Inicio Noticias Entrevista a Daniel Peixe. Animación española en ¡ROMPE RALPH!

Entrevista a Daniel Peixe. Animación española en ¡ROMPE RALPH!

1856

Con motivo del estreno de ¡ROMPE RALPH! os traemos una entrevista al animador español Daniel Peixe.

danielpeixe-nesquik

El próximo 25 de diciembre se estrena en cines el esperado nuevo trabajo de Disney Animation, ¡ROMPE RALPH!, y aprovechamos la ocasión para presentaros la entrevista que pudimos hacer dentro del marco del Seminario de animación: Españoles en Hollywood que tuvo lugar en Zaragoza del 22 al 3 de junio, a Daniel Peixe, animador español que ha participado en películas como Valiant, Enredados o el film que nos ocupa, ¡ROMPE RALPH!

¿Cómo te picó el gustillo por el dibujo y la animación?

Pues desde muy pequeño ya estaba todo el día dibujando y copiando los dibujos de la tele, los comics me molaban mucho y viendo esto después del instituto me di cuenta que quería aprender y mejorar en el tema del dibujo y entre en la escuela de ilustración en Palma de Mallorca y ahí pasé cuatro años estudiando todas la técnicas de ilustración, dibujo, cómic e incluso había una pequeña parte que enseñaba ilustración y eso fue lo que más me tiraba. Dar movimiento a los dibujos para mi era fascinante,  así que lo tuve bastante claro que este era el trabajo que más me gustaba, pero era bastante difícil llegar a ser profesional en este campo, así que poco a poco fui encontrando la manera de hacerlo.

¿Y cómo llegas a dedicarte profesionalmente a la animación?

En Mallorca había un pequeño estudio y cuando acabé mis estudios en la Escuela de Artes fui ahí a hacer unas practicas porque estaban buscando a gente que hiciera animación para un piloto de una serie de televisión, y el estudio me pregunto si sabia hacer dibujos que estuvieran moviéndose y les dije que si, que eso era algo que me encantaba y que lo hacia todo el rato en mi tiempo libre y me puso para hacer una prueba, y terminé haciendo gran parte de lo era este mini episodio piloto para la serie que sin embargo nunca llego a producirse.

En mi caso también estudie animación en la Escuela de Artes de Zaragoza, hice también animación y muchas cosas tuvimos que aprenderlas como autodidactas, e incluso hablar con escuelas de animación para que nos enseñaran a hacer intercalación porque no teníamos ni idea de que era eso. ¿Te ha pasado a ti un poco igual el tener que aprender por tu cuenta?

Si, si completamente. En Mallorca era autodidacta, cogía libros que veía, recuerdo que había uno muy bueno que se llamaba “La magia del dibujo animado” de Raúl García que estaba en español, antes de eso podías encontrar cosas por internet pero estaba todo inglés y a mi me costaba mucho el inglés, encontré los libros de Preston Blair, que te enseñaban a dibujar un estilo cartoon americano y a mi todo eso me encantaba y trataba de hacer mis propias animaciones con las libretas, en las esquinas de los libros, no tenía tecnología, no pude cómprarme una cámara, para hacer animación en casa y una vez que entré en este pequeño estudio en Mallorca ya di rienda suelta a todo lo que había aprendido de forma autodidacta y pude ponerlo en práctica ya en algo profesional y que me pagaban por hacerlo, me pareció genial tener esa experiencia, aunque lo único malo es que no había nadie por encima de mi que me enseñase, sino que yo iba aprendiendo sobre la marcha. Después de Mallorca me fui a Londres un tiempo y ahí si que aprendí de gente con experiencia.

¿Como diste el paso para ir a Londres?

A Londres llegué gracias a una Beca que gane en un concurso en la Escuela de Artes de Mallorca, y para participar tenías que presentar tu proyecto de fin de carrera y presenté como proyecto parte del trabajo que había realizado en el estudio del episodio piloto para la serie y otros trabajos que había hecho por mi cuenta, me dieron el primer premio, y  gracias a esta beca pude ir a Londres, costearme el alquiler de una habitación pequeñita a las afueras y pagar la matricula de un curso de animación con profesores buenos, y con gente profesional, la verdad que la beca me ayudó muchísimo.

Valiant

Y de ahí llegas a Valiant, la primera producción importante en la que trabajas.

Antes de Valiant estuve trabajando en anuncios, durante casi tres años y en anuncios aprendes mogollón porque aprendes a trabajar rápido, y durante la época de los anuncios aprendí también a animar con el ordenador en 3D, porque yo siempre había hecho animación tradicional con dibujos con papel y lápiz y ya está, pero más tarde tuve que aprender el 3D para actualizarme, para no quedarme atrás, ya que cada vez había menos trabajo en animación tradicional y los estudios en ese momento buscaban gente que supiera animar en 3D. Así que aprendí y me surgió la oportunidad de trabajar en Valiant, que fue mi primer largometraje.

La has visto doblada en español ¿Qué te pareció el doblaje?

Florentino al menos era gracioso, pero lo que es Paco León haciendo de Valiant, fatal, fatal, no me gustó nada (risas).

Planet 51
Imagen de Planet 51

¿Tu siguiente trabajo ya es en Planet 51?

No, pase un par de etapas antes de llegar a Planet, estuve un tiempo en Berlin, donde trabaje en una película que se titulaba “Erase una vez, un cuento al reves” y luego estuve en Keytoon en Valencia, trabajando en anuncios y un par de proyectos que luego no salieron a la luz, también participe en un cortometraje llamado “Alma”, de la que guardo una experiencia muy guapa y en Keytoon,  me lo pase genial, era un estudio pequeño,  estaba acostumbrado a un estudio muy grande en Valiant y en Keytoon en España, nos echábamos unas risas.

Porque además la metodología de trabajo en un estudio grande con Valiant sería muy similar a la que te encontrarías después en Hollywood y en España será muy distinto.

En España lo guay es que la gente aprende de todo un poco y sabe tocar todos los campos y eso cambia la metodología de trabajo, no está tan especializada la gente y para un estudio pequeño esas cosas funcionan muy bien para poder ser más eficientes y trabajar más rápido, pero para un estudio grande, es mejor tener equipos y especializaciones porque si no sería un poco caótico. Y nada, después de Keytoon me surgió trabajar en Ilion, contrataron a mucha gente para trabajar en Planet 51, y se convirtió en la película más cara de animación del cine español, no se si de todo el cine español, y estuvo muy interesante la experiencia por el tema de hacer una película con calidad americana en España y poder poner toda la carne en el asador en cuanto a calidad del trabajo.

Guia de personajes de ROMPE RALPH: RALPH
Ralph

Y de Planet ya das el salto a Disney.

Si, después de Planet 51 me vi con confianza para volver a enviar mi curriculum a Disney, porque ya se lo había enviado un tiempo antes, cuando estuve en Londres. Y después de Planet parece que les gusto mi trabajo en USA, y me llamaron de varios estudios, de Blue Sky, del estudio en París de Despicable Mee (Gru mi villano favorito) y también estaban interesados los de Digital Domain en Australia. Y bueno un amigo que trabajaba en Disney me dio un chivatazo de que era un buen momento para enviar el curriculum porque estaban buscando animadores así que no lo dude un momento en echarlo ahí, tardaron un poquito en contestarme pero me contestaron y no dude en marcharme a Disney.

Has estado trabajando en Enredados y tu último trabajo ha sido en ¡Rompe Ralph! ¿Qué puedes contarnos de la película?

Lo que puedo contar es que es una película con unos personajes de videojuegos, que viven en unas máquinas recreativas y es un poco lo que pasa cuando dejas de jugar y la recreativa cierra y los personajes de videojuegos se toman su descanso y tienen como sus vidas dentro de ese videojuego. Y la trama principal está en el personaje que es el villano de un videojuego que es un juego antiguo de 8 bits de los años 80 tipo Donkey Kong, y el villano de ese juego Ralph, está un poco cansado de ser el malo, de que se le ignoré, porque claro en la comunidad donde vive no está bien considerado, ya que su misión en el juego es romper los edificios y hacer la vida imposible en el juego y luego Félix el bueno se dedica a arreglarlos. Entonces Ralph se cansa de esa rutina de ser siempre el malo y quiere intentar ser un héroe y se escapa de su videojuego, y se mete en otros videojuegos que no son el suyo y monta un caos terrible y ahí es donde empieza toda la acción de la película. Y a mi parece una idea súper original, es algo que nunca se había visto, aunque Tron sería lo más parecido que hayamos visto, una película explicando lo que ocurre dentro de los videojuegos. En Tron los programas están representados por estos personajes y en nuestra película pues vemos a los personajes de videojuegos un poco distintos a lo que estamos acostumbrados, en vez de tan pixelado, se ven más definidos pero va conservando esa estética de cuadrado y de simplicidad, y es muy gracioso porque estos personajes así simples se meten en un mundo donde es todo ultra realista  en el mundo de los videojuegos de disparar en primera persona, una especie de Halo, y hay unos soldados que tienen que luchar contra unos insectos gigantes, así que imagínate a un personaje del tipo Donkey Kong, así cuadriculado y tal metiéndose en un videojuego que es así súper realista, y ahí está la gracia de la película.

¿Y el director que tal es? Porque es un director que gran parte de su trayectoria ha estado ligada a  Los Simpsons y debuta en este largometraje.

Creo que había trabajado antes en un largometraje con Futurama, pero si, su experiencia básicamente es en televisión, y la verdad es que es un director que me da mucha confianza porque a mi me encanta el humor de Futurama y de Los Simpsons y ha imprimido algo de eso en ¡Rompe Ralph! y se nota ese tipo de humor en la película, es un humor más adulto, que ya no es una película tan orientada solamente a niños, sino que va a ser una peli enfocada pues a gente de nuestra edad, más treintañeros, esa gente que hemos vivido esa evolución de los videojuegos, y estará llena de cameos y de chistes relacionados con juegos antiguos, que no todo el mundo los pillará, pero están ahí, y creo que habrá mucha gente que sepa apreciar eso.

Y para terminar ¿Qué haces luego para desconectar? estas ocho horas currando.

Jugar a videojuegos (risas), porque es increíble estas trabajando en una película que es sobre videojuegos, y luego cuando llegas a casa te pones a jugar a videojuegos. Pero cuando no quiero estar delante de una pantalla, me voy a dar una vuelta por el barrio donde vivo en L.Angeles, que esta bastante chulo y tiene una zona de terrazas con bares, y también me gusta pasar por el Parque Griffith, que es el mismo parque donde están las letras de Hollywood, hay unas camionetas que hacen excursiones al aire libre y así desconecto de tantos ordenadores y si hay tiempo, me gusta hacer algún viaje con el coche para conocer California.

¿Alguna escapada a la Comic Con?

Todavía no, pero tengo que ir, todo el mundo me ha dicho que aunque sea una vez tengo que visitarla.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.