Inicio Cine Ellas siguen queriendo ser Princesas

Ellas siguen queriendo ser Princesas

1380

Un estudio demuestra que jugar a ser Princesas sigue estando a la orden del día.

Un estudio realizado entre 359 mujeres españolas con hijas de entre 4 y 7 años, encargado por Disney a la consultora Insighters Experience, demuestra que jugar a ser Princesas sigue estando a la orden del día. En una industria en la que las últimas tecnologías van ganando terreno a juegos más tradicionales, las madres españolas creen que jugar a las Princesas sigue siendo un entretenimiento que transmite valores positivos, una diversión que implica a toda la familia y una apuesta segura por un juego que no pasa de moda.

Y es que las Princesas Disney es una de las marcas de la compañía con mayor crecimiento y generando ventas por valor de 4.000 millones de dólares en todo el mundo, uniendo a personajes e historias emblemáticas de Disney con nuevas historias inspiradas en cuentos clásicos, con una visión mucho más contemporánea. Además, este sondeo indica que esta forma de juego es una manera de evadirse para las madres a través de las fantasías de sus hijas, así como una herramienta que impulsa la comunicación con ellas a través de momentos de complicidad madre e hija.

“El secreto del éxito de las Princesas Disney reside en haber sabido mantener su esencia e ilusión de generación en generación” asegura Marisa Martí, directora de la división de productos de consumo de Disney en España y Portugal. “Para esto”, continúa Martí, “ha sido muy importante seguir reflejando valores clásicos y haber sabido adaptarnos al nuevo modelo de mujer, independiente, segura y luchadora, y reflejarlo en la personalidad de las Princesas a través de sus historias”.

La fidelidad de Blancanieves, la imaginación de Ariel y la alegría de Rapunzel

ariel la sirenitaLa imaginación está presente en casi todos los juegos de las niñas, pero son las Princesas las que tienen la fantasía como el eje central del juego. A través de este estudio se ha podido observar que para el 94% de las madres es muy importante fomentar la imaginación de sus hijas desde pequeñas, y el 71% considera que las Princesas la provocan de manera adecuada, frente al resto de personajes de la infancia. Además, el 59% de las madres asegura que este juego ayuda a que las niñas de entre 4 y 7 años aprendan a convivir y a relacionarse adecuadamente.

Por otro lado, las madres entrevistadas en el estudio han asegurado que jugar a las Princesas transmite valores esenciales para la educación y socialización de sus hijas, como son la amistad, el esfuerzo, la lealtad, la alegría, la ética, la superación o la imaginación. Estos son algunos de los valores de las Princesas que las madres españolas han identificado que se transmiten cuando sus hijas juegan a ser Princesas, siendo los más destacados la amistad y fidelidad de Blancanieves, el esfuerzo de Cenicienta, la sensibilidad de Aurora, la lealtad y bondad de Bella, el amor por la naturaleza de Pocahontas, la imaginación de Ariel o la independencia de Mulán.

Sin embargo con el tiempo, las Princesas Disney han ido cambiando. Cuando se diseñó a Bella (La bella y la bestia), el quinto largometraje de Princesas Disney estrenado en la gran Pantalla, se intentó crear una heroína algo distinta de lo habitual. Se la dotó de un aspecto más europeo, con labios más gruesos, cejas más oscuras y ojos más pequeños, y además de una personalidad propia, autosuficiente y segura, y sería ella la que salvaría al Príncipe. Y es que el hecho de que las Princesas reflejen modelos más contemporáneos de mujer es algo que las madres españolas aprecian, considerando que princesas como Rapunzel o Tiana son independientes para el 94%, trabajadoras para el 88% o seguras, para el 87%.

Los factores más valorados por las familias españolas a la hora de elegir un juego para sus hijos son que fomenten la imaginación y que sean educativos.

TANGLED rapunzel

Según los datos que arroja el estudio, casi la totalidad de las madres españolas cree que los juegos que parten de los cuentos favorecen el desarrollo de la fantasía y de la imaginación de sus hijas. De hecho, las madres entrevistadas consideran que los juegos que derivan de las Princesas Disney son más ricos que los que surgen de los personajes de la competencia.

El 70% de las encuestadas aseguran que jugar a las Princesas ayuda en gran medida a que las niñas representen en sus juegos un mayor número de personajes y situaciones que otros referentes de la infancia, ayudando de esta manera a potenciar la imaginación y la fantasía. Desde la generosa Blancanieves, que ayuda a los 7 Enanitos mientras espera a su Príncipe, hasta la inquieta y aventurera Rapunzel, a la que su curiosidad le llevará a descubrir la vida fuera de la torre en la que está encerrada, cada Princesa Disney representa una historia única llena de personajes y situaciones que lleva a las niñas a imaginar y recrear su propia historia de cuento de hadas. “Se trata de juegos en los que las niñas son las que mandan, transforman el mundo a su alrededor y de esta manera abren un espacio para el aprendizaje y su desarrollo” afirma Martí.

Y así lo demuestra el estudio, que refleja que el disfraz de Princesa es el preferido por el 90% de las niñas de entre 4 y 7 años, frente a otros como los inspirados en oficios, animales o trajes tradicionales como el de flamenca. Además, la variedad de producto de Princesas es enorme. Las niñas podrán encontrar a sus heroínas favoritas en juguetes, ropa, artículos para el hogar, juguetes, libros… De hecho, se ha calculado que las niñas ven 40 veces el DVD de su Princesa favorita y se han editado más de 4.000 libros basados en las historias de las Princesas Disney en más de 90 países con cerca de 142 millones de libros vendidos en todo el mundo en los últimos 5 años.

Pero las Princesas no están reservadas solo para las niñas. A principios de 2011 se editó una exitosa colección de vestidos de novia inspirado en el estilo y personalidad de algunas Princesas como Ariel, Aurora, Bella, Blancanieves, Cenicienta, Jasmine y Tiana.

Mamá es la bruja, papá el rey y ella la Princesa

disney villanosLos resultados del estudio demuestran además que las Princesas son una herramienta perfecta para disfrutar del ocio y el juego en familia a través de la fantasía y la imaginación. Jugando juntos, toda la familia vive una situación llena de creatividad y desinhibición en la que todos se pueden relacionar de una manera divertida y educativa a la vez. De hecho, para el 72% de las madres, los juegos inspirados en las Princesas Disney son los que más conectan con su propia infancia. Además, el 70% prefiere jugar a las Princesas con sus hijas frente a otros personajes de moda porque así es como más disfrutan y se sienten más cómplices con ellas.

Para las madres, este juego es una manera de evadirse a través de la fantasía de su hija, recuperar su infancia y disfrutar de manera desinhibida. Y es que, jugar a las Princesas fomenta la integración y el fortalecimiento de las relaciones familiares, siendo un juego en el que pueden participar todos: la niña es la princesa, mamá es la bruja, papá es el rey, la mascota es el caballo del príncipe… etc. Además, el estudio ha puesto de manifiesto que los juegos de las Princesas ayudan a las madres a negociar en el día a día con las niñas afirmando que el 74% de las encuestadas, que las Princesas les facilitan mucho la convivencia y la negociación en las tareas del día a día con sus hijas a través del juego y sus personajes.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.