoyorkina GreeneStreet Films.

fotograma de Déjame entrar

Entrevista

¿Cuál fue el mayor desafío al hacer la película?

El mayor reto era encontrar dos niños de 12 años que pudiesen hacerse con la complejidad emocional de la historia. Estuvimos durante mucho tiempo buscando porque durante los castings pedíamos que en el papel del niño realizaran la escena de la llamada al padre y en todos los casos quedaba o muy cursi o muy estudiado, entonces cuando ya estaba desesperado pensando que no iba a poder realizar la película llegó Kodi Smith-McPee y lo hizo de una forma muy sutil, plasmando las emociones quedando muy real.

Y lo mismo pasó con el papel de la chica, la mayoría venían interpretando vampiros y esto es una historia muy realista, entonces lo que hice fue coger unas fotos de una fotógrafa periodista donde salía una familia sin techo, que vivía en su coche, en un apartamento estilo okupa y vivían en unas condiciones en las que una niña de 12 años nuca debería tener que vivir, y ella  (Chloë Moretz ) capto enseguida la esencia el filing y sabia que había encontrado a la niña.

¿Qué representa la música, como fue explorarla con Michael Giacchino?

La música fue muy importante, utilicé mucha música contemporánea, cosas hechas por el compositor Krzysztof Penderecki, que trabajó con Kubrick en “El resplandor” para las escenas de ansiedad y de amenaza, pero luego estaba preocupado por cómo dar más relevancia a las escenas de ternura y cariño entre los chicos y por eso estaba emocionado por trabajar con Michael, porque sabía que él podría unificar muy bien los momentos de terror y miedo con los momentos de amistad y ternura mediante la música.

Además ya éramos amigos porque fue el quien realizó los créditos finales de “Cloverfield (Monstruoso)” y bueno, tengo que contar una anécdota, y es que él no soporta ver la sangre. Y yo veía todo el tiempo que el evitaba mirar la pantalla en los momentos de sangre y yo le dije que como puedes hacer estas bandas sonoras sin poder ver las escenas con sangre (Risas). Pero bueno fue capaz de conseguirlo y hasta ahora es incapaz de ver sangre.

La película original va sobre una pareja, la de los niños, que funciona, creemos, como un elemento distorsionador de una sociedad que es muy recta, que es la sociedad sueca. ¿Cómo se tradujo esto a un contexto norte-americano?

Lo que traté de hacer con esta historia fue enseñar una historia de la iniciación a la adolescencia. Lo más importante aquí es el punto de vista del niño, ya que con la novela se podía hacer una mini serie o película de 10 horas solamente con las historias de los vecinos.

Aquí quise hacer filtro a través de la perspectiva del chico, incluso un poco en plan Hitchcock  en la ventana indiscreta, espiando viendo sus primeras nociones de la sexualidad, ve a la gente peleándose como sus propios padres, y aquí esta este niño en un mundo muy aislado en el que ve una sociedad muy metida en la religión a Reagan hablando del mal  y empieza a plantearse, sobre todo por los pensamientos que tiene de venganza, si el es malo y no se atreve ni a hablarlo con su madre, ni su padre,  ni nadie y todavía se siente aún más aislado todavía.

Matt Reeves durante el rodaje de Déjame entrar
¿Cómo surgió la idea de realizar el remake de la película sueca?¿ No tenía miedo al tener tan cercana la película de que comparan ambas películas? ¿Y obedece a la idea de crear una franquicia sobre la película, y llegar a ver una secuela con el niño como protector de la vampira?

Yo me involucré en la historia incluso un año antes de que se estrenara la película sueca.

Yo pensé que no deberíamos de hacer ningún remake porque me parece que es una joya de película. Me sentía muy identificado con la historia del niño porque me recordaba a mi propia adolescencia, entonces me estaba leyendo la novela mientras ellos estaban adquiriendo los derechos y aunque al principio no me interesaba el proyecto me pidieron que lo pensara y al acabar la novela me había enamorado tanto de los personajes y de los hechos dolorosos de su adolescencia, además yo escribía a John Ajvide  quien había hecho el guión para la película sueca y me dijo que estaba muy emocionado, no solo porque le había visto “Monstruoso” que le gusto, sino porque veía que yo me había conectado con la historia del niño, y me dijo que era la historia de su propia niñez.

Empecé a escribir el guión antes del estreno de la sueca, y entonces me sentía que yo era el único fan, porque no había otros fans, ya que no había salido, entonces empecé a estar preocupado porque se estreno la película sueca y de repente hubo muchos fans de la película, y empecé a preguntarme si nos dejarían siquiera contar nuestra visión, porqué amaban tanto esta versión. En ese momento si que estaba preocupado pero al final, la forma de  enfrentarme a eso fue ignorarlo y decir tengo que hacer nuestra versión como sea,  y entonces pedí  a los actores y también al equipo, incluso al director de fotografía, que nadie viese la versión sueca, una película bellísima, hasta que acabásemos el rodaje, porque en ese momento teníamos que estar concentrados en hacer nuestra propia versión.

Yo veía de vez en cuando como reaccionaba la gente ante la idea de que se estaba haciendo un remake y veía que era bastante negativa, porque yo sabía por un lado, que la gente adoraba la versión sueca y por otro lado que la mayoría de los remakes son horrorosos. Pero yo sabia que la nuestra era una obra hecha con cariño y amor más que un remake, porque no era así como lo veíamos nosotros.

En cuanto a una secuela podríamos decir que la película es como el final sangriento de “El Graduado” (risas), donde chico consigue a chica. Y al igual que en el final de “El Graduado” te quedas pensando y ahora que.  Así que hacer una segunda película le puede quitar poder a esa conclusión, pero si John Ajvide Lindqvist decide seguir el futuro de estos chicos y escribir algo de corazón sobre ellos, si que estaría abierto a seguir.

Matt Reeves dando instrucciones al reparto de la película

Algunos de los ataques de Abby están tratados por ordenador, con unos efectos digitales que quizá podrían alejar el producto final de la austeridad y extraño realismo de la primera versión. ¿Es un síndrome de magnificar los referentes para adaptarlos a un gusto más Hollywood?

En realidad no me proponía hacer algo más grande o más impactante, era más bien intentar mostrar el lado más oscuro de esta niña de Abbey. Hay momento en que su lado más primario,más salvaje se manifiesta. Chloë hasta cierto punto podía interpretar eso y cuando no podía hacerlo era cuando entraban los efectos digitales. Pero yo intente hacerlo de una manera más sutil, con planos muy amplios, no es que tuviera la intención de hacer algo a lo grande por si mismo. Yo creo que a lo que tu te refieres son a lo mejor son diez planos de la película, mientras que hay otros doscientos, que no llamaba tanto la atención.

Pero un poco por presupuesto y la elección de tipo estilistico de la película, quería subrayar más que nada, el miedo, la amenaza que siempre siente el chico, cuando siente ese acoso, para mi era lo más importante. Y cuando llegan esas explosiones no son tan espectaculares porque distraen al espectador de lo que es el tema de fondo.

Además, pensando en las películas que me asustaron de pequeño, me vienen a la cabeza títulos como “El exorcista”, que tienen una tremenda atmósfera, e introducción. Durante los primeros cuarenta minutos en realidad no ves nada, pero el tono de todo ello es amenazador, y luego cuando suceden esas cosas extrañas es muy perturbador. Especialmente si se trata del cuerpo de una niña joven. Creo que por eso es por lo que justamente pensé en “El exorcista”, porque ella es, o debería ser tan pura, tan pequeña, y sin embargo es la huésped de esa expresión diabólica. Algunos de esos elementos fueron una tentativa de mostrar el mal haciéndose con un cuerpo joven, que es algo de lo que también ocurre en “Déjame entrar”.

Se nota que la película está muy cuidada en cuanto a actores y al apartado equipo técnico. ¿Qué piensa de películas de vampiros que quizás no están tan bien hechas o tan cuidadas y son un gran éxito de público comparadas con “Let me in”?

Lo que a mí me llamó la atención es que esta historia de vampiros era diferente a aquellas que estas diciendo, pero también diferente a las clásicas del pasado, porque aquí se utiliza la historia de vampiros para contar la historia de la adolescencia y de las experiencias por eso es única, la perspectiva de terror que yo tenía en la adolescencia, de las cosas que ocurrían las traduzco al género de terror aquí, entonces me gusta el genero de fantasía pero mezclado con algo muy realista, teniendo la base realista, ese es mi gusto en eso coincidimos.

Let me in, Chloë Moretz y a su compañero de reparto Kodi Smit Mcphee

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.