Inicio Cine Entrevista a Pepe Mediavilla. La voz española de Morgan Freeman

Entrevista a Pepe Mediavilla. La voz española de Morgan Freeman

4322
Pepe Mediavilla en la pasada CIFICOM
Pepe Mediavilla en la pasada CIFICOM

Con motivo del reciente anuncio de Pepe Mediavilla, actor de doblaje famoso por prestar su voz a Morgan Freeman o Ian McKellen entre tantos de su retirada del mundo del doblaje, queremos rescatar la entrevista que tuvimos la suerte de poder hacerle al actor en septiembre de 2012 en la CIFICOM con motivo de estreno de la  primera entrega de ‘El Hobbit’.

Mediavilla forma parte de esa rara elite de actores de doblaje español a los que rápidamente se les identifica con el actor al que prestan su voz, entre los que se encuentran la inconfundible voz de Constantino Romero, como Darth vader, el cual anunció ayer su retirada de los micrófonos o el también actor Ramón Langa que presta su voz a Bruce Willis.

José Fernández Pepe Mediavilla nació un 27 de abril de 1940, Barcelona, su carrera profesional tras estudiar en el Institut del Teatre de Barcelona, junto a Alberto Trifol, Javier Dotú, Ana María Simón, Claudi García y Enric Arredondo entre otros, a mediados de la década de 1960 entra a trabajar en el estudio de doblaje La Voz de España, donde el prestigioso José Luis Sansalvador le dio su primer papel importante en el doblaje de ‘Doce del patíbulo’ (1967).

Tras casi 20 años doblando personajes secundarios, gracias a las series de televisión pudo hacerse con papeles protagonistas, destacando sus doblajes de series como ‘Extraños’, ‘Coraje’ (ambos en 1985), ‘Loco de remate’ (1989) y muy especialmente su depurado trabajo en ‘La pasión de Gabriel’ (1991).

A partir de la década de 1990, Mediavilla adquirió una gran popularidad en el medio gracias a convertirse en el doblador más habitual en Barcelona del actor Morgan Freeman y por el papel de Gandalf en la trilogía cinematográfica de El señor de los anillos. Su voz grave también es solicitada en el mundo de la publicidad para spots y cuñas radiofónicas.

En 2006 hizo la narración del programa de TVE El coro de la cárcel. Actualmente aunque está jubilado, dobla a Morgan Freeman y a Ian McKellen en las adaptaciones cinematográficas de la obra de Tolkien. 

Hola Pepe ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del doblaje cinematográfico?

Los inicios fueron muy distintos a como yo me esperaba. Empecé primero por el teatro, luego pase por la radio, seguí haciendo al teatro, pase luego a la televisión en sus inicios. Lo había tocado todo salvo el doblaje y un día, como hacíamos seriales en la radio en aquella época, alguien escucho mi voz y me llamaron para hacer una prueba para ver si me interesaba, en cuanto entré a hacer la prueba en la sala y vi como me hacían la prueba, y como era aquello, algo me cambió en el cuerpo, fue como un flechazo, y lo dejé todo para dedicarme únicamente y exclusivamente al doblaje. La verdad es que entre en un buen momento, porque es cuando los grandes maestros del doblaje español estaban y las grandes películas se estrenaban entonces. Y percibía que con la ilusión que yo tenía por interpretar, el mejor sitio para ello era el doblaje, porque cada día tu tenías que hacer un personaje, aunque fuese un personaje pequeño, pero cada día era diferente, lo cual quiere decir que tu cada día, aprendías a interpretar algo nuevo, hoy hacías de un pirata, mañana de bandolero y al otro eras un espadachín, en fin de todo. Porque he hecho de todo y de todos los personajes habidos y por haber de este mundo, pero cada uno de ellos fueron los que me enseñaron a interpretar, hasta llegar un momento que tu forma de ser cambia, no la forma interior, porque tu sigues siendo la misma persona, pero ante la pantalla de golpe y porrazo algo cambia. Aparece un señor que se llama Morgan Freeman y un señor que se llama Ian McKellen que hace del personaje de Gandalf en El Señor de los anillos, y hay un señor en Australia que se llama Peter Jackson, al que le envían mi voz conjuntamente con un montón de voces más, escucha mi voz y da la orden de que me busquen para que participe en la trilogía de El señor de los anillos. Yo había leído la historia de niño, pero no me la había imaginado tal como era, y cuando empiezo a ver la película, todo el amor que tenia por esta profesión, se multiplica por tres y todo aquello me alucina, aquel hombre Gandalf me alucina y Morgan Freeman que tiene una forma de hablar distinta al otro me alucina igualmente, a uno le tengo que poner un registro y al otro, otro registro distinto, y tengo la gran suerte de que el mundo del doblaje deja de conocerme por papeles secundarios, por tiranos y demás, para centrarse en esos dos personajes y decir “si no es este señor no lo puede hacer nadie”. Y sigo con 72 años y casi 50 años en el mundo del doblaje, teniendo casi más ilusión que al principio. No veas la que se armo cuando dije que igual no hacia el Hobbit tras un pequeño altercado con la distribuidora, aunque para mis adentros era mentira, porque yo no iba a dejar seis películas, habiendo hecho tres y dejar que las otras tres las hiciera otra persona. El público empezó a pedir que volviera y tuve que decir, tranquilos que hago el Hobbit. Por que lo hago, por el público, lo que yo gano con una película como esta es de tomárselo a risa, pero el público me ha demostrado que es mucho más  importante.

¿Cómo te preparas cada personaje?

En cuanto veo al personaje en pantalla; este es otro don, que es cuando dices “Esto es lo tuyo”, cuando veo un trozo de película, mi cabeza empieza a girar y darle vueltas al personaje y entonces lo trabajo, y cuando yo grabo una cosa y no me gusta a mi o al director, la grabo una o cien veces hasta que a todos nos guste, y esa es la ilusión que tengo, porque tengo edad para jubilarme, pero no me iré nunca.

Morgan Freeman y Ian McKellen son dos registros completamente distintos, sobre todo porque Ian tiene una formación teatral muy inglesa y Morgan Freeman es actorazo afromaricano.

Morgan Freeman es un señor que en cuanto sale en pantalla, la cámara se va a él, y nunca hace el papel protagonista, pero es tan grande el tío, que la cámara se va a el, son dos registros completamente distintos, es más, ves una película de Morgan Freeman y ves una de Ian McKellen de El señor de los anillos y sí, me reconocerás la voz, pero dices “no es el mismo tono, lo ha hecho de forma diferente”, ese es el secreto, eso es lo que me produce a mi cuando veo el trailer de una película, mi cerebro empieza a dar vueltas, y cuando ya me meto y empiezo a grabarlo ya es aquello de ir a la perfección, porque nadie hace la toma a la primera. Yo me he marchado de una sala porque tenía un día malo. Ese es el secreto, pero eso es solamente amor, amor hacia algo, a mi no me hables de nada más, admirare todo lo demás,  pero en lo mio, yo lo quiero como a nada en el mundo.

Morgan Freeman en TDK

Has leído la novela de EL HOBBIT. ¿Cuál es la parte de la novela que tienes más ganas de ver en pantalla?

Cuando empiezan a preparar la aventura. La película es cojonuda y hecha de narices. Peter Jackson es un monstruo, iba a hacer dos películas y al final serán tres.

Has comentado en alguna ocasión que el doblaje del Resplandor no te gustó nada, en que otras películas has dicho ¡por dios que doblaje más malo!

En muchas, y muchas de ellas hechas por mi, no en la misma forma que ‘El resplandor’, pero decirme mira, “Pepe esto no tenías que haberlo hecho así”, yo voy a ver todas las películas que hago, y de todas aprendo, aún ahora aunque solo haga estos dos personajes, pero haciendo un repaso yo ya he hecho 2600 películas. Decirte que he visto un montón, y he fallado en muchas, porque lo he equivocado, el director me ha explicado que la película era de una forma y al final era de otra, o yo la he interpretado de otra manera. La felicidad es cuando  has cometido muchos errores, llegas a mayor y hay esta lo más bonito, que llegues a una farmacia a pedir algo y te digan “Pero si es Morgan Freeman”, en mi barrio me llaman todos tito Morgan. Y eso que no lo conozco.

¿No has conocido a Morgan Freeman? ¿Y no te ha pasado entonces como a Ramón Langa que Bruce Willis se interesó en conocerle?

Será más importante Langa que yo, o a lo mejor el entorno de Bruce Willis, es diferente que el entorno de Morgan Freeman, porque va rodeado siempre de todo el mundo.

Escuchándote hablar, se nota que tienes un cariño especial a Freeman.

Tengo cariño por los dos por Ian y Freeman, pero de Morgan Freeman ya he doblado 51 películas y me quedan 60 capítulos por hacer de “Misterios del Universo” que la narra el, es que forma parte de mi, ¡soy yo!

Hay algunos rumores en internet que situaban a Morgan Freeman en RED 2 ¿Ya han hablado contigo para que lo dobles en la película?

No, no, nadie ha hablado conmigo.  (Aquí confirmamos la no presencia de Freeman en RED 2).

Para finalizar. La formación previa como actor para ser actor de doblaje debe de ser vital en está profesión.

Vital, si no eres actor no te metas a actor de doblaje, o eres Dios o no lo haces. Interpretar, claro que hay que saber interpretar, aunque siempre puede salir una persona que no haya hecho nunca esta historia y luego ocurra que es actriz. Tienes el caso de mi hija, que con siete años hizo su primera película y si ves ahora esa película, dices ¿Para esta niña fue su primera película? ha doblado toda la vida, ella sí nació para el doblaje, igual que mi hijo. A mi hijo vino Spielberg y dijo, este niño hará de Elliot en E.T., hizo la película sin haber visto nunca un micro, ni una sala, nada. Yo en aquel tiempo estaba en el hospital así que tampoco podía aconsejarle y después de E.T. hizo ‘Los Goonies’, ‘La historia interminable’ y ahora esta en cabeza de cartel, es un tío muy cachondo, es un actor con 40 años pero con voz de joven. Al llevar tantos años, ahora domina los registros de una forma increíble, porque además ha sido cantante y entonces te pone la voz donde quiere. De hecho dejo la música para hacer doblaje.

Pues hasta aquí la entrevista. ¿Puedes enviar un saludo a los lectores de cinemascomics?

Un saludo y un abrazo muy fuerte a los lectores de cinemascomics.

hobbit-unexpected-journey-imax-poster-ian-mckellen

Bibliografía: Wikipedia

Ilustración de Marta Nael para Ediciones Babylon

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.